La Escuela Reina Sofía: 30 años de música y cultura

La Escuela de Música Reina Sofía se sitúa como un centro de referencia a nivel internacional. Desde 1999, Telefónica es mecenas de la Cátedra de Violín de la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

imagen 1 cátedra de violín chica violín
6 min

La música clásica es uno de los géneros más bellos y longevos de la historia del arte. Tiene el poder de transmitir emociones y llegar a lo más profundo de nuestras entrañas. Hace 30 años, la Escuela Superior de Música Reina Sofía vio la luz en el garaje de un chalé en Pozuelo de Alarcón (Madrid), gracias a Paloma O’Shea, con el fin ayudar a la juventud y a la cultura musical.

Por aquel entonces, la Escuela Reina Sofía era un grupo muy pequeño conformado por alumnado y profesorado. Pero con el paso de los años, se fue convirtiendo en el centro de referencia a nivel internacional, que es hoy en día. En ese sentido, uno de los instrumentos más demandados en el centro es el violín. Con el objetivo de tener más alumnos especializados en este instrumento cuentan con 3 cátedras de violín. Cada una de ellas dirigida por un profesor diferente que aplica una enseñanza personalizada, según las necesidades del alumno. Desde la Escuela Reina Sofía explican que, “las cátedras están dimensionadas de forma proporcional a la composición de una orquesta sinfónica, donde el violín tiene el mayor número de músicos”.

Desde 1999, Telefónica es mecenas de la Cátedra de Violín de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, dirigida en la actualidad por los profesores Zakhar Bron, Marco Rizzi y Christoph Poppen. En estos años, se han formado más de 230 jóvenes violinistas de más de 45 nacionalidades, ofreciendo más de 2.300 conciertos. Esta cátedra cuenta con un 100% de empleabilidad, donde los violinistas desarrollan sus carreras como solistas, integrados en importantes orquestas internacionales o como profesores en prestigiosas escuelas.

Sin el apoyo de Telefónica habría sido complicado garantizar la sostenibilidad de la cátedra y obtener resultados”, confiesan desde la Escuela Reina Sofía. Xabier Inchausti, Ana María Valderrama, Andrey Murza, Miguel Colom, Alexandre da Costa o los hermanos Iván y Mikhail Pochekin, son solo algunos de los músicos importantes que se han formado en esta institución.

imagen 2 cátedra violín chica tocando violín
Gira europea de la orquesta de la Escuela con motivo de su 30 aniversario en octubre de 2021

Cómo obtener la beca para formarse en esta Escuela

A diferencia de otros centros, la Escuela Reina Sofía ofrece matrícula gratuita a sus alumnos. La música es una de las disciplinas que requiere de un mayor desembolso de dinero, en lo que a formaciones se refiere -el valor real de los estudios en esta Escuela asciende a 45.000 euros por alumno al año-. De ahí, que haya personas que no puedan permitirse el coste de estas clases de música, cuando realmente valen para ello. El único criterio para entrar a estudiar en la Escuela Reina Sofía es tener talento, ilusión y ganas. Todo ello, tienen que demostrarlo en las audiciones que convocan cada año.

La tasa de admisión de la Escuela es de un 6%, siendo una de las instituciones más exigentes a nivel internacional. A lo largo del año, suelen recibir, aproximadamente, 500 solicitudes de más de 45 de países. Una vez dentro, la media de la estancia en la Escuela Reina Sofía suele oscilar entre 3 y 4 años. Aunque, “pueden entrar desde muy jóvenes, con 14 o 15 años, como preparación para los estudios de Grado y, posteriormente, para los de Máster”, explican desde la Escuela.

La Escuela Reina Sofía a la vanguardia

Este centro está situado en el corazón de Madrid, junto al Palacio Real y el Teatro Real, en un moderno edificio de 5.000 m2. Dentro de este disponen de un auditorio de 351 butacas, donde el alumnado tiene la oportunidad de tocar en directo delante del público. Al año, la Escuela Superior de Música Reina Sofía celebra más de 300 conciertos, de los cuales el 90% son gratuitos y el resto a precios reducidos para que puedan ser accesibles para todas las personas.

Además, la Escuela se encuentra en continua evolución para desarrollar su oferta académica y formar al alumnado de acuerdo con las necesidades de su tiempo. Para ello, las nuevas tecnologías son un instrumento esencial. Gracias al apoyo de Telefónica se va a poner en marcha el proyecto Music Lab. Un laboratorio de nuevas tecnologías aplicadas a la creación con el uso de la Inteligencia Artificial; y a la interpretación, mediante la utilización de la realidad virtual.

Este espacio incluirá un estudio de grabación, un laboratorio de electroacústica y un centro de realidad virtual y aumentada. Todo ello, con el fin de posicionarse como un centro referente tecnológico para el alumnado, profesorado, compositores e intérpretes.

A pesar de que la música clásica cuenta con una posición sólida dentro de su público, aún tiene un gran trabajo por delante para poder llegar a toda la sociedad. “No tenemos que esperar a que la gente venga a la música, sino que es la música la que debe acercarse a la gente”, confiesan desde la Escuela Reina Sofía. Aquí es donde la tecnología tiene un gran reto por delante: gracias a su aplicación se pueden encontrar forman innovadoras y diferentes de hacer llegar la música clásica a todas las personas.

imagen 3 catedra violín chico tocando el violín
Gira europea de la orquesta de la Escuela con motivo de su 30 aniversario en octubre de 2021

La Escuela Reina Sofía: un ejemplo de calidad educativa y compromiso social

La música es una experiencia que nos sumerge en diferentes momentos, épocas, etc. Un compositor o un músico tiene el poder de transmitirnos sus sentimientos y que empaticemos y los sintamos en nuestra piel. La música es aquel arte que no entiende de género, etnia, lengua, etc. Kamran Omarli, violinista, con tan solo 18 años cruzó Europa, de Azerbaiyán a Madrid, para luchar por un sueño en la Escuela Superior de Música Reina Sofía. Ahora, casi diez años después de ese momento, Kamran es considerado un virtuoso violinista con un futuro prometedor por delante.

Su historia es solo el reflejo de todos los alumnos que forman parte de la Escuela y que trabajan día a tras día para cumplir su meta. “El alumnado que pasa por nuestras aulas suele decir que somos una pequeña familia en la que, da igual de donde vengas, porque te sientes como en casa”, cuentan desde la Escuela.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.