¿Sabes cómo mejorar la huella social de tu empresa?

El entorno global en el que la sociedad se desenvuelve día a día obliga a las empresas a tener en cuenta determinados ámbitos en los que éstas participan y en los cuales sus...

03/02/2014

Redacción

Redacción

Huella social

 

El entorno global en el que la sociedad se desenvuelve día a día obliga a las empresas a tener en cuenta determinados ámbitos en los que éstas participan y en los cuales sus decisiones trascienden notablemente en la calidad de vida de la población. Tres ámbitos o componentes: bienestar social, economía local y entorno; que forman parte de lo que llamamos la huella social de una organización.

 

Pero, ¿a qué denominamos huella social? Para el estudio “La huella social de las empresas” de ONGAWA , es el conjunto de impactos que genera una organización sobre la comunidad en la que está presente. Pueden ser tanto positivos como negativos y hay que trabajarlos para conseguir que garanticen el bienestar de la comunidad.

 

Son muchas y variadas las actividades que repercuten en la calidad de vida de la población pero, dependiendo del medio utilizado para generar valor social, se pueden clasificar en cinco grupos: productos y servicios, empleo, cadena de suministros, impacto en entorno e influencia en cultura y política.

 

Cada vez son más las empresas que asumen el reto de ser sostenibles movidas por la demanda los clientes, los trabajadores u otros organismos públicos. Pero, la sostenibilidad se ha convertido, en la actualidad, en un eslabón clave de la cadena de valor de las compañías para asegurar su éxito a largo plazo.

 

¿Por qué es importante?

 

La forma de actuar de cada entidad trasciende positiva o negativamente en su reputación. Estar al tanto de las voces de nuestros stakeholders es una obligación para cambiar o continuar con la estrategia de RSC de la empresa, que permite vislumbrar nuevas oportunidades de negocio ligadas a la innovación y el desarrollo sostenible.

 

Mejorar la huella social de las empresas es interesante porque contribuye al cumplimiento de las exigencias gubernamentales que, a su vez, mejora su posicionamiento internacional, y abre el acceso a financiación. Además, aumenta las expectativas de los grupos de interés de la empresa, atrayendo a futuros empleados, y favoreciendo el desarrollo de nuevas operaciones.

 

¿Cómo mejorarla?

 

Existen distintas guías y metodologías que pueden consultar las empresas, dependiendo del objetivo final de cada una de ellas.  Una de ellas es la del

 

Overseas Development Institute quien propone clasificar las metodologías de medición en cuatro enfoques:

 

 

  • Enfoque 1, Evaluación local: Investiga el impacto directo en los medios para valorar el impacto de una empresa, un producto, o una política de RSC a nivel local.
  • Enfoque 2, Mapeo de la cadena de valor: Mide los impactos sociales y económicos generados por toda la cadena de valor. Evalúa la cadena de valor de una empresa analizando su información interna y las interrelaciones existentes con otros miembros de la cadena.
  • Enfoque 3, Contribución a la actividad económica de un país: Cifra el efecto multiplicador de un negocio en la economía nacional para valorar el impacto de su actividad en un país concreto.
  • Enfoque 4, Baterías de indicadores y estándares: Registra el desempeño de una compañía según unos criterios estandarizados para comunicar a sus stakeholders y público en general el comportamiento responsable de su entidad.

 

Ahora que ya conoces todos los beneficios que puede aportarte gestionar de forma correcta la huella social de tu empresa, ¿estás decidido a gestionarla?

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.