Buscador
Atrás

Telxius, Facebook y Microsoft amarran el cable submarino más rápido

 

100.000 millones de tuits por segundo. 4.000 DVDs convencionales en un segundo. Esto es en términos mundanos lo que el cable submarino MAREA, que está siendo desplegado por Telxius la filial de infraestructuras de Telefónica, junto con Facebook y Microsoft, es capaz de transmitir. En otras palabras: 160 Terabits por segundo. 6.607 kilómetros de cable de fibra óptica que han iniciado su viaje desde Sopelana (Bizkaia), y llegarán dentro algunas semanas a Virginia Beach (EE.UU.).

MAREA es el cable submarino de fibra óptica con mayor capacidad de todos los que cruzan el océano actualmente. A finales de otoño se prevé que esté construido en su totalidad, y conectará Estados Unidos con un un corredor de fibra óptica ya existente en Europa, que une los principales puntos de conexión como París, Fráncfort, Ámsterdan o Londres. MAREA viene a enriquecer y completar las conexiones trasatlánticas ya existentes, al tratarse de una ruta más al sur y con una tecnología abierta e innovadora que hace que las conexiones sean más robustas y seguras.

 

Rafael Arranz, COO de Telxius, señaló que MAREA “es un hito histórico que responde a muchos años de estudio y trabajo. Vamos a hacer en dos días lo que hemos tardado dos años en programar”.

 

Telxius quiere con este cable hacer frente a la creciente demanda de tráfico que el sector de las telecomunicaciones está experimentando en los últimos años. La filial de infraestructuras de Grupo Telefónica venderá la capacidad de este cable al por mayor para que los operadores puedan ofrecer más y mejor conectividad a sus clientes finales.

 

 

Telefónica es consciente de la importancia que tiene invertir en infraestructuras para mejorar la vida de todo el mundo. El acceso a oportunidades laborales, formación, salud, agricultura,  servicios  financieros,  ocio  o  la  comunicación  han   sido   posibles   gracias   al perfeccionamiento   de   la   conectividad y de los servicios de Internet.  Por eso Telefónica ha invertido 45.000 millones de euros, 25 millones de euros al día en los últimos años.

 

¿Cómo se amarra un cable submarino?

Lo que ocurrió hace una semana en Sopelana es un hecho insólito y que despierta la curiosidad de muchos, pues no todos los días vemos amarrar cables submarinos en nuestras playas. El primer paso es abrir una zanja en la playa y preparar la cámara o “beach manhole” para conectar el cable cuando llegue.

Acto seguido el buque cablero se sitúa a un kilómetro de la costa aproximadamente y una embarcación más pequeña engancha el cable y va tirando de él desde el buque marcando la ruta hacia la playa. El cable no se va hundiendo en el agua sino que se le colocan unos flotadores porque es más sencillo moverlo por la superficie. Cuando llega a la playa los operarios lo van situando en la zanja y le colocan unas “medias cañas” de metal para protegerlo. 

 

Operarios amarrando MAREA en la playa de Sopelana.

 

Una vez que el cable está colocado y conectado en el “beach manhole” se cierra la zanja y se restablece la playa. Desde la costa hasta unos 2 kilómetros mar adentro, el cable va enterrado para protegerlo de embarcaciones o animales que puedan dañarlo. De ahí en adelante simplemente yace sobre el lecho marino.

 

Telxius cuenta con 65.000 kilómetros de cable de fibra óptica

MAREA se une al resto de infraestructuras que gestiona a nivel global Telxius para llevar conectividad a todos sus clientes y abrir un mundo de oportunidades infinitas. La red internacional de esta compañía cuenta con más de 65.000 km de fibra óptica (31.000 de ellos en propiedad)  que conecta Estados Unidos con el resto del continente americano y Europa.

Telxius está construyendo también BRUSA, un cable submarino de casi 11.000 km de longitud que conectará Río de Janeiro y Fortaleza en Brasil con San Juan de Puerto Rico y Virginia Beach (EE.UU.). Su entrada en funcionamiento está prevista para comienzos de 2018 y ayudará a Telefónica a reforzar su liderazgo en infraestructuras en toda América.

En su afán de reforzar sus infraestructuras a nivel global, Telxius también cuenta con el Pacific Caribbean Cable System (PCCS), un cable submarino construido en consorcio y con una capacidad de transmisión de hasta 80 Tbps, que enlaza Jacksonville (Florida, EE.UU.) con las Islas Vírgenes Británicas, Puerto Rico, Aruba, Curacao, Colombia, Panamá y Ecuador. Además, también gestiona Unisur, el cable que conecta Uruguay y Argentina, así como el SAM-1, un sistema de cable submarino desplegado en 2000 y que forma un anillo de 25.000 km que une Estados Unidos, el Caribe y Centro y Sudamérica.

 

 

 

POSTS RELACIONADOS