Buscador
Atrás

Nuestra visión sobre la propuesta de la Comisión Europea para un nuevo Marco Regulatorio de Telecomunicaciones

Esta semana la Comisión Europea ha publicado la esperada propuesta  para la revisión del Marco Regulatorio de las Comunicaciones Electrónicas, como parte de su visión de una Europa del Gigabit. La nueva regulación adopta la forma de una única Directiva (llamada Código de la Comunicación Europea), que remplaza las cuatro Directivas actuales de Marco, Acceso, Autorización y Servicio Universal.

Respaldamos la visión europea de que una conectividad de alta velocidad es un elemento esencial para impulsar la economía y mejorar la vida de los ciudadanos, y que para alcanzar esta aspiración se requiere una inversión privada masiva. Por esta razón, estamos de acuerdo en que la regulación actual necesita una revisión total, orientada a crear un entorno positivo para la inversión en Europa para el despliegue de redes de alta capacidad.

Sin embargo, señalamos que la reforma propuesta no termina de hacer frente a los principales problemas que están frenando la inversión en Europa. Al mismo tiempo que acogemos los elementos de flexibilidad incorporados en el nuevo marco de acceso, seguimos creyendo que los elementos centrales del modelo regulatorio apenas han cambiado, ya que el modelo SMP básicamente se mantiene. 

Además, nos preocupa que la nueva propuesta aumente la complejidad, por ejemplo añadiendo nuevas capas de regulación a escala europea por encima de las nacionales. O que dé una mayor cabida a la intervención en el mercado, por ejemplo con la propuesta para el mapeo de la red. También creemos que sigue dependiendo excesivamente de normas específicas del sector, en vez de un enfoque más horizontal, lo cual también significa que las medidas sobre el Level Playing Field son muy limitadas.  

Dicho esto, agradecemos que el  nuevo marco:

  • Incorpore explícitamente el desarrollo y adopción de nuevas redes de alta capacidad como uno de sus objetivos básicos, reconociendo la importancia de estimular la inversión y la competencia en infraestructuras. Y acogemos las nuevas provisiones previstas para la aplicación flexible de las normas actuales bajo condiciones determinadas (coinversión, acuerdos comerciales).
  • Incluya medidas para aliviar al sector de antiguas cargas injustificadas como la financiación del Servicio Universal.  Así como la redefinición de los servicios de comunicaciones electrónicas, que tiene sentido desde el punto de vista del consumidor final y es tecnológicamente neutro, teniendo en cuenta, el papel de los nuevos actores de Internet (OTT) y las nuevas formas de hacer negocio (por ejemplo, el uso de datos como moneda de cambio).
  • Mejore los procedimientos de coordinación para la gestión de espectro en la Unión Europea, armonice la duración de las licencias de espectro hasta al menos 25 años y establece el principio de “pago cuando disponible” para los derechos de espectro. De ser adoptadas, estas medidas concretas aumentarían la consistencia y facilitarían el despliegue de nuevas redes móviles (5G).

En definitiva, mientras nos sentimos cómodos con la declaración de intenciones y objetivos que serán alcanzados con la propuesta, seguimos sintiendo que no es suficientemente ambiciosa y que se puede mejorar en el proceso legislativo a punto de comenzar. Confiamos en que con la participación de actores relevantes, las instituciones europeas involucradas puedan enriquecer la propuesta. Telefónica espera poder cooperar en este proceso. 

POSTS RELACIONADOS

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Carlos López Blanco / @clopezbl

Director General de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica.