Telefónica vista por David Giner, asesor jurídico en Telefónica Infra

Descubre más sobre la historia personal y profesional de los empleados de Telefónica. Conoce a David Giner, asesor jurídico.

Telefónica por David Giner
David Giner

David Giner

Tiempo de lectura: 4 min

¿Cuánto tiempo llevas en Telefónica y qué valoración haces de este tiempo aquí? 

Llegué aquí en 2001, con la idea de pasar unos pocos años, conocer el entorno empresarial y volver rápido al ejercicio en un despacho de abogados. Aquí sigo, así que supongo que eso ya explica cuál es mi valoración… Haberme unido a Telefónica me ha permitido llevar una vida profesional y personal que ni en mis mejores sueños de licenciado de provincias pude entrever. Y he aprendido aquí cosas sobre las relaciones en el entorno laboral y la naturaleza humana que no sé si hubiera aprendido en otro entorno.  

¿Hay algún proyecto en Telefónica del que te sientas especialmente satisfecho u orgulloso? 

Más que de un proyecto concreto, lo que más feliz me ha hecho en estos años es haber podido ir cambiando de proyectos de forma casi continúa, y así haber ido conociendo áreas de práctica jurídica y del Grupo muy dispares, desde el M&A hasta el inmobiliario, pasando por el mundo digital, los negocios mayoristas como el de TIWS o ahora las infraestructuras en T. Infra, área en la que llevo un par de años y que está siendo una de mis mejores experiencias telefónicas. Para un abogado, alejarse de la especialización es un privilegio infrecuente, y esta posibilidad de girar y volver a empezar se da en muy pocos sitios, por lo que para mí haberla tenido en Telefónica es todo un premio

¿Qué crees que ha aportado Telefónica a la sociedad desde su nacimiento?

Progreso, en su acepción de diccionario: la capacidad de avanzar y mejorar y de arrastrar con ello a la sociedad. Y liderazgo en muchas áreas.  

¿Dónde ves Telefónica en el futuro? 

En lo colectivo, la veo como una de las ganadoras del proceso de consolidación del sector. La veo también como líder en la seguridad de la red como puerta de uso de las infraestructuras críticas que dependen de internet. Y la veo sabiendo hacer todo eso y creando nuevos negocios siempre bajo un lema claro, que no es mío sino de Julia Hobsbawm: con equilibrio entre progreso y decencia (decencia entendida en su verdadero significado, el de honestidad, dignidad y modestia).  

También me gustaría pensar que seremos capaces de anticipar los efectos en la sociedad de nuevas tecnologías y colaborar en su regulación eficaz. Y quizá en que participemos en una refundación de internet que pase por la división de las grandes plataformas, que además no son europeas, y que pueda transformarse internet en una red compuesta de varias redes, descentralizada y menos dependiente de pocas compañías como lo es ahora. 

Y, ya puestos, veo a Telefónica encabezando debates y cambios sociales: una parte de la responsabilidad social corporativa debería ser tener posturas claras en muchos asuntos públicos, como la desigualdad o la educación, aun corriendo el riesgo de incomodar o perder cosas con ello. 

En lo individual, espero que siga siendo un lugar capaz de conseguir que tipos como yo puedan tener estas experiencias profesionales tan enriquecedoras.  

 ¿Podrías vivir sin teléfono móvil? 

 Me gustaría creer que sí, pero me temo que no. En cambio, hay partes del paquete tecnológico que sí creo que son prescindibles, o que al menos pueden ser de uso secundario. Por ejemplo, no uso redes sociales, y no tengo por ello la sensación de estar perdiéndome nada. Creo más en la prensa escrita de medios serios, que los hay, y en la literatura como modos de formación y de entretenimiento.  

Tengo mi LinkedIn, pero no soy muy activo, y abrí cuentas en twitter e instagram en 2018 porque mi editor se empeñó -ese año publiqué una novela-, pero están abandonadas y se dedicaban sólo al libro. 

¿Cómo le fue a esa novela? 

Pues fue un éxito de crítica y un fracaso de público, qué se le va a hacer… (para curiosos: www.decidir.blog). Se trataba de tener la experiencia, y también con eso excedí cualquier sueño juvenil. Por suerte, nunca he soñado con vivir de eso… Ahora ando a la búsqueda de editor para otro proyecto, pero no es sencillo. 

Ayúdanos a resolver uno de los grandes enigmas de la humanidad: la tortilla de patata… ¿Con cebolla o sin cebolla?   

Hay buenas razones para que se llame tortilla de patata. Si no fuera así, se llamaría tortilla de patata y cebolla. Creo que este es un debate estéril; la que lleva cebolla es sólo una variación o un subproducto.  

Nomina a otro compañero para aparecer en esta sección: 

Pues hagamos la puñeta a otro telefónico escritor, mucho mejor en este caso: Manuel Crespo.  

  

  

En #Lodelatortilla entrevistamos a empleados de Telefónica sobre temas diversos, a la vez que tratamos de resolver uno de los grandes dilemas de la humanidad.

Ranking de la tortilla

59%

Concebollistas

24%

Sincebollistas

17%

Otroscebollistas

¡No te quedes fuera del ranking! Queremos saber sobre ti. ¡Cuéntanos tu historia!
* Encuesta para empleados de Telefónica


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.