Día de la Energía: asequible y no contaminante

¿Sabías que el 10% de la población mundial todavía no tiene electricidad?

día mundial energía
Comunicación Telefónica

Telefónica

Tiempo de lectura: 3 min

Importancia del Día Mundial de la Energía

El Día Mundial de la Energía se celebra el 14 de febrero para concienciar sobre la enorme relevancia que ésta tiene en nuestras vidas cotidianas y la importancia de poder alcanzar tanto una producción como un uso eficiente de los diferentes recursos energéticos disponibles.

¿Por qué es necesaria una jornada como esta con la que concienciar sobre la energía?

Según datos de la ONU, todavía hay 733 millones de personas sin acceso a la electricidad, aproximadamente uno de cada diez habitantes del planeta. Sin embargo, sí es cierto que en términos porcentuales se ha pasado de un acceso del 73% de la población mundial en 1998 al 90% en 2020.

ODS 7. Garantizar el acceso a una energía asequible y que no contamine

Por ello, entre otras razones, el ODS 7 aboga por garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna con una serie de metas para el año 2030:

  • Garantizar el acceso universal a servicios energéticos asequibles, fiables y modernos.
  • Aumentar la proporción de energía renovable en el total de fuentes energéticas.
  • Duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética.
  • Aumentar la cooperación internacional para facilitar el acceso a la investigación y la tecnología relacionadas con la energía limpia.
  • Ampliar la infraestructura y mejorar la tecnología para prestar servicios energéticos modernos y sostenibles para los países en desarrollo.

Día Mundial del Ahorro de Energía

Otra jornada relevante en el calendario vinculada con la energía es el 21 de octubre, Día Mundial del Ahorro de Energía, una efeméride que se celebra anualmente desde 2012.

Con la conmemoración de esta fecha se pretende promover un cambio en los hábitos de consumo con el objetivo de concienciar sobre un uso más responsable y eficiente de la energía y, de ese modo, generar un impacto menor tanto en los recursos naturales como en el medio ambiente.

Este ahorro del consumo energético se puede dar en el ámbito particular con nuestros dispositivos tecnológicos, como por ejemplo desenchufando el cargador cuando no esté en uso, apagando el router cuando vayamos a estar sin utilizarlo durante unas horas o utilizando regletas eléctricas con interruptor.

Por otro lado, la digitalización también es una aliada en la lucha contra el consumo energético. De hecho, la fibra es un 85% más eficiente energéticamente que el cobre y el 5G, un 90% más que el 4G, por unidad de tráfico.

Podríamos afirmar que la digitalización en líneas generales ayuda a mejorar la gestión de recursos energéticos y naturales, optimiza la producción de energía con fuentes limpias y convencionales y reduce el consumo de energía en espacios públicos o empresas gracias a la sensorización de los entornos.

Telefónica y la energía: comprometidos con la eficiencia energética

El compromiso de Telefónica contra el cambio climático vinculado a la eficiencia energética está dando sus frutos y así a pesar de que desde 2015 una tenido un incremento del tráfico de datos por sus redes de 8,6 veces, el consumo energético total de la compañía ha descendido un 8,6%.

Otra acción relevante es que ya el 100% del consumo energético procede de fuentes de energía renovable en Europa, Brasil, Chile y Perú, sumado a países parcialmente renovable, representando el 83% del total del consumo de electricidad del grupo.

Para garantizar el cumplimiento de sus objetivos, el Plan de Acción Climática de Telefónica está integrado en el modelo de gobernanza contemplando la cuantificación de emisiones, la implementación de acciones concretas con indicadores verificables y la definición de responsabilidades de supervisión y rendición de cuentas en la propia organización.

Economía circular

Potenciar la economía circular es otra de las cuestiones que pueden ayudar a reducir el consumo energético, y Telefónica cuenta con el objetivo de convertirse en compañía Residuo Cero en el año 2030.

La economía circular permite que con la reutilización se evite una gran cantidad de consumo de energía que debería invertirse en la utilización de esos materiales si tuvieran que ser nuevos.

Igualmente, el reciclaje evita la extracción de materias primas al convertir residuos en recursos.

Para ello, Telefónica reutiliza al año más de cuatro millones de equipos electrónicos, recicla el 98% de residuos e integra criterios de economía circular en la compra de equipos, además de tomar en consideración la eficiencia energética en el diseño de los mismos.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.