Tener un hogar inteligente es posible ¡gracias a las TIC!

Varias décadas atrás, los electrodomésticos cambiaron la vida de las personas. Desde entonces , la investigación tecnológica sigue avanzando cada día para mejorar nuestro...

13/08/2013

Redacción

Redacción

 

Varias décadas atrás, los electrodomésticos cambiaron la vida de las personas. Desde entonces, la investigación tecnológica sigue avanzando cada día para mejorar nuestro bienestar y ofrecernos soluciones a las múltiples tareas a las que nos enfrentamos cuando abrimos la puerta de casa.

 

En la actualidad, las nuevas tecnologías se integran de múltiples maneras en nuestras viviendas gracias a la domótica, las aplicaciones inteligentes y un sin fin de productos electrónicos.

 

El futuro de los hogares será, por tanto, un futuro inteligente donde el confort, la seguridad y el ahorro energético sean los pilares para mejorar y facilitar su mantenimiento.

 

Pero… ¿qué diferencia hay entre la domótica y los hogares inteligentes?

 

La domótica es el conjunto de sistemas que automatizan los equipos integrados en una vivienda. Se trata por tanto de la integración de la tecnología en el diseño de interiores.

 

Por su parte, el hogar inteligente o digital integra a la domótica las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), para controlar la casa a través de dispositivos, aplicaciones móviles y redes, como Internet, y dar lugar a un hogar conectado.

 

Aunque, los hogares digitales son un concepto más amplio que la domótica, ambos se necesitan y se centran en los mismos ámbitos para ofrecer sus funciones y servicios: la gestión energética, la seguridad, el bienestar y la comunicación dentro y fuera de ésta.

 

La automatización y el control local y remoto para abrir, encender/apagar y regular el equipamiento doméstico como persianas, puertas, riego, electrodomésticos, son posibles en viviendas con instalaciones domóticas. A ello, el hogar digital añade la Banda Ancha que, entre otras funciones, permite mejorar el confort regulando la temperatura, incluso cuando no se está en casa, y facilita la seguridad alertando a los miembros de la familia en caso de incendio, robo, inundación, etc., a través de smartphones, tablets y ordenadores personales.

 

Sistemas como iDôm, el primer sistema domótico autónomo para iPad, además de controlar las posibilidades de las viviendas domóticas, facilitan el conocimiento del gasto energético gracias a un medidor de consumo.

 

Si aún no dispones de equipamiento domótico en casa, existen alternativas para hacer que tu vivienda sea más inteligente. Por ejemplo, para ahorrar energía puedes recurrir al uso de las bombillas Hue. Se trata de bombillas que se enroscan como las tradicionales y, a través de Ambify -una aplicación para smartphone- permiten regular la luz de tu hogar y hasta cambiar de color al ritmo de la música.

 

En unas décadas, las casas no representarán solamente un techo para las personas, sino que serán sitios con vida, y la relación entre sus integrantes y ellas será mucho más activa.

 

Y tú, ¿apuestas por la casa del futuro?

 

Imagen: ByLorena

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.