La robótica, un mundo con mucho por descubrir

La robótica se ha convertido en una parte esencial del sector industrial de todo el mundo, su avance no tiene freno y es un claro ejemplo de cómo la digitalización y las nuevas herramientas tecnológicas son parte cada vez más de nuestras vidas.

robotica

7 min

Y es que dentro de la robótica, se unen diferentes campos de la ingeniería, como la ingeniería mecánica, la eléctrica, la electrónica y la ingeniería biomédica, junto a otras ciencias como la física, matemática, química, las ciencias computacionales, además de disciplinas como pueden ser la mecánica, la informática, la inteligencia artificial, la domótica y la programación o las telecomunicaciones. 

La Real Academia define la robótica como la técnica que aplica la informática al diseño y empleo de aparatos que, en sustitución de personas, realizan operaciones o trabajos, por lo general en instalaciones industriales

Si hablamos de robots, la RAE señala que es una máquina o ingenio electrónico programable que es capaz de manipular objetos y realizar diversas operaciones

Evolución de los robots 

La robótica y los robots llevan ya décadas implementados en la industria, pero su continuo desarrollo, todavía más gracias a la Inteligencia Artificial, se ha convertido en un factor crucial de la Industria 4.0.  

La evolución de los robots va en consonancia con la evolución de la tecnología, es decir no ha parado de crecer, y eso también ha supuesto que se incremente su complejidad, con nuevos elementos como pueden ser sensores de movimiento, cámaras de vídeo, etc. 

De esta manera, disponemos de unos robots, con una mayor autonomía, precisión y sensibilidad, gracias a las herramientas como la Inteligencia Artificial o el Machine Learning, con lo que se produce un gran salto entre aquellos primeros robot y los actuales mucho más sofisticados y preparados para todo tipo de tareas

La robótica en España 

Desde que se instaló en 1979 el primer robot eléctrico en España han pasado muchas cosas en nuestro país. España se sitúa entre los principales países europeos en cuanto al uso de la ingeniería robótica.  

Según el informe World Robotics 2021 de la Federación Internacional de Robótica, es el cuarto país europeo con más instalaciones de robótica industrial, tras Alemania, Italia y Francia, y el décimo país en el ránking industrial en cuanto a la automatización de tareas en fábricas. 

Las existencias operativas de robots alcanzaron un total de 38.007 unidades en 2020, un 3 % más que el año anterior. No obstante, las instalaciones de robots disminuyeron un 15 %, hasta las 3.387 unidades. Fue el segundo año de descenso tras cuatro años consecutivos de cifras récord, con un valor máximo de 5.266 unidades en 2018.  

España se vio gravemente afectada por la pandemia de la COVID-19 en 2020, pero según la Asociación Española de Robótica y Automatización (AER), la demanda de robots creció con fuerza en un intervalo de +15 % a +20 % respecto al año anterior en la primera mitad de 2021. 

No obstante, hay cierta peculiaridad en estos datos, ya que sobre un 50% de robots en España forman parte de la industria automovilística, lo que conlleva a la idea de que todavía existe una gran margen para la implantación de robots en la actividad económica española. 

En cuanto a densidad de robots -número de robots instalados por cada 10.000 trabajadores- de la industria manufacturera, España supera los 200 robots/10.000, por encima de la media mundial. 

A nivel mundial, el informe de robots industriales de World Robotics 2021 señala un récord de 3 millones de robots industriales que funcionan en fábricas de todo el mundo, lo que se traduce en un aumento del 10 %. Las ventas de nuevos robots crecieron ligeramente, un 0,5 %, a pesar de la pandemia, con un total de 384 000 unidades enviadas en todo el mundo en 2020. 

Aplicaciones de la robótica 

Los campos de aplicación de la robótica son muy amplios, aunque se podrían simplificar en  industrial, de servicios y social

Los robots industriales son los que nos encontramos en las industrias y fábricas, en especial, en la automoción y el sector manufacturero. Se trata de máquinas en procesos de automatización, evitando las tareas más pesadas a los trabajadores. 

En cuanto a la robótica dedicada a los servicios, son aquellos robots cuya función está relacionada con un propósito específico de servicio, habitualmente a las personas.  

Se trata de maquinaria que tenemos muy cercana en el día a día, y pueden estar destinados a tareas domésticas, como los ya famosos robots aspiradoras, los dedicados a investigación, cuyo campo de actuación son los laboratorios u hospitales, o los denominados de exploración, que son robots móviles, utilizados para inspeccionar y rastrear entornos. 

También podríamos referirnos a otros campos, como puede ser el social, ahora con mucha demanda, gracias a los asistentes de voz, cada vez más presentes en los hogares. 

La robótica y la Inteligencia Artificial 

El desarrollo de la Inteligencia Artificial y el de la robótica van muy unidos, puesto que la IA supone un paso adelante de los robots en cuanto a autonomía. Pero además, es decisiva para que sean capaces de tomar decisiones sobre qué hacer en un entorno determinado de trabajo y bajo unos parámetros preestablecidos.

Los robots con inteligencia artificial no están para sustituir a los humanos sino para complementarlos, en el sentido de que su misión debe ser la de ayudar a las personas a hacer mejor su trabajo.

Entre las ventajas que tiene esta relación destacan el evitar que los trabajadores realicen tareas de riesgo o un gran esfuerzo; el impedir que comentan errores o qué los trabajadores no tengan que realizar labores mecánicas.

Hay que tener en cuenta que cuando un robot tiene integrados algoritmos de Inteligencia Artificial, no espera recibir órdenes para tomar una decisión, sino que es capaz de trabajar por sí mismo. Para ello, previamente, ha tenido que superar una fase de entrenamiento.

Por medio del Machine Learning o aprendizaje automático, el robot es capaz de aprender, resolver, comprender, razonar o reaccionar de forma óptica.

Robots autónomos y móviles

La tendencia no es disponer de un robot capaz de transportar peso, sino que se apuesta por los robots móviles y autónomos, capaces de recopilar, procesar y gestionar los datos de forma inteligente, y tomar las mejores decisiones en cuanto a la fabricación o producción.

En el desarrollo y expansión de esos robots autónomos surge el protagonismo del 5G, una nueva generación que supone un plus en la conectividad, gracias a un menor retardo en la transmisión de una red (latencia), frente al 4G y anteriores generaciones.

Con la tecnología 5G las comunicaciones masivas tipo máquina a máquina (M2M), se produce un incremento de la capacidad para gestionar conexiones simultáneas, la alta densidad de dispositivos conectados, la comunicación en tiempo real o la virtualización de infraestructuras de red allanará el camino a que los robots dispongan de mayores opciones para complementar al ser humano.

Fuera de las fábricas  

El informe “Sociedad Digital en España 2020-2021” de la Fundación Telefónica, dispone de un apartado referido a los robots y su futuro, ya alejados del confinamiento en el que hasta ahora se encontraban, espacios cerrados como almacenes y fábricas. Y es que se trata de autómatas cuya función irá más allá, que la de tareas mecánicas en una cadena de montaje.

En este sentido en el informe se destaca que el despliegue de las redes 5G en combinación con el edge computing son decisivos para impulsar y transformar el mundo de la robótica en los próximos años.

Según el informe “Sistemas robóticos autónomos” de la consultora Accenture, los robots inteligentes tienen grandes ventajas para las empresas, como son aumentan la seguridad, recortan el costes, aumentan la eficacia, mejoran la productividad, realizan tareas de rutina y solucionan la falta de mano de obra.

Un último dato, pero no mucho menos ilustrativo, es que -según el informe “We, The post-digital people. Can your enterprise survive the tech-clash?”, también de Accenture, en el plazo de cinco años los habitantes de las ciudades tendrán entre cinco y diez interacciones diarias con dispositivos autónomos.

Además, en siete años, un gran grupo de tiendas de moda habrá sido la primera en introducir servicios robóticos de cara al cliente, y en diez años habrá en los grandes hospitales la misma proporción de robots que de profesionales sanitarios.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.