Cultura, deportes o videojuegos. El 5G transforma el ocio.

Los beneficios de realizar actividades durante el tiempo libre son muchos para el bienestar físico y mental de las personas. Y la llegada de tecnologías tan potentes como el 5G a las actividades culturales, deportivas y lúdicas ha hecho que éstas cobren una nueva dimensión: borran las barreras físicas y horarias y crean nuevos mundos en los que vivir experiencias extraordinarias sin cortes y en tiempo real.

22/06/2021

Los beneficios de realizar actividades durante el tiempo libre son muchos para el bienestar físico y mental de las personas. Y la llegada de tecnologías tan potentes como el 5G a las actividades culturales, deportivas y lúdicas ha hecho que éstas cobren una nueva dimensión: borran las barreras físicas y horarias y crean nuevos mundos en los que vivir experiencias extraordinarias sin cortes y en tiempo real.

Disponer de un tiempo en el que poder disfrutar de actividades de carácter personal y colectivo, lejos de las obligaciones cotidianas, es necesario. Entretenimiento, descanso o realización personal, el ocio busca el desarrollo de las personas. No se trata de ninguna frivolidad, sino todo lo contrario, ya que entre otras cosas reduce el estrés, fomenta la sociabilidad y la creatividad, manteniendo joven el cerebro y el espíritu, e incluso puede tener connotaciones didácticas y formativas.

Cultura, deporte o turismo han vivido una auténtica revolución con el impulso de las nuevas tecnologías, en especial con el despliegue de la red 5G. Los grandes centros de ocio también se han transformado. Ahora los estadios deportivos, los cines y los escenarios de música son más digitales para conectarse con el mundo entero.

Una de las principales características del 5G es su baja latencia. Esto hace posible Ver un partido de fútbol o acudir a un concierto desde el sofá de casa, pero con la sensación de estar en el mismo estadio o interactuar con la pantalla de un cine. ¿Cómo? Con la aplicación de innovaciones como la realidad virtual o realidad aumentada, que eliminan las barreras físicas.

La realidad virtual transporta a los usuarios a otros lugares (incluso a otras épocas), gracias al uso de gafas de realidad virtual, trajes o guantes, dispositivos que facilitan una mejor experiencia, mientras la realidad aumentada, a través de la cámara de un dispositivo y de un software específico, ofrece la posibilidad de añadir elementos virtuales a la realidad de la persona interesada.

 

Museos y teatros que nunca cierran

El mundo de la cultura se ha visto beneficiado por estas nuevas herramientas. La pandemia ha demostrado que el turismo no tiene por qué ser presencial. Así, durante los días de confinamiento, los amantes del arte, la música o el teatro pudieron sentirse un poco más libres visitando algún museo o volviendo a disfrutar de una obra clásica.

Ahora que la cultura vuelve a tomar el pulso de su público, abre sus puertas y ofrece experiencias increíbles, también desde la distancia, para emocionarse y conocer a los grandes pintores expuestos en el Prado o en Thyssen, sin necesidad de recorrer el triángulo del arte de la ciudad de Madrid.

 

Música en vivo

Los festivales y los conciertos de música también han visto cómo la innovación ha supuesto una mejora en las experiencias de los fans. Por ejemplo, antes la colaboración entre artistas en vivo solo era posible presencialmente, ahora la tecnología junta el talento en remoto y en tiempo real. También es posible recrear en tiempo real todo lo que ven los artistas desde el escenario a través de unas gafas de realidad virtual en 3D, conectadas a un conjunto de cámaras, que graban imágenes en 360 grados y a calidad 4K.

 

En el estadio o en casa

Cada evento deportivo es una experiencia única. El deporte mueve pasiones en todo el planeta, sobre todo el fútbol, que se lidera esta transformación digital. En este sentido Telefónica ya ha participado en convertir el Camp Nou en el primer estadio de Europa en tener cobertura 5G y en colocar cámaras de 360 grados inalámbricas. De esta manera el espectador podrá ver los partidos desde cualquier lugar, igual que si estuviera en el campo, a través de unas gafas de realidad virtual.

Otro ejemplo de la unión entre deporte y tecnología es la instalación, en el Estadio Abanca-Riazor de A Coruña, de diversas herramientas para mejorar la experiencia de los aficionados que están en el estadio y de los que siguen los partidos a través de la televisión. Este espacio deportivo ha incorporado inteligencia artificial y Edge Computing, para analizar en tiempo real, tanto de lo que ocurre en el campo como en las gradas, lo que seguramente añadirá dinamismo y participación al espectáculo y a las retransmisiones.

 

Videojuegos sin fronteras

De los eventos deportivos a los eSports. De nuevo, tecnologías como el Edge Computing y el Internet de las Cosas (IoT) sacuden los cimientos del sector de los videojuegos para vivir una nueva era. El 5G hará que la experiencia de juego sea mucho mejor, en especial en esta industria y en el actual mundo abierto, online e hiperconectado.

El sector del gaming en breve ofrecerá no solo una experiencia de juego más fluida, también cambiará la forma en la que jugar: los soportes físicos quedarán a un lado y las plataformas de streaming de entretenimiento serán una nueva realidad.

La digitalización está cambiando la manera en la que las personas disfrutan de su tiempo de ocio y se relacionan con la cultura, los deportes y con otras personas que comparten sus mismos gustos y aficiones.

 

Chica con gafas de realidad virtual

 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.