La digitalización tabla de salvación ante la pandemia

Tras año y medio de pandemia, nadie duda de que la digitalización ha salvado al mundo de un gran caos, y no sólo desde el punto de vista económico sino también desde el social y el humano.

23/07/2021

La crisis sanitaria nos llegó prácticamente sin avisar y sin estar preparados. Las herramientas tecnológicas fueron las que nos dieron respiro y nos salvaron del desastre. En pocos meses, el mundo no dio pasos sino zancadas en avanzar, para dar respuesta a una situación inesperada, que necesitaba soluciones urgentes, que la digitalización sí pudo aportar.

El caso español es un ejemplo de esta respuesta de las telecomunicaciones a la crisis pandémica. La gran demanda de conectividad en estos meses fue el mejor test para demostrar la calidad y capacidad de la red nacional. Y la calificación no puede ser otra que de sobresaliente. España se convirtió en uno de los pocos países de su entorno donde no hubo graves incidencias, y los datos siempre transitaron sin problemas por la red.

Cambios en 2020

Los datos muestran este antes y después, entre 2019 y 2020. Según el Estudio Sociedad Digital en España de la Fundación Telefónica, el tráfico de datos a través de redes fijas experimentó un gran aumento de un año a otro.

Así, en doce meses el crecimiento medio del tráfico de datos fijos en las redes de Movistar fue del 27%, cuando los crecimientos interanuales anteriores oscilaban entre el 10 y el 15%. En el pasado año, el mes con mayor demanda, no pudo ser otro que abril, aquél en el que tuvimos que aguantar un confinamiento casi total.

Este impacto de la pandemia también tuvo su reflejo en el tráfico de voz móvil. Si en los últimos años se apreció cierta estabilidad, en el periodo 2015-19 sólo creció un 10%, en 2020, hubo un crecimiento interanual del 20%.

Circunstancias de un año tan atípico fue que el pico de tráfico de 2020 se produjo el 13 de marzo, día que recordemos comenzó el confinamiento.

A todas estas demandas, se unieron las grandes operadoras en España que aceleraron la implantación del 5G, superando sus previsiones iniciales.

Hogares digitalizados

El contexto vivido el pasado año también tuvo reflejo en los hogares españoles, que experimentaron un gran incremento en cuanto a digitalización. El estudio de la Fundación Telefónica muestra un claro cambio de tendencia en el uso de Internet. Una muestra de ello, es que los usuarios que utilizaron la red varias veces al día pasaron del 74,9% en 2019 al 81% en 2020.

Además, el porcentaje de la población que utilizó internet al menos 5 días a la semana aumentó en 5,5 puntos, hasta alcanzar el 83,1%.

Curiosamente, este incremento en el uso de la red fue mayor en las personas de más edad, que aprovecharon su conexión para mantener el contacto con sus familiares y amigos durante las etapas de aislamiento y para acceder a contenidos de ocio y entretenimiento.

Este aumento en el uso de las tecnologías también supuso una mejora por nuestra parte en su conocimiento y su uso. De hecho, ahora el 41,1% de los españoles cuentan con habilidades digitales avanzadas, lo que supone cinco puntos más que un año antes.

Contentos con el teletrabajo

Uno de los principales cambios que trajo la pandemia a nuestro día a día fue en el aspecto laboral. Aquí se produjo un cambio radical, debido a que muchos empleos pasaron al teletrabajo. Sí hasta la llegada de la pandemia, en España tan sólo un 4% trabajaba en casa, la crisis sanitaria aumentó este porcentaje hasta el 34%.

Un cambio que parece que fue bienvenido por los españoles, ya que los datos del estudio de la Fundación Telefónica lo dejan claro: Un 84,1% de los empleadores que pasaron a teletrabajar durante el confinamiento se muestran muy satisfechos o satisfechos con el hecho de haber podido continuar su labor profesional desde casa.

Además, desde el lado empresarial también las cifras son positivas. El 66% de las empresas españolas opinan que el trabajo remoto ha mejorado la productividad.

Y es que la pandemia trajo muchos cambios en nuestros hábitos, la mayoría llegaron para quedarse, y en los que la digitalización tiene mucho que decir.

Hablamos del crecimiento del comercio electrónico, del pago electrónico, de los contenidos digitales o del ocio digital, sin olvidar lo que han hecho las nuevas herramientas tecnológicas en favor de la educación ante el obligado cierre físico, que no virtual, de colegios, institutos, centros de FP y de universidades.

En definitiva, estos meses del maldito covid han hecho que aumente nuestra confianza en el mundo tecnológico, y que tengamos mucho más claro que el futuro pasa por la economía digital, como pilar de desarrollo de las próximas décadas.

Ante este nuevo contexto, en el propio estudio se apela a la necesidad de llegar a “un acuerdo fundamental sobre los principios éticos y valores comunes para un mundo digital”. Se trata, prosiguen, de un pacto colectivo sobre “cómo asegurar la sostenibilidad de la digitalización a base de mejorar la inclusividad, la transparencia y la capacidad de elección, la rendición de cuentas, la responsabilidad y la equidad y la no discriminación”.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.