Casa inteligente, hogar seguro

La domótica, o casa inteligente, facilita y automatiza un buen número acciones cotidianas y mejora el control de otras muchas. La tecnología es la llave que da acceso a un cada vez más amplio abanico de comodidades para el hogar, y uno del os mejores ejemplos es la seguridad.

16/07/2021

Parece que los sistemas de seguridad están reservados a las grandes empresas, la administración pública o al ámbito industrial. Nada más lejos de la realidad, ya que los entornos particulares también pueden ser presa fácil para robos y ataques informáticos que vulneren la privacidad. En ambos casos se trata de amenazas reales y sus consecuencias siempre son negativas. ¿La mejor defensa? La tecnología.

La digitalización ha entrado en los hogares como no podía ser de otra forma, algo que se ha visto profundamente favorecida por la pandemia, aunque la sociedad española ya alcanzaba antes de 2020 un alto grado de digitalización, tal y como indica el informe Sociedad Digital en España 2020-2021, de la Fundación Telefónica.

El mismo estudio señala como indicador clave el porcentaje de usuarios de Internet sobre la población total. Así, en 2020, el 93,2 % de la población española con edades comprendidas entre los 16 y los 74 años utilizó internet en los últimos 3 meses. Respecto a 2019, esta cifra ha aumentado 2,5 puntos. El informe señala que el mayor aumento se produce entre los usuarios que se conectan varias veces al día, que pasan del 74,9 % en 2019 al 81 % en 2020. Además, el porcentaje de españoles que utilizan internet al menos 5 días a la semana también crece notablemente (+5,5 puntos), hasta alcanzar el 83,1 %.

Casa conectada

La tendencia en el uso de internet favorece el auge de la casa domótica o smart home, y las posibilidades que se abren ante la conectividad en el hogar. El concepto Home as a Computer (HaaC) se refiere a la posibilidad de convertir el domicilio en un ordenador, algo en lo que Telefónica ha venido trabajando desde hace tiempo. Con el uso de tecnologías como la Inteligencia Artificial, y el despliegue de la red 5G, las viviendas se transforman en un auténtico ordenador, inteligente y abierto, capaz de ofrecer servicios de terceros para enriquecer la experiencia de consumo de los usuarios y mejorar la seguridad de las personas.

Los beneficios de la casa conectada se basan en la aplicación de la innovación para gestionar ciertas actividades habituales de forma mucho más sencilla, rápida y efectiva, como el consumo controlando el uso de la energía y el agua, o el confort del hogar, estableciendo la mejor temperatura.

Controlado y seguro

Una de las mayores ventajas del hogar conectado es, sin embargo, la gestión de la seguridad. Muchos de los avances realizados en domótica han sido destinados, precisamente, a la mejora de la seguridad de las viviendas. Y este es uno de los pilares fundamentales tanto para los consumidores como para empresas tecnológicas como Telefónica.

Los sistemas de videovigilancia han evolucionado, y han dejado de grabar para conectarse a la red WiFi de la vivienda y permitir un control remoto con imágenes en tiempo real. También están equipados con luces infrarrojas para ver en la oscuridad, se activan con detectores de movimiento y son capaces de aprender rutinas.

A través de la tecnología bluetooth es posible controlar los puntos más débiles de las viviendas: puertas y ventanas. Estos sistemas notifican la entrada y salida de personas de la casa, y avisan si están correctamente cerradas o no. La instalación de cerraduras electrónicas en las puertas, refuerzan su seguridad, y con un código en un panel táctil, un mando a distancia, una huella dactilar o simplemente con un móvil, se pueden abrir o cerrar los accesos.

Existen también aplicaciones para proteger a la infancia y ayudar a los padres y responsables a establecer límites de uso de conexión a Internet. Estas bloquean contenido inapropiado o peligroso, o avisan cuándo se conectan desde cualquier dispositivo.

Además, Telefónica y Prosegur han firmado un acuerdo para ofrecer un servicio avanzado de seguridad dentro y fuera de casa. De esta forma, los usuarios pueden contar con una alarma conectada a una central receptora de alarmas y un sistema de videovigilancia y conexión con una aplicación móvil que se configura como un elemento clave, permitiendo al usuario una total interacción de forma remota con su sistema de seguridad.

Una cadena segura

Pero no hay que olvidar que este tipo de herramientas domóticas se basan en el uso de tecnologías como el IoT, es decir la conectividad de los objetos. Y para que los sistemas de seguridad funcionen correctamente los usuarios deben ser parte activa de la solución y no del problema. Para ello debe existir una sólida conciencia sobre la ciberseguridad, y además ponerse en práctica, por la importancia que esta tiene.

Una buena ayuda son aquellos servicios que bloquean amenazas de malware y phishing, alertando a los usuarios ante aquellas webs poco seguras o que puedan poner en riesgo su privacidad, ya que un mal uso de la tecnología equivale a dejar la puerta abierta a los delincuentes. Por tanto, quienes habitan las casas inteligentes son un eslabón más en la cadena de seguridad de sus propios hogares.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.