Charo Izquierdo (GRAZIA): “Los medios tendrían que contar con la mujer cada vez que buscan la opinión de un experto”

Ciclo de entrevistas: "La mujer en la empresa"       Charo Izquierdo es la nueva protagonista del ciclo. En esta entrevista nos...

11/04/2014

Redacción

Redacción

 

 

 

Ciclo de entrevistas: “La mujer en la empresa”

 

 

 

Charo Izquierdo es la nueva protagonista del ciclo. En esta entrevista nos comenta la contribución de los medios a la situación de la mujer. Además, habla de las diferencias de España en relación a otros países y de las nuevas tecnologías como medio de conciliación, entre otros temas.

 

 

 

 

 

 

Charo Izquierdo

 

Periodista y directora de la revista Grazia en España

 

Izquierdo es experta en prensa femenina y ha desarrollado gran parte de su carrera periodística ligada a este tipo de publicaciones. Antes de coger las riendas de la revista Grazia en su lanzamiento en España el pasado año de la mano de Prisma Publicaciones (Grupo Planeta), estuvo casi ocho años al frente de la dirección del suplemento femenino Yo Dona (Unidad Editorial). Antes, trabajó como directora adjunta de la revista Vogue y directora de Elle. Su amplia trayectoria ligada al ámbito de la mujer, le ha revertido en numerosos reconocimientos, entre otros, por su compromiso en la lucha contra la violencia de género.

 

Twitter: @CharoIzquierdo

 

 

 

 

 

– ¿Se ha producido un retroceso en la situación de la mujer o por el contrario se está avanzando? 

El progreso de la mujer es imparable. Cada vez me encuentro con más mujeres ocupando puestos importantísimos. Lo que no va pareja es la visibilidad que ha de darse de esas mujeres que dirigen instituciones, que tienen empresas…

 

– ¿Están los medios de comunicación aprovechando realmente sus capacidades para contribuir a la igualdad o pueden hacer mucho más?

– Los medios generalistas, la verdad, es que ni ahora ni antes creo que hayan sido conscientes de la potencia que tienen para ayudar a la visibilidad de las mujeres. Los medios tenemos las posibilidad de ayudar a cambiar las cosas, el mundo, o por el contrario de contribuir a que todo quede como siempre. En el caso de los temas que afectan a la mujer, bastaría con que se contara con ellas cada vez que buscan la opinión de un experto, o que destacaran sus trabajos o que publicasen sus historias…, y no solo relacionadas con el star system o la violencia de género.

 

– ¿Cuál es la aportación de GRAZIA?

– Es una revista de moda y actualidad y desde luego además de verificar semanalmente la importancia de la mujer en la moda, damos a conocer a un grupo nutrido de mujeres con vidas y trabajos interesantes.

 

– A lo largo de su carrera ha asumido importantes retos. ¿Considera que quizás las mujeres deben creer más en sí mismas y “atreverse” a demostrar su valía? ¿Observa diferencias en esto en España en relación a otros países?

– No observo mucha diferencia entre los países. Viví un par de años en París y allí, con unos horarios escolares terribles, en los que, por ejemplo, el miércoles no hay colegio, tengo que decir que conocí a muchas madres que no tenían más remedio que ajustar sus trabajos a esos horarios. Pocos hombres lo hacían.

 

Pero bueno también conozco mujeres que en un momento dado pudieron crecer en su carrera laboral y que no lo hicieron por sus hijos. Yo me niego a renunciar a nada. Creo que se puede trabajar y crecer y vivir el crecimiento de los hijos. Desde luego se necesita primero, el deseo de hacerlo; segundo, salud para vivirlo; tercero, organización y cuarto, una pareja que sea cómplice.

 

– Las nuevas tecnologías nos permiten estar siempre conectados y trabajar desde cualquier lugar. ¿Esto ayuda a la conciliación o la dificulta?

– Soy una fanática de las nuevas tecnologías. Lo único que hacen es facilitarnos el trabajo. Es cierto que a veces nos tienen más atados al trabajo desde cualquier sitio y a cualquier hora, pero esa también es su virtud. Desde luego facilitan la conciliación. Hoy se puede seguir trabajando en casa como si estuvieras en la oficina. Eso sin olvidar que las comunicaciones facilitan que no haya que hacer tantos viajes para reuniones que es algo que a muchas personas les preocupa cuando ascienden laboralmente, sobre todo si pertenecen a multinacionales. El hecho de poder hablar por videoconferencia es uno de los grandes avances, que no sé si se usa tanto.

 

– Según datos de la Unión Europea (Eurostat) en nuestro país las mujeres ganan un 16% menos que los hombres por la realización del mismo trabajo. Esta diferencia es menor para los más jóvenes. ¿A qué cree que corresponde principalmente esta diferencia?

– Son diferencias históricas que se dan en todos los países y que las empresas tendrían que vigilar que no se produzcan, pero también las mujeres. No es por culpabilizar o culpabilizarnos o culpabilizarlas, pero tendemos a ser peores negociadoras. Nos cuesta mucho trabajo reclamar lo que creemos que merecemos… Eso dicho, insisto que la propia empresa no debería consentirlo.

 

– ¿Qué opina de la propuesta de Directiva de la Comisión Europea para establecer una presencia del 40% en 2020 de las personas del sexo menos representado entre los consejeros no ejecutivos de empresas cotizadas? ¿Cree que puede llegar a plasmarse en una regulación o que caerá en saco roto?

No me gustan las cuotas, pero hoy por hoy las encuentro necesarias, hasta que esté regulado que haya una mayor participación femenina en los consejos. Es necesaria esa representación, entre otras cosas porque la visión de la mujer es la visión de la diversidad y cada vez las visiones diferentes a la hora de tomar decisiones se ven más importantes. No sé si es necesario llegar a un 40% de representación, pero sí a más del 10 en el que ahora está la participación femenina en consejos.

 

Dicho esto, no estoy segura de que se consiga regular. Y si se hiciera, sí pediría una moratoria, de modo que llegado un momento de normalidad se pudiera retirar la ley.

 

– ¿Cree que el sector privado puede jugar un papel relevante en la lucha contra la violencia de género? ¿Cómo?

El problema de la violencia de género es un problema social. Se combate desde el ámbito público, pero también desde el privado, y desde luego muchísimo a través de los medios de comunicación. La violencia de género es aquella que se ejerce contra las mujeres por el mero hecho de ser mujeres, por considerarlas inferiores. Si desde los medios, como decíamos antes, se da una imagen fuerte (tanto como la de los hombres) y una consideración de igualdad, si se visibiliza a la mujer en posiciones fuertes, poderosas, el mensaje que va calando en la sociedad es el de igualdad… y entre iguales no hay violencia posible. Por otro lado, la sociedad civil tiene un papel importantísimo como denunciante de los casos de violencia que pueda comprobar a su alrededor. Y además de hacerlo por las mujeres, hay que hacerlo por los hijos, que sufren el maltrato de manera aún más injusta y con consecuencias para toda su vida.

 

 

LA MUJER COMO LÍDER. INFORME DE PwC SOBRE LA MUJER DIRECTIVA EN ESPAÑA

Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.