Innovación y digitalización para frenar el cambio climático

Nuestro Workshop global de Energía y Cambio Climático número doce ha concluido y nos deja un gran poso de orgullo y responsabilidad. Es mucho lo conseguido hasta el momento por Telefónica, pero nos queda por hacer para alcanzar las cero emisiones netas

14/12/2021

  Maya Ormazábal – Directora de Medioambiente y Derechos Humanos en Telefónica

Nuestro Workshop global de Energía y Cambio Climático número doce ha concluido y nos deja un gran poso de orgullo y responsabilidad. Es mucho lo conseguido hasta el momento por Telefónica -una reducción de las emisiones del 40% en cinco años, incluida la cadena de valor, no se logra de modo fácil- pero nos queda mucho por hacer para alcanzar las cero emisiones netas en nuestros principales mercados en 2025 y en toda nuestra cadena de valor en 2040.

Somos, además, más conscientes que nunca de nuestro papel como motor de cambio en la economía y en la sociedad: solo apoyando e involucrando a nuestros proveedores y clientes, lograremos un verdadero cambio, una transformación real y duradera, que mejore el mundo que dejamos a nuestros hijos. De ahí la importancia de la corresponsabilidad, de recorrer este camino todos juntos, y de apoyarnos, más que nunca, en la digitalización para avanzar.

Por ello sigue siendo importante insistir en los porqués, porque sobran los motivos. Los científicos nos dicen las acciones que tenemos que tomar son urgentes pero que se puede revertir la situación, al menos, las consecuencias más graves. Incluso cumpliendo todos los compromisos que están sobre la mesa en acción estaríamos en un incremento de temperatura por encima de los 2 grados (2,4), de modo que los gobiernos están aumentando la regulación y es previsible que vaya a más.

Los inversores están incrementando la movilización de capitales desde los combustibles fósiles hacia las tecnologías más limpias y en general hay un aumento sustancial de las finanzas sostenibles. Y por su parte, los ciudadanos, sobre todo las generaciones jóvenes, reclaman cambios así como productos y compañías comprometidas con el planeta.

Una transformación basada en el compromiso

Para nosotros, en Telefónica, han sido fundamentales estos porqués, traducidos a riesgos y oportunidades, y el compromiso de toda la organización: nuestro consejo de administración toma las decisiones sobre nuestra estrategia de Cero Neto. Además, nuestra remuneración variable está ligada a la reducción de emisiones. Y desde 2019 hemos hecho un cambio en el modelo de emisión de deuda vinculando una parte a proyectos sociales y medioambientales.

Nuestros esfuerzos se ven reconocidos año tras año por CDP que nos incluye en su Lista A, donde solo hay seis compañías de telecomunicaciones.

¿Cómo lo estamos consiguiendo desacoplar el consumo energético y las emisiones del crecimiento de nuestro negocio? Con muchos equipos alineados en torno a la eficiencia, para consumir menos energía y que esta sea limpia. Transformando nuestras redes hacia modelos más eficientes -la fibra es un 85% más eficiente energéticamente que el cobre y el 5G, un 90% más que el 4G- y apagando el legacy. También siendo más digitales y virtualizados, porque la digitalización también nos ayuda a nosotros.

Y como además de electricidad, una red de telecomunicaciones necesita refrigerarse, para reducir las emisiones de este proceso utilizamos la Inteligencia Artificial, clave en las labores de predicción. Del mismo modo, eliminamos gases de refrigeración utilizando en algunos casos el free cooling o ventilación con aire del exterior así como un líquido biodegradable que estamos probando en España por su menor impacto ambiental.

La digitalización, la virtualización y la Inteligencia Artificial nos están ayudando a mejorar la eficiencia energética de nuestras redes

También es fundamental el control del uso de combustible: necesitamos grupos electrógenos en lugares donde la electricidad no es estable, de modo que los estamos sustituyendo por grupos híbridos, con energía solar y baterías.

Por otro lado, hemos reducido 40% el consumo de combustible de las flotas de coches. Con la fibra necesitamos que nuestros técnicos se trasladen en menos ocasiones a solucionar los problemas, y estamos utilizando combustibles biodiesel o flotas eléctricas.

Y como decíamos, además de consumir menos MWh, queremos que sean de origen renovable, y no solo queremos alimentar con ella nuestras redes sino también contribuir a que los países donde estamos tengan más renovable en su matriz. Un ejemplo de ello es el PPA en España con varias plantas involucradas y los 83 mini-parques que van a generar energía limpia en Brasil.

Extender el sello Eco Smart es fundamental para cumplir nuestro objetivo de ayudar a otras compañías a reducir 12 millones de toneladas anuales (9,5 millones en 2020)

Pero para lograr tener cero emisiones netas necesitamos ir más allá y neutralizar las emisiones que no logremos evitar, y hemos empezado ya a compensar emisiones en Brasil y a neutralizarlas en España, con el primer Bosque Telefónica, nacido en estos días. Nuestro objetivo es apoyarnos en más proyectos de absorción de CO2, preferentemente basados en la naturaleza, que cuenten con los certificados más confiables y buscando, además, un valor añadido en generación de empleo y biodiversidad.

Cambio exponencial en otros sectores

En Telefónica no solo queremos ser Cero Neto, queremos que nuestros contribuir a que nuestros clientes eviten más y más emisiones cada día. “Si damos 13 pasos lineales llegaremos al final de la calle, pero si damos 30 pasos exponenciales (2, 4, 8…) seguramente llegaremos a la luna”, explica Johan Falk, CEO de Exponential Roadmap Initiative, un hoja de ruta en la que compañías como Telefónica, Google, Ikea, Spotify… buscamos transformar exponencialmente otros sectores con las nuevas tecnologías.

A través de Telefónica Tech ayudamos a la transformación digital y a ser más sostenibles a nuestros clientes corporativos combinando las tecnologías más poderosas como la conectividad y el 5G con el IoT. Con ello, podemos medir, automatizar y aumentar la eficiencia de la industria, las utilities, la gestión de flotas, la agricultura, las ciudades… Si además, como dice Elena Gil, lo combinamos con la IA y el Big Data, podemos extraer valor de todos los datos que se generan y ayudar a las empresas a tomar mejores decisiones, pudiendo predecir comportamientos y adelantarnos. Otras tecnologías importantes son el cloud y la mejor conectividad, claves para el teletrabajo o la educación en remoto, que reducen considerablemente las emisiones.

La transición verde y digital han de ir de la mano: son transiciones gemelas o twin transitions. Como explica Ray Pinto, director de Política de Transformación Digital de la organización Digital Europe, “nuestra industria tiene que liderar el cambio”. Y es que en total, se calcula que los avances permiten una disminución de entre un 15 y un 35%. De ahí la relevancia de darlos a conocer para acelerar su implantación.

La colaboración con nuestros proveedores más estratégicos, cada día más sensibilizados con el cambio climático, nos ha ayudado a reducir las emisiones de alcance 3 un 27% desde 2016

Telefónica ha sido pionera en el lanzamiento de un sello –Eco Smart– con el que identificamos los beneficios ambientales de un determinado producto o servicio, y que validado por un auditor externo (AENOR), ayuda a nuestros clientes a entender el enorme potencial de la digitalización para su negocio y como contribuye a ahorrar energía, agua, emisiones de CO2, o a fomentar la economía circular. Extender el Eco Smart es fundamental para cumplir nuestro objetivo de ayudar a otras compañías a reducir 12 millones de toneladas anuales (9,5 millones en 2020).

Motor de cambio en toda la cadena de valor

Coincido totalmente con María Mendiluce, CEO de We Mean Business Coalition, cuando dice que las empresas tenemos que mostrar el máximo nivel de ambición y que aquellas que dediquemos esfuerzos a reducir las emisiones en la cadena de suministro seremos mucho más atractivas para los clientes y competitivas.

En Telefónica hemos reducido las emisiones de alcance 3 un 27% desde 2016 gracias, sobre todo, al trabajo directo con nuestros proveedores más estratégicos, cada día más sensibilizados con el cambio climático. Además, estamos colaborando con nuestros competidores en varias iniciativas a través de JAC y la GSMA para acelerar el cambio. Y como parte del grupo Supply Chain Leaders, impulsamos proyectos que van más allá de nuestro sector, como el SME Climate Hub, que da apoyo en esta transición a las pymes, la base de la economía.

Casi el 60% de nuestras emisiones provienen de nuestra cadena de suministro, pero hay un 35% que procede del equipamiento de nuestros clientes (móviles, routers…). Estamos trabajando en el diseño de estos dispositivos para que consuman la menor cantidad de materiales y energía posible (ecodiseño), y fomentado la circularidad. Por ejemplo, el Eco Rating indica qué teléfonos son más sostenibles. De este modo pueden tomar una decisión más informada.

Lo que queda claro es que todos los frentes son necesarios, que todos debemos involucrarnos en la transformación verde y digital y pensar en nuestra capacidad de influencia para motivar el cambio, cada uno en nuestro ámbito y más allá. #TodoEstáConectado.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.