Seguridad y conducción eficiente son los grandes beneficios del 5G en la conducción

La conectividad ha supuesto una gran mejora para el sector de la automoción. Fabricantes y conductores se benefician de las ventajas que proporciona el coche conectado a través de las redes móviles 5G. Los aspectos en los que más está incidiendo la digitalización en la automoción son precisamente en la seguridad y la conducción eficiente.

07/06/2021

La conectividad ha supuesto una gran mejora para el sector de la automoción. Fabricantes y conductores se benefician de las ventajas que proporciona el coche conectado a través de las redes móviles 5G. Los aspectos en los que más está incidiendo la digitalización en la automoción son precisamente en la seguridad y la conducción eficiente.

¿Sabía que el Banco Mundial estima que en 2030 habrá más de 1.200 millones de automóviles circulando por el mundo? Por eso ya no solo se buscan coches bonitos y rápidos. Ahora además tienen que ser menos contaminantes y más seguros. Por un lado, es necesaria una movilidad eficiente en urbes cada vez más pobladas y más contaminadas. Y por otro, se busca erradicar los accidentes mortales de tráfico. Estas preocupaciones se repiten como un mantra tanto en las estrategias de los fabricantes como en las mentes los propios conductores y usuarios.

La solución está en la conectividad basada en tecnologías como Internet de las Cosas (IoT) y el desarrollo del 5G. La transición digital ya ha favorecido el estímulo de factores como la economía circular que se ha adaptado perfectamente al sector de la automoción, por ejemplo, gestionando una movilidad multimodal, que implica modelos como el carsharing y el carpooling. Gracias a las nuevas tecnologías, el coche compartido permite a sus usuarios planificar sus desplazamientos en función del tráfico o de la meteorología. Además, muchos propietarios de automóvil pueden compartir trayectos y gastos.

 

Coches conectados

Los coches se conectan e intercambian información tanto con otros vehículos como con los dispositivos que están a su alrededor, e incluso con las infraestructuras de la propia ciudad: sensores en cámaras de tráfico y en intersecciones que mejoran el flujo del tráfico y reducen el tiempo de los trayectos, sistemas de estacionamiento de aparcamientos públicos para gestionar las plazas libres que ayudan a reducir los niveles de contaminación en la ciudad, o acceder a información meteorológica para planificar los desplazamientos por la ciudad. Ello permite desarrollar una movilidad inteligente en las zonas con mayor densidad de población o en el centro de las ciudades.

La digitalización aporta datos sobre la conducción de cada usuario, proporcionando información para mejorar los hábitos al volante y ayudar a ahorrar a los usuarios. Según datos aportados por la consultora McKinsey, los coches inteligentes podrían suponer ahorros de combustible de entre 15 y 20%. Esto se debe a que eliminan el desperdicio en acciones como acelerar y frenar inesperadamente.

 

Cero accidentes

La conectividad también permite la geolocalización, para saber en todo momento la posición del coche, no solo para diseñar la mejor ruta de un largo viaje, también localizarlo en caso de robo o accidente.

En esta línea trabaja la Dirección General de Tráfico. La DGT busca utilizar plataformas de conectividad para alcanzar el objetivo de 0 fallecidos, 0 lesionados, 0 congestión y 0 emisiones, y ofrecer información de tráfico en tiempo real que permita una movilidad más segura e inteligente. El organismo también participa en el proyecto del coche conectado Data for Road Safety (Datos para la Seguridad Vial). Se trata de un plan europeo que implica tanto fabricantes de automóviles, como proveedores de servicios de información de tráfico y autoridades de tráfico vial de las autoridades de tráfico de Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Austria, Holanda, Finlandia y España. Estos Estados miembros de la UE han creado un ecosistema de información de tráfico relacionada con la Seguridad (SRTI) basado en un modelo de reciprocidad en el que se intercambian datos anónimos para ofrecer un servicio de seguridad para los conductores, ayudándoles en la toma de decisiones durante la conducción y hacer que las carreteras sean más seguras, incluyendo información sobre zonas de accidentes sin protección, vehículos averiados, carreteras resbaladizas por temporal, visibilidad reducida y condiciones meteorológicas excepcionales.

¿Y qué ocurre con los vehículos antiguos? La integración de internet es posible en cualquier auto. A finales de 2020, Movistar y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) se aliaban para impulsar el parque de vehículos conectados gracias a la solución Movistar Car. Esta herramienta ofreciendo, entre otras funcionalidades, red WiFi, navegador con las rutas óptimas, canal directo con servicio de emergencias y funcionalidades relacionadas con la diagnosis y mantenimiento del vehículo.

 

Autopistas que hablan

El despliegue de la red 5G y el desarrollo de las tecnologías inalámbricas están facilitando ampliar las aplicaciones como las autopistas conectadas. Los vehículos ahora también intercambian información con las infraestructuras. Así, ya no solo se habla de una comunicación V2V, (vehicle to vehicle), ahora también se da un intercambio de datos V2I (vehicle to infraestructure).

La conectividad de las infraestructuras es capaz de analizar datos en tiempo real y armoniza la relación entre el automóvil y la vía de circulación. Según la DGT, entre el 70% y el 90% de los accidentes cuentan con un componente humano, como causa principal, y las autopistas conectadas son capaces no solo de evitar el 25% de los atascos ocasionados por dichos accidentes de tráfico, también los propios accidentes.

Una vez más, el resultado es una mayor seguridad y mejor confort para el usuario, una optimización de recursos y un ahorro de tiempo, entre otras ventajas.

 

Coche conectado

 

 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.