Valvanera Ulargui: “Las empresas que sean capaces de promover modelos bajos en emisiones tendrán una ventaja competitiva”

Hace menos de un año, en la Cumbre de París, adoptamos un acuerdo histórico, que supone un hito en la lucha contra el cambio climático. Todos los países nos comprometimos con unos objetivos claros y una gobernanza jurídicamente vinculante para dar una respuesta efectiva al principal reto medioambiental al que se enfrenta la sociedad actual.

16/12/2016

Valvanera Ulargui

 

Valvanera Ulargui Aparicio, nacida el 28 de junio de 1973, es la actual Directora general de la Oficina Española de Cambio Climático. Licenciada en Derecho y Derecho Comunitario, ha centrado gran parte de su vida profesional en el ámbito del medio ambiente y el cambio climático.

 
En su cargo actual, le corresponde la formulación de la política nacional, de conformidad con la normativa internacional y comunitaria sobre cambio climático, en aquellas materias relacionadas con el comercio de emisiones y mecanismos de flexibilidad, así como con la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus causas.

 

Hace menos de un año, en la Cumbre de París, adoptamos un acuerdo histórico, que supone un hito en la lucha contra el cambio climático. Todos los países nos comprometimos con unos objetivos claros y una gobernanza jurídicamente vinculante para dar una respuesta efectiva al principal reto medioambiental al que se enfrenta la sociedad actual. El mensaje de la comunidad internacional fue unánime en el apoyo hacia una nuevo modelo de desarrollo bajo en carbono.

París es una llamada a todos los actores, gobiernos, empresas, sector financiero, ONGs, académicos… para aportar nuestros mejores esfuerzos en la lucha contra el cambio climático. Esfuerzos que exigirán de nuevas conductas sostenibles en todos los ámbitos que nos ayuden a avanzar hacia una economía baja en carbono y resiliente a los impactos del cambio climático.

 

La COP 22 ha reafirmado el cumplimiento del objetivo de movilización de 100.000 millones de dólares en países en desarrollo.

 

Tras acordarse los compromisos en París, acudimos a la Cumbre del Clima de Marrakech, COP22, celebrada en noviembre de 2016, con dos importantes objetivos: definir el programa de trabajo que posibilite la puesta en marcha del Acuerdo de París, y movilizar al mayor número posible de agentes no gubernamentales implicados en la lucha contra el cambio climático para poner de manifiesto las iniciativas que ya están llevando a cabo. Sin duda, ambos objetivos se han alcanzado.

En Marrakech se ha cerrado un programa de trabajo y un calendario claro y ambicioso para tener acordadas en 2018 las reglas que permitan la implementación efectiva del Acuerdo de París. Además en 2017 habrá una revisión del estado de situación de los trabajos realizados para garantizar que se está avanzando en línea con el mandato establecido en París.

También se han conseguido alcanzar resultados importantes para los países en desarrollo. La COP 22 ha reafirmado el cumplimiento del objetivo de movilización de 100.000 millones de dólares para la lucha contra el cambio climático en países en desarrollo, al tiempo que se ha reconocido el esfuerzo que están haciendo los países desarrollados para alcanzar este volumen de financiación y la necesidad del apalancamiento de financiación privada.

 

La transición hacia una economía baja en carbono es irreversible y el sector privado es un aliado indispensable

 

En esta Cumbre se ha visto que la movilización sin precedente que vivimos en París de toda la sociedad civil mantiene su impulso y son muchas las iniciativas que se están poniendo en marcha en la lucha contra el cambio climático. En este marco se ha lanzado la “Alianza de Marrakech por la Acción Climática Global”. Esta Alianza busca canalizar todas las iniciativas de los agentes gubernamentales y no gubernamentales como ciudades, regiones, empresas, ONGs y otras instituciones para la consecución de los compromisos acordados en la Cumbre de París (COP21).

En definitiva, la Cumbre de Marrakech ha demostrado que la comunidad internacional sigue adelante con la agenda climática poniendo de manifiesto que la transición hacia una economía baja en carbono es irreversible. En este nuevo escenario el sector privado es un aliado indispensable. Se abre una ventana de oportunidad para avanzar en nuevos patrones de producción y de consumo que protejan el clima como bien común y que fomenten el crecimiento económico y la creación de empleo en todos los sectores de la economía.

 

Se abre una ventana de oportunidad para avanzar en nuevos patrones de producción y de consumo que protejan el clima, y fomenten el crecimiento y el empleo

 

Las empresas que sean capaces de anticiparse a este cambio, diversificando sus políticas empresariales y promoviendo modelos bajos en emisiones y que den soluciones a los impactos de cambio climático, serán pioneras y líderes en esta transformación de nuestros actuales modelos de desarrollo y contarán con una clara ventaja competitiva.  

 

>> También puede interesarte este post: El Acuerdo de París: un camino de oportunidades para las empresas, de Mª Luz Castilla Porquet – Socio de PWC.  

 

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.