Afrontar los retos tecnológicos de las pymes, mejor en la nube

Las pymes deben ver la digitalización como una oportunidad para crecer y ser más resilientes y eficientes.

4 min

Adaptarse a los nuevos tiempos no es una opción. Los empresarios toman las riendas del futuro de sus negocios y se pasan a la digitalización y a la conectividad para seguir adelante y crecer. Para afrontar esa transformación, el cloud se ha convertido en imprescindible.

Ya sabemos que la pandemia ha demostrado la capacidad que tienen las nuevas tecnologías para hacer de las organizaciones organismos resilientes. Lo que nadie podía imaginar terminó sucediendo. Y de igual manera la sociedad se adaptó para continuar en movimiento.

Para las grandes empresas, que cuentan con músculo financiero y unas infraestructuras y cultura digital más desarrolladas, se adaptaron rápidamente puesto que venían de una transición tecnológica en curso o muy avanzada. 

Sin embargo, las pymes tuvieron que acelerar e incluso tirarse al vacío sin saber muy bien qué les esperaba más allá del salto.

Usos frecuentes y necesidades

Las medianas y pequeñas empresas deben ver la adopción de las tecnologías como una oportunidad para crecer, ser más resilientes, incrementar la eficiencia de sus negocios y optimizar sus presupuestos. No se trata solo de adquirir dispositivos de última generación. 

El gran despliegue del 5G y el cambio en las rutinas son aspectos que están haciendo de esta apuesta una necesidad real. Dar respuesta a la movilidad de los trabajadores, la creación de innovadores servicios para los clientes o el desarrollo de soluciones de hiperconectividad son ya una realidad. 

Un denominador común de esas soluciones, servicios y dispositivos es la conectividad y los datos que de ella y entre ellos generan. Según Gartner, los datos no estructurados representan el 95% de la información disponible.

Esta información no estructurada es aquella que no está contenida en una base de datos y que puede estar presente en archivos multimedia, textos creados desde smartphones, cámaras, sensores, dispositivos médicos, etc.

Ahí surge la necesidad de almacenar de forma eficiente esa información y hacerlo en la nube, es sin lugar a dudas, la mejor opción.

El alojamiento de servicios de email, de archivos y bases de datos; así como el alojamiento de software para gestionar equipos y proyectos, fueron, los usos más frecuentes que hicieron las empresas del cloud según datos de Eurostat.

¿Por qué estar en la nube?

El ahorro de costes que suponen los servicios cloud es una de las mayores y mejores razones para adoptar este tipo de servicios. La nube permite a las pymes reducir sus gastos en grandes servidores que, normalmente, el 90% del tiempo no se usan en su totalidad.

Gracias las aplicaciones y servicios cloud, las empresas pagan solo por lo que utilizan. Y como son servicios flexibles, pueden hacer frente ante cualquier eventualidad producida por un pico de demanda.

El hardware de estos data centers es además más eficiente, consumen entre un 60 y un 70% menos de energía que uno que pueda tener instalado una pyme. Con ello, estas organizaciones pueden cumplir sus objetivos de reducir sus emisiones de carbono.

Y además, los sistemas y softwares utilizados en la nube están siempre actualizados, son seguros y rápidos, lo que facilita su manejo para las empresas y sus empleados.

Soluciones como éstas permiten a las pequeñas y medianas empresas acelerar acelerar su crecimiento con un retorno de la inversión superior al 200% en apenas tres años, según un estudio realizado por IDC. 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.