¿Qué son los influencers virtuales y qué aportan a las marcas?

¿Es posible crear con éxito una versión virtual de este fenómeno? Si. Los influencers virtuales son tendencia.

qué son los influencers virtuales

4 min

Los influencers utilizan su notoriedad y la ponen al servicio de las marcas, convirtiéndose en el mejor reclamo para los consumidores. En pocos años se han consolidado como referentes en las redes sociales y llegan a millones de seguidores, que prestan atención a sus consejos y propuestas.

Ventajas de trabajar con un influencer virtual

Desde hace tiempo, las redes sociales se han convertido en una magnífica plataforma desde la que ampliar todo tipo de posibilidades de negocio, y una potente herramienta para dar a conocer productos, servicios y organizaciones. Las marcas han visto en estas plataformas no solo una forma de impulsar sus ventas, también una manera de visibilizar sus productos y de humanizar la propia empresa, mejorando la percepción que tienen sus clientes y posibles clientes sobre su actividad, conectando con un mayor número de personas, en cualquier parte del mundo.  

Para conectar con un mayor número de personas, las marcas unen su imagen a la de personas con notoriedad: los influencers. Estas personas se convierten en embajadores por la credibilidad y la capacidad que tienen para conectar con sus seguidores, ya que son capaces de mover a un gran número de fans y sus recomendaciones importan. Pero, ¿sería posible conseguir esta conexión con un personaje no humano? 

Antes de la llegada del metaverso, el desarrollo de tecnologías como la Realidad Virtual, RV, y los software 3D y la Inteligencia Artificial, IA, han permitido la creación de los CGI (Computer Generated Imagery), es decir, influencers virtuales.  Estos suelen tener un aspecto humano muy real, y tienen una personalidad auténtica, gustos propios y proyectos vitales, y ahí radica su éxito.  

Los influencers virtuales más seguidos 

Primero conquistaron el cine y ahora, estos CGIs, también están conquistando el mundo del marketing ya que permiten generar comunicaciones específicas y adaptadas a un público muy concreto gracias a su versatilidad. 

El primer influencer virtual fue Miquela Sousa, creada en 2016, y su perfil de Instagram, @lilmiquela tiene ya más de 3 millones de seguidores. Más que una herramienta de marketing digital, ha llegado a ser considerada como una de las personas más influyentes en internet. 

Miquela ha sido creada por una empresa llamada Brud, que utiliza la robótica para aplicarla al marketing, y que ha visto el enorme potencial que nueva realidad virtual tiene. Pero Miquela no está sola. Junto a esta joven de 19 años, se encuentran otros influencers virtuales de gran éxito: sus amigos Bermuda, Blawko e Imma. 

Las marcas buscan nuevos rostros  

Otro buen ejemplo del uso de estos CGIs, es la idea de The Diigitals, empresa que se presenta como la primera agencia de modelos digitales. Sus dos primeras creaciones son las modelos, Shudu y Dagny, donde la primera de ellas cuenta ya con más de 220.000 seguidores en Instagram, y ambas han sido ya protagonistas de campañas con empresas como Balmain, Ferragamo, Lexus o Mercedes. Además, varios de los trabajos de estas “top models digitales”, y han sido portada de revistas como Elle. 

Poco a poco, diferentes empresas se están sumando a la creación de estos personajes con fines comerciales, incluso personajes que se alejan del realismo, como @noonoouri con más de 400.000 seguidores, ha colaborado con personajes como Kim Kardashian o firmas como Chanel o Versace. Para el creador de esta “joven artista”, no se trata de sustituir a los influencers reales, se trata de ofrecer otras alternativas, y mostrar sus últimas creaciones, mostrándolas de forma más atractiva. 

Incluso una conocida marca de ropa deportiva ha incorporado recientemente en una de sus últimas campañas a una influencer virtual llamada Maya y cuyo objetivo es adaptarla al mercado asiático. 

IA para humanizar a los influencers virtuales

El uso de la IA ayuda a humanizar estos personajes digitales para que tengan algunos rasgos humanos, como conseguir generar un discurso natural. Esto es algo que ya se ha llevado al mundo del streaming, un sector en auge. Por ejemplo, el uso de Vtubers ya se ha convertido en un negocio lucrativo en Japón. Estos personajes de animación con personalidad y voz propia, consiguen alcanzar en sus canales a millones de suscriptores.  

Y pese a que esta tecnología funciona, el uso de influencers virtuales no convence a todas las empresas, ya que ven una pérdida del factor referido a la esencia humana y perder empatía. Esto sucede si su perfección resulta demasiado obvia o si su aspecto no termina de conectar con el público. Esto podría ser un obstáculo si la audiencia no llega a identificarse con ellos y establecer un vínculo emocional. Esta reacción se llama valle inquietante, un fenómeno que causa la estética de estos embajadores digitales y que ha sido estudiado por el CSIC para el diseño de robots sociales. 

Sin embargo, la tecnología que hay detrás de estos famosos virtuales es de gran ayuda para las empresas, siempre que se garantice un uso transparente y ético.  


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.