Atrás

La España vaciada se conecta

La llamada España vaciada quiere recuperar el tiempo perdido, y para ello reivindica unos servicios acordes a los nuevos tiempos que eviten una mayor despoblación y que muchos pueblos terminen abandonados por falta de soluciones.

Entre estas demandas figura la conectividad y la digitalización como la base para subsistir. Hablamos de garantizar tanto la telefonía móvil como la banda ancha de calidad en el entorno rural. Dos prioridades en las que lo público y lo privado deben de ir de mano.

Han sido décadas en donde el reclamo de las grandes urbes ha provocado que zonas del interior quedaran con una población reducida y envejecida y con el abandono de servicios esenciales como la sanidad o la educación. Una situación que ahora puede cambiar si la tecnología facilita la vida a ese territorio.

 

Incremento continuo

Según el informe "Cobertura de banda ancha en España en el año 2020", elaborado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, la cobertura de banda ancha a 100Mbps alcanzó en 2020 al 88% de la población, tras subir cuatro puntos desde 2019, y llega al 63% en las zonas rurales, un incremento de 13 puntos en un año.

positivos, aunque todavía muestran que queda mucho por hacer.

La pandemia ha servido para demostrar que el medio rural puede tener un papel protagonista en el desarrollo económico del país. En estos meses, muchos trabajadores han buscado una segunda residencia, con una conectividad garantizada, para seguir teletrabajando, a la que vez daban vida a zonas con escasa población.

Sin quererlo se ha demostrado cómo de la mano de las herramientas tecnológicas es posible recuperar zonas que en las últimas décadas han visto perder gran parte de su población.

Todavía queda mucho camino por recorrer, pero hay que seguir dando pasos hacia adelante dentro de la era post covid.

 

Pacto Digital

Dentro de esta perspectiva hay que destacar el compromiso de Telefónica con el medio rural. Como ya anunció su presidente, José María Álvarez-Pallete, dentro de su propuesta para un Pacto Digital, la compañía espera que para 2025 la fibra óptica cubra el cien por cien de nuestro país, y a ser líderes en la implantación de la tecnología 5G.

Se trata de aprender de todo lo que nos ha enseñado la crisis sanitaria, y no sólo desde el punto de vista social o de salud sino desde el tecnológico y la digitalización.

La España rural necesita el empuje de todos, instituciones y empresas, en busca de una sociedad más sostenible, justa, inclusiva y digital.

La fecha de 2025 como tope a esa España 100% conectada también está en la mente del Gobierno central. Su estrategia España Digital 2025 incluye unas 50 medidas con las que se pretende impulsar el proceso de transformación digital del país, de forma alineada con la estrategia digital de la Unión Europea.

Todo ello, mediante la colaboración público-privada y con la participación de todos los agentes económicos y sociales del país, se argumenta desde el Ministerio de Asuntos Económicos y transformación Digital, dentro de un proyecto en el que ha colaborado la mayoría de ministerios y organismos públicos, así como agentes económicos, empresariales y sociales.

 

Propuestas múltiples

Mientras tanto son muchas las iniciativas en las que se trabaja para mejorar la conectividad en el mundo rural. Un ejemplo es el proyecto denominado "Reto demográfico y conectividad" que pretende extender la conexión de internet a alta velocidad al medio rural mediante las infraestructuras de titularidad de las diputaciones provinciales.

Un proyecto en el que se han unido ya doce instituciones provinciales y para el que esperan contar con fondos europeos.

Las diputaciones trabajarán junto a los pequeños ayuntamientos para aprovechar esas infraestructuras de las redes de carreteras y otros elementos públicos como pueden ser los depósitos de agua elevados que disponen ya de red eléctrica para el despliegue de la fibra óptica y ofrecer puntos de conexión a empresas, particulares y entidades públicas.

 

Nuevas herramientas

Y es que las nuevas herramientas tecnológicas tienen múltiples usos en el medio rural. Otro ejemplo es el proyecto Vertical Green, presentado por Telefónica al Mobile World Congress, junto a Onubafruit. Basado en tecnología aeropónica, se trata de un cultivo indoor con acceso remoto, en un entorno digitalmente controlado a través de IoT, 5G, ciberseguridad y machine learning.

Y es que la digitalización traerá un sinfín de buenas noticias al mundo rural, que abarcan multitudes de sectores, entre ellos la ganadería y la agricultura, sectores que fijan población.

También será la oportunidad de crear nuevas empresas en el mundo rural o de mostrar todos los atractivos turísticos de estas zonas para contribuir a ser más conocidas y visitadas, como otra forma de crear riqueza.

El objetivo está fijado en 2025 pero en estos próximos cuatro años hay que seguir sumando, ganar terreno a la despoblación y mostrar cómo el uso responsable de la tecnología puede transformar la España despoblada.

 

Campo en primavera