Entre el trabajo presencial y el teletrabajo: la tecnología, aliada imprescindible del modelo laboral híbrido

Los primeros estudios realizados tras del boom del trabajo en remoto, señalan que lo más provechoso es un modelo híbrido

📸 Elle Hughes I Pexels

4 min

Como dijo Aristóteles, en el punto medio está la virtud. Los primeros estudios realizados tras del boom del trabajo en remoto forzado por la pandemia, señalan que, en lo que se refiere a este debate, lo más provechoso es un modelo híbrido que combine las ventajas de ambas opciones.

La crisis sanitaria y el confinamiento pusieron en jaque a la economía y la sociedad y obligaron a poner en práctica, en la mayoría de los casos a marchas forzadas, nuevas fórmulas para mantener la actividad a todos los niveles.

Las restricciones de movilidad y los planes de prevención del riesgo de contagio, convirtieron el teletrabajo en la tabla de salvación de las empresas y la tecnología y las redes de telecomunicaciones en las aliadas imprescindibles para dar respuesta a una necesidad extrema de conectividad. 

Hoy las oficinas han vuelto a llenarse de voces y actividad y los equipos vuelven a verse las caras sin pantallas de por medio. Pero si algo hemos aprendido de los largos meses de pandemia es que nada volverá a ser al cien por cien como antes.

La nueva normalidad ha traído consigo el debate sobre las ventajas e inconvenientes tanto del trabajo en remoto como del presencial y los primeros estudios realizados arrojan ya algunos datos útiles que marcarán el camino del nuevo futuro laboral.

Ventajas e inconvenientes: de la conciliación al espíritu de equipo

El informe “Teletrabajo en tiempos de COVID, un año después”, realizado por EADA Business School entre mayo de 2020 y mayo de 2021, destaca que un 68% de los encuestados hace una valoración positiva de la experiencia del teletrabajo.

Por ejemplo, según el informe, en este año se han reducido las horas extra de trabajo y se ha mejorado la conciliación laboral con la vida personal y familiar. Además, ha incrementado el porcentaje de personas que consideran que son más productivas trabajando en casa, pasando del 41% de 2020 al 51% actual. El trabajo en remoto, además, ahorra costes en infraestructuras y servicios a la empresa y en desplazamientos a los empleados.

Similares conclusiones se exponen en el Libro Blanco de Teletrabajo editado por Telefónica que destaca, entre los beneficios del trabajo en remoto:

  • una mejora de la  productividad
  • una reducción del absentismo laboral (este indicador disminuye al flexibilizar los horarios para conjugar necesidades laborales y familiares)
  • un mayor compromiso (la compatibilidad de las jornadas laborales y procesos impactan en la motivación)
  • el fomento de la responsabilidad (la confianza de la empresa en el trabajador que sigue su propio horario dispara el orgullo de pertenencia)
  • y que las empresas se hacen más atractivas para los empleados con un mejor currículum profesional.

Entre las desventajas, el estudio de EADA destaca la mayor sensación de aislamiento y de estrés por trabajar desde casa. En concreto, un 53% de los encuestados reconoce que en este año se ha debilitado la relación con los compañeros, casi la mitad de los encuestados manifiesta una sensación de aislamiento y un 52% asegura tener síntomas moderados o graves de ‘burnout’.

Otra investigación, llevada a cabo por Microsoft entre sus empleados en todo el mundo y publicado en a revista Nature Human Behaviour, apunta también como desventaja del teletrabajo la posible pérdida de compromiso del empleado y una falta de comunicación y colaboración directa entre los trabajadores que puede afectar al flujo de ideas y, a la larga, a los procesos de innovación.

Teletrabajo, el nuevo factor del salario emocional

Esta experiencia piloto universal con el trabajo a distancia no implicará, sin embargo, la desaparición de la oficina tal y como la conocemos, sino que, a corto o medio plazo, se irán definiendo modelos híbridos “a medida” que combinen jornadas presenciales trabajando codo con codo con compañeros y otras de trabajo en remoto en función de las necesidades, las posibilidades y del modelo de negocio de cada compañía.  

La dinámica de transformación global, acelerada por la pandemia, fuerza a las empresas a una nueva gestión de los recursos humanos en la que la productividad de los equipos deberá conjugarse con el bienestar, la conciliación y la motivación de las personas (y, en consecuencia, la retención del talento). 

La digitalización será el proceso imprescindible que lo haga posible y, por eso, debe ser prioritaria en la hoja de ruta de las compañías para hacer frente a los retos y oportunidades derivadas de esta nueva realidad económica.

En este contexto, los modelos híbridos que combinen jornadas de trabajo presencial con otras de trabajo a distancia, se convierten en herramienta valiosa para atraer y retener el talento. 

“El teletrabajo ha dejado de ser una costumbre residual para convertirse en pocos meses en una necesidad en muchas organizaciones, cuya continuidad de negocio ha sido posible gracias a que los empleados han podido seguir trabajando desde sus domicilios. Además, el puesto de trabajo digital y flexible se ha convertido en una potente herramienta para atraer y retener el talento dentro de la organización”, señala Belén Espejo, experta en digitalización del puesto de trabajo en Telefónica Empresas.

 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.