Aplicaciones de la realidad aumentada y de la realidad virtual 

Paulatinamente, la frontera entre lo virtual y lo real se diluye, proporcionando experiencias inmersivas inimaginables que, hace unos años, solo podían encontrarse en la ficción. En concreto, en las rutinas cotidianas de los usuarios, destaca la presencia cada vez más habitual de nuevas aplicaciones de la realidad aumentada y de la realidad virtual.

¿Qué aplicaciones tienen la realidad virtual y la aumentada?
Tiempo de lectura: 4 min

¿Qué es la realidad virtual? 

La realidad virtual, RV, es una tecnología inmersiva, capaz de engañar a los sentidos de las personas, ya que crea entornos completamente simulados que pueden tener apariencia real o no. De este modo, ofrece la ilusión de experimentar sonidos e imágenes reales, generadas por un ordenador a través de un espacio ficticio.  

Para que el usuario pueda disfrutarlo estos entornos y tenga la sensación de estar físicamente en esos espacios, será necesario el uso de auriculares y gafas especiales. Aunque son elementos independientes, la mayoría de los accesorios están conectados a un ordenador o consola. Por lo general, esta tecnología se suele usar para mejorar la experiencia del usuario en juegos o entretenimientos virtuales. Asimismo, en los últimos tiempos se han desarrollado proyectos virtuales con objetivos mercantiles, por ejemplo, aplicaciones para inmobiliarias, así como el impulso de contenidos pedagógicos en ámbitos educativos y museísticos.  

¿Qué es la realidad aumentada? 

La realidad aumentada, RA, también conocida como Augmented Reality, AR, se puede definir como una herramienta capaz de ofrecer experiencias interactivas a los usuarios mediante la combinación de un espacio o elemento físico y otro virtual, gracias a la digitalización. Esta tecnología es capaz de cambiar el mundo real a través de los diferentes detalles digitales, superponiendo diversos entornos.  

El desarrollo digital permite fusionar el mundo real con contenidos gráficos, es decir, se muestran objetos virtuales en entornos físicos con la implementación de recursos tecnológicos, como smartphone. Un claro ejemplo, es el juego Pokemon GO, en el que millones de usuarios alrededor del mundo han participado en el juego y han obtenido recompensas digitales gracias a la unión de esta RA con entornos reales.  

¿Qué aplicaciones tiene la realidad virtual?  

La realidad virtual emergió en el sector de los videojuegos y del entretenimiento, pero ha conseguido tener presencia en múltiples sectores gracias a las múltiples posibilidades de aplicación que tiene. Uno de ellos es el de la salud y la formación médica, puesto que tiene un gran potencial en operaciones quirúrgicas, tratamientos oncológicos, terapias psicológicas, diagnósticos y evaluaciones preventivas, etc.  

También su uso se está generalizando en el entrenamiento militar, puesto que gracias a esta tecnología se puede mejorar las habilidades y capacidades de los ejércitos sin perjudicar al entorno o incluso así mismos. Este entorno virtual, también se emplea para la simulación de vuelos en el ejército de aire y en escuelas de pilotos.  

Otra las grandes aplicaciones de la RV es en las aulas o centros educativos. Ya se está aprovechando en las universidades con objetivos prácticos, por ejemplo, para diseñar modelos de arquitectura o partes del cuerpo humano en medicina. Asimismo, tiene un gran componente motivacional y puede resultar muy atractiva en centros escolares e infantiles.  

Ya existen una gran cantidad de aplicaciones para poder hacer recorridos virtuales por el mundo y acercar la historia a los viajeros. La RV no busca sustituir el turismo real, sino potenciar sus posibilidades y mejorar la experiencia, siendo una gran aliada de los museos.  

¿Y la realidad aumentada? 

La aplicación de la realidad aumentada es amplia, y también varía desde la educación hasta la sanidad. En primer lugar, es importante destacar su actual presencia en innovadores proyectos educativos que respaldan gran parte de la formación de niños y adolescentes. Su uso resulta interesante, por ejemplo, para interactuar con las partes del cuerpo o conocer el sistema solar.  

Por otra parte, es una gran oportunidad de crecimiento y de diferenciación competitiva para las empresas de turismo. Gracias al desarrollo de esta tecnología se puede ofrecer nuevos tipos de experiencias relacionadas con las visitas a ciudades. De hecho, es muy frecuente su empleo para la reconstrucción de espacios en ciudades históricas.  

La RA ofrece una gran oportunidad para aumentar y ahorrar costes en el sector logístico. Por ejemplo, algunas compañías han incorporado RA para enseñar a los obreros las rutas más cortas dentro del almacén.  

Además, es una herramienta de gran apoyo en el sector del diseño de interiores y arquitectura. Las aplicaciones de RA ayudan a los profesionales a visualizar el resultado final durante el proceso creativo e incluso compartirlo con clientes potenciales.  

Realidad virtual vs realidad aumentada: diferencias  

La aplicación de la realidad aumentada y la realidad virtual aprovecha la innovación que ofrecen para mejorar la experiencia y enriquecer al usuario, en especial en sectores como la medicina, la educación y el turismo. No obstante, tienen también diferencias significativas.  

La realidad aumentada mejora la experiencia del usuario agregando elementos virtuales a un entorno físico real. En contraste, la realidad virtual crea un nuevo entorno simulado, desarrollado originalmente por un ordenador, con tal nivel de sofisticación, que el usuario puede desenvolverse en ese espacio virtual, utilizando los dispositivos adecuados.  

Por lo general, para acceder a la RV el usuario necesita equiparse de un controlador colocado en la cabeza o manos. Este equipo está conectado a un navegador que le permite realizar acciones en el entorno simulado. En cambio, para usar la RA solo es necesario instalar una aplicación en los dispositivos electrónicos, como, móvil, ordenador y tabletas.  


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.