Fraudes online: conócelos para no caer en ellos

Aprender a identificar este tipo de actividades delictivas es fundamental para protegerse de los ciberdelincuentes.

13/12/2021

5 min

Objetos que nunca llegan, ofertas de empleo falsas, chollos vacacionales que salen caros o suplantación de identidad por correo electrónico. Cada día, miles de personas son víctimas de algún online, y aprender a identificar este tipo de actividades delictivas es fundamental para protegerse de los ciberdelincuentes.

Durante los siguientes 12 meses al estado de alarma en España, el número de fraudes online dirigido a empresas creció un 44,44% según datos de TransUnion, empresa dedicada al análisis e información, cifra que se eleva hasta el 46% a nivel mundial. Mientras el número de ataques dirigidos contra los consumidores subió un 24%. 

Tras haber analizado miles de transacciones y más de 40.000 webs entre marzo de 2020 y marzo de 2021, el estudio señala que las ciudades españolas más atadas fueron Madrid, Barcelona y Valencia.

El sector de las telecomunicaciones encabeza el ranking de los más afectados, seguido de los servicios financieros, juegos, apuestas y turismo. TrasUnion destacaba que, durante el periodo de desescalada de las restricciones y confinamiento, el fraude online originado en España fue un 95% mayor a la media mundial y un 45% superior a la europea. 

Adaptación de los ciberdelincuentes

En este escenario de pandemia, España se ha convertido en objetivo habitual de todo tipo de ciberataques, después de Estados Unidos (muy por encima del resto de países) y Alemania, y según el último Índice de Civismo Digital (ICD) elaborado por Microsoft, los engaños, estafas y fraudes online suponen un los 44% en nuestro país.

El intenso uso de la tecnología impulsado el pasado 2020, ha dado pie a este incremento en el que los ciberdelincuentes. El cambio de hábitos ha atraído a los delincuentes al ámbito digital. Tan importante ha sido esta transformación de la delincuencia que tal y como indica Trend Micro ya se les conoce como “estafas mutantes”. 

Fraudes más comunes

Además de los clásicos, existen nuevos tipos de fraudes digitales que se están convirtiendo en una gran pesadilla por los problemas que causan. Conocerlos es la mejor forma de evitarlos.

  • Phising: es el más conocido y a pesar de ello sigue siendo el más habitual. A través del correo electrónico el delincuente suplanta la identidad de cualquier persona u organización para conseguir información personal o información bancaria de su víctima.
    También puede tener la intención de infectar dispositivos personales o de empresas a través de malware o software malicioso.
  • Malware: se trata de cualquier tipo de programa malicioso o virus informático como los troyanos, que se ocultan en programas legítimos y requieren de la intervención directa del usuario para su descarga, los spyware cuyo objetivo es recabar todo tipo de información del usuario o los adware, que tienen como misión mostrar publicidad específica al usuario.
    Todos aprovechan cualquier tipo de vulnerabilidad de los sistemas informáticos y afectan principalmente a las pymes y grandes empresas.
  • Tiendas online fraudulentas: según el Shopping Index de la empresa Salesforce, solo durante el primer trimestre de 2021 el sector del e-commerce creció en España un 65%. Si aumentan las compras online aumenta el peligro. Los chollos funcionan como reclamo para los usuarios menos expertos en Internet.
    Las tiendas online falsas se suman a este tipo de ofertas irresistibles que llegan también en forma alquileres vacacionales, ofertas de empleo, campañas del Black Friday, etc.
  • Ingeniería social:  en este caso los ciberdelincuentes utilizan a las propias personas a través de la manipulación. Basándose en técnicas más cercanas a la psicología y al estudio del comportamiento humano, las víctimas confían en su “atacante” que se hace pasar por alguien conocido, por ejemplo, una empresa o administración pública, bajo la creencia de recibir una ayuda o un servicio gratuito.
  • Sextorsión: este término viene de extorsión sexual y es la versión digital de este tipo de chantaje. Los delincuentes hackean dispositivos en busca de imágenes de contenido íntimo. Los adolescentes, debido a su mayor uso de las redes sociales, y las mujeres son las víctimas más frecuentes.
    Este ciberdelito, en peligroso ascenso, puede tener consecuencias muy trágicas, ya que en ocasiones termina en suicidio, precisamente por las características de sus víctimas.
  • Mensajería instantánea: desde la Oficina de Seguridad del Internauta, OSI, alertan del uso de Whatsapp como medio en auge para realizar distintos tipos de fraudes, desde suplantar la identidad de la víctima y pedir dinero a sus contactos en su nombre, hasta una campaña de difamación tras solicitar un supuesto préstamo e impago del mismo.

Cómo evitar los fraudes online

Además de conocer los distintos tipos de delitos a los que podemos estar expuestos, hay una serie de sencillas reglas que debemos seguir:

  • Cuida de la infancia y la adolescencia: los ciberdelincuentes no tienen en cuenta la edad de sus víctimas. 
  • Mantén todos tus dispositivos y antivirus actualizados.
  • Comprueba las webs que visitas y compra en webs oficiales y de confianza.
  • Huye de las grandes ofertas si no son sitios web verificados.
  • Busca sellos de confianza que garantizan las pasarelas de pago y la privacidad en las tiendas online.
  • Verifica la identidad de los remitentes de correos electrónicos. No abrir correos no solicitados o de desconocidos.
  • No reveles ningún tipo de información personal. 
  • No compartas fotos o vídeos íntimos.
  • No abras archivos adjuntos. 
  • Si recibes un email de sextorsión, no envíes dinero, puede ser todo mentira.
  • Si tienes alguna duda, notifícalo a la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) o la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI).      


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.