El clima laboral: qué es, cómo medirlo y mejorarlo

Ser un líder colaborativo resulta determinante para la buena marcha de un equipo. Las evaluaciones mediante encuestas internas brindan la posibilidad de saber cómo perciben su trabajo y cómo se sienten los empleados en él.

La importancia del clima laboral en el trabajo
Tiempo de lectura: 4 min

Dedicamos una gran parte de nuestra vida a trabajar. Hasta el punto de que pasamos más tiempo con los compañeros de trabajo que con la familia. Por eso, un buen clima laboral resulta clave no solo para rendir adecuadamente, sino también por salud. Las mejores empresas cuidan este aspecto. Porque cuando los empleados están satisfechos y contentos su compromiso con la empresa está asegurado, y esto redunda en beneficio de la productividad. Lograr un buen ambiente de trabajo es importante para el éxito de la empresa, por su capacidad para aumentar la productividad y disminuir el absentismo y las bajas, lo que se traduce en una reducción de costes y una mayor rentabilidad.

¿Qué es el clima laboral?

En Recursos Humanos el concepto de clima laboral se refiere al ambiente interno de una empresa. Un entorno en el que se construyen las relaciones con los empleados y que influye en su comportamiento. Y cuanto mejor lo perciban o se sientan ellos en función de las prácticas realizadas, mejores resultados se lograrán en la empresa. Como sucede con cualquier otra relación, cuando se cuida a los trabajadores, tanto en el trato como en las condiciones, se vuelven leales a la organización y se esfuerzan más para sacar adelante las tareas. Por el contrario, cuando la atmósfera que se respira en la oficina supone una experiencia negativa para el personal, esto hace mella en su motivación.

Aunque el clima corporativo va más allá del entorno físico de la oficina (de hecho, ahora se ha impuesto mucho más la modalidad híbrida de teletrabajo), el entorno físico es uno de sus componentes, junto con las condiciones de trabajo y la cultura organizacional: influyen los valores de la empresa, la forma de liderazgo, si es un espacio confortable y agradable, el reconocimiento de los logros, las relaciones personales, la comunicación, la competitividad, la política de igualdad, la remuneración justa…   

Uno de los factores más importantes en el clima organizacional, si no el que más, es el trato de los responsables o el estilo de liderazgo aplicado. No es lo mismo un jefe que un líder. Este último fomenta el entusiasmo y entrena a las personas de su equipo, mientras que el otro las manda e infunde miedo. “Las relaciones con los superiores son el factor principal en la satisfacción laboral de los empleados, que a su vez es el segundo determinante más importante del bienestar general de los empleados, después de la salud mental”, señala un informe de McKinsey. El 70% de la variación en el compromiso de los empleados la determinan los gerentes, según Gallup. 

¿Cómo se mide el ambiente laboral?

Para determinar el estado del clima laboral existen herramientas que facilitan la realización de encuestas a los empleados. Medirlo resulta un paso obligado para conocer las “fortalezas y debilidades” y poder así acometer planes para mejorarlo. Estas pruebas se efectúan de forma totalmente anónima, si bien deben rellenarse de forma frecuente y continuada (esto, además, posibilita comparar y comprobar si continúan los problemas pese a las medidas introducidas). Actualmente están disponibles muchos softwares comerciales que brindan el envío automatizado de estos cuestionarios.

La información obtenida en las encuestas configura una foto fija del ambiente de trabajo. Refleja las preocupaciones, opiniones, satisfacción, lealtad, compromiso, felicidad, estrés… Además de estas encuestas, existen otras métricas a tener en cuenta, como la tasa de rotación (empleados que se marchan de la empresa) y las cifras de absentismo y productividad. Como complemento también se pueden realizar otras evaluaciones, como entrevistas personales o en equipo o grupos focales. Grosso modo, se trata de saber su percepción sobre su trabajo, la empresa y las relaciones en ella. 

Una compañía puede notar que existe un mal clima laboral y debe tomar medidas para cambiarlo a un entorno positivo y saludable cuando:

  • Baja motivación y rendimiento. 
  • Se producen conflictos.
  • Disminución de la productividad. 
  • Una alta tasa de rotación. 
  • Nivel alto de estrés o malestar emocional. 
  • Insatisfacción personal y laboral. 
  • Relaciones negativas entre empleados.

Acciones para mejorar el clima laboral

Un estilo de liderazgo colaborativo

Responsables que les guíen, motiven, entusiasmen, escuchen, enseñen, inspiren confianza y fomenten el trabajo en equipo.  

Fomentar las relaciones interpersonales saludables

Esto redunda en una buena salud mental y crea un ambiente laboral agradable. Es vital para el trabajo en equipo. Impulsa la lealtad de los empleados. 

Valorar a los profesionales y favorecer el crecimiento personal

Dispara la motivación y darán lo mejor de sí mismos. 

Fomentar la igualdad, la diversidad y la inclusión

Mejora el rendimiento y la experiencia de los profesionales, potencia y atrae nuevos talentos, favorece el sentimiento de pertenencia y un trato justo y un ambiente de trabajo respetuoso y más justo.

Cuidar el entorno físico

Una iluminación adecuada, una silla a prueba de jornadas maratonianas… Un espacio bien diseñado con el foco puesto en la ergonomía y el confort y agradable a la vista para que den ganas de quedarse en él.

Dar prioridad al bienestar laboral: facilitando la conciliación, procurando la flexibilidad de las normas, implantando el teletrabajo, promoviendo la salud física y mental, con una comunicación interna clara y con planes de formación. 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.