La Inteligencia Artificial frente a la COVID-19

La tecnología puede ser una palanca de cambio para mejorar el mundo. Es lo que han querido poner de manifiesto Telefónica, OdiseIA y la revista Compromiso Empresarial con sus premios a las mejores iniciativas de inteligencia artificial (IA) con impacto social y ético.

14/12/2020

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Editora. Telefónica S.A.

 

La tecnología puede ser una palanca de cambio para mejorar el mundo. Es lo que han querido poner de manifiesto TelefónicaOdiseIA y la revista Compromiso Empresarial con sus premios a las mejores iniciativas de inteligencia artificial (IA) con impacto social y ético. La mitad de los proyectos reconocidos muestran que la utilidad de la IA para hacer frente a la COVID-19. Sus impulsores transmiten una notable  vocación de ser útiles, no solo de sacar adelante un negocio.

Así, con el inicio de la pandemia, Knowdle desarrolló una versión de sus sistemas de inteligencia artificial colectiva (IAC) para aplicarla en los proyectos de COVID-19 con el grupo COVIDwarriors. Esta nueva versión ha demostrado una capacidad de semantización que, más allá de la estadística que se viene usando en el campo sanitario y que puede producir errores de interpretación, permite tomar decisiones informadas (por ejemplo, en síntomas y tratamientos) manteniendo el anonimato de los datos y de sus pacientes. En paralelo, los COVIDwarriors siguen con su actividad incesante. “Somos ciudadanos normales que diseñamos robots como ASSUM, para desactivar el virus en un hospital en minutos. Queremos ayudar a los que ayudan, a los sanitarios. Ahora estamos con sensores de CO2 para las aulas”, comenta el Dr Andreu Veà.

 

“Queremos ayudar a los que ayudan, a los sanitarios”

 

Los frentes para ayudar son muchos. Pensemos, por ejemplo, en María, de 40 años y con cierta obesidad. Se desplomó en urgencias porque no sintió sensación de falta de aire. Según cuenta Raúl Ferrer, el CEO de las start up Smart Dyspnea, “dos de cada tres personas no lo consiguen. Para medir fiebre tenemos termómetros, pero no contamos con nada para la saturación de oxígeno”. Smart Dyspnea es un sistema de evaluación del grado de disnea a través del nivel de saturación de oxígeno. Se realiza mediante un mensaje de audio de tan solo 20 segundos, obtenido con un teléfono móvil.

El equipo que ha hecho posible Sycai Medical también quiere ayudar a los médicos. “Aplicamos la IA para análisis de radiografías toráficas para decir si alguien tiene o no covid y junto con la información del paciente, con big data, poder predecir cómo va a evolucionar. Así se ve, por ejemplo, si necesita hospitalización o puede hacer cuarentena en casa. Esto es clave para zonas remotas”, cuenta Javier García, CTIO.

Para evitar la propagación de la pandemia, Konica Minolta propone un sistema de control de aforo basado en visión artificial que permite controlar el flujo de personas dentro de los establecimientos, comedores, salas de reuniones, bibliotecas… Funciona con cámaras inteligentes, conectadas a la nube, y cuando se supera el límite, la idea es facilitar la vida por ejemplo con control de temperatura.

 

5G PARA LAS EMERGENCIAS

Para Ramón J. Sánchez, de la Universidad de Murcia, la IA también puede ser muy útil para los servicios de seguridad y emergencia. El objetivo del proyecto piloto en el que trabaja, 5G Rescue, es desplegar una red 5G propia de la ciudad y mecanismos de inteligencia artificial con el fin de habilitar un servicio de streaming de vídeo en alta definición y baja latencia, destinado tanto al centro de mando y hospitales involucrados como a los vehículos que se desplacen hasta la zona de emergencia.

Y más allá del ámbito de la salud, la IA se perfila como una herramienta para atajar un grave problema: la despoblación. SantIA es una app que analiza la personalidad y las circunstancias actuales de las personas que habitan en grandes ciudades, y compara su vida actual con su posible vida en Santas Martas (León), o en algún pueblo similar. Identifica qué falta en los pueblos, lo que permitirá lanzar proyectos concretos basados en datos y en necesidades reales, para convertir en pueblos inteligentes zonas despobladas de la España rural. Las circunstancias parecen del lado de SantIA porque con la pandemia hay más urbanitas con ganas de pueblo.

 

Necesitamos personas hartas de la urbe con personas que pueden teletrabajar y quieren irse a vivir a un pueblo y la Inteligencia Artificial nos va a ayudar

 

DERECHO A ENTENDER Y COMUNICARNOS

Mientras tanto, la vida sigue, con sus dificultades vinculadas o no a la pandemia. Por ello, Telefónica, Compromiso Empresarial y OdiseIA también han reconocido el valor de otros proyectos de IA con impacto social. Así hemos descubierto a Clara, IA de la empresa Prodigioso Volcán que permite medir el grado de claridad de los textos. “Mediante aprendizaje automático detecta los que son claros u oscuros y enseña dónde encuentra los fallos”, dice Mario Tascón, quien reivindica el “derecho a entender”.

La comunicación también es el ámbito de actuación de Elisa, una solución de Fundación Once basada en IA que traducirá automáticamente la voz a lengua de signos española y viceversa. La traducción final de las frases en lengua de signos se hará través de la representación en vídeo de una persona ficticia mediante técnicas similares a las utilizadas en los vídeos deepfake.

 

ANTE TODO Y PARA TODO, ÉTICA

En la base de todos estos proyectos ha de estar la responsabilidad, la ética. De ahí la importancia de otra iniciativa premiada: el proyecto público liderado por la UNESCO para crear un estándar global para las regulaciones de los gobiernos. “Estamos viendo qué comporta la ética en la IA, cuáles son los criterios para defender los derechos humanos, qué significa la privacidad, el género y los sesgos…”, detalla Gabriela Ramos.

La ética está en el origen de Human Trends, startup de inteligencia corporativa dedicada al análisis de datos personales bajo los principios de transparencia, no discriminación y privacidad. Entendiendo el potencial que los datos personales pueden suponer para una empresa, ayudamos – dice Agustín Bignu, cofundador- a los clientes a analizarlos respetando la privacidad de los usuarios y asegurando la interpretabilidad de los medios empleados.

¡Progreso y ética, de la mano!

 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.