Buscador
Atrás

La política de competencia de la UE necesita adaptarse a la nueva economía digital



La política de competencia de la UE necesita adaptarse a la nueva economía digital. Así lo ha entendido el Parlamento Europeo en su Informe anual sobre la política de competencia de la Comisión.

En este “viejo nuevo” debate sobre el nuevo mundo digital y la necesidad de adaptar las políticas europeas, en este caso la de competencia, el Parlamento se ha posicionado claramente y estas son sus reflexiones y propuestas:

  • La política de competencia debe ser eficaz y creíble, orientada no sólo a  fomentar la bajada de precios a los consumidores, sino también al desarrollo de los intereses estratégicos de la economía europea, tales como la capacidad de innovar, la inversión, la competitividad o la sostenibilidad.

  • Las herramientas tradicionales de definición de mercados se quedan obsoletas y no dan respuestas a las exigencias de la economía digital, en la que el uso de indicadores basados en el precio no son adecuados.  El Parlamento insta a la Comisión a realizar una exhaustiva evaluación jurídica y económica de estos mercados -dinámicos y en constante transformación- y de los modelos de negocio empleados por las empresas digitales -caracterizados por unos costes marginales en descenso y tendentes a cero, por los fuertes efectos de red, que favorecen un elevado nivel de concentración.

  • Considera que deben introducirse nuevos umbrales, como el valor de la transacción, para capturar en el control de la Comisión a los nuevos grandes players de Internet, que son empresas con una base de clientes amplísima, enormes volúmenes de datos y una fuerza significativa en el mercado, pero con una facturación reducida y pérdidas iniciales substanciales. Además, se proponen nuevos criterios para la evaluación de las concentraciones tales como la vital importancia de los datos y su acceso, las especificaciones de la plataforma y los efectos de red asociados, y las posibles barreras de entrada al mercado, incluyendo factores como la capacidad de cambio o migración entre plataformas y la portabilidad de datos.

  • En relación al caso Google, lamenta la dilación en las investigaciones realizadas por la Comisión, y coincide con la Comisión en su voluntad de modernizar los procedimientos en marcha para hacerlos más ágiles y aportar un mayor grado de interoperabilidad y portabilidad en todos los sectores digitales para evitar un escenario en el que “el ganador se queda con todo”.

  • A través de otro Informe, insta a la Comisión a aplicar de forma adecuada la legislación existente y hacer un cumplimiento efectivo de la normativa de competencia de la UE para dar respuesta a los problemas planteados por las plataformas online en el Digital Single Market; y así garantizar la igualdad de condiciones y una justa y efectiva competencia entre las plataformas online, facilitando la entrada de nuevas plataformas y evitando la creación de monopolios. Considera prioritarios la transparencia, la no discriminación, la facilitación del cambio/migración entre plataformas o servicios online en línea que garanticen la elección del consumidor, el acceso a las plataformas o la identificación y eliminación de barreras para la aparición y crecimiento de plataformas.

Telefónica no puede sino dar la bienvenida y apoyar este esfuerzo institucional para comprender con claridad las estructuras reales del mercado y sus tendencias. Telefónica lleva tiempo llamando la atención sobre la necesidad de que las autoridades europeas busquen nuevas herramientas y mecanismos que den respuesta a las necesidades que plantea el ecosistema digital para la política de competencia; así como la aplicación  de otros factores de análisis que vayan más allá de los precios tales como la innovación, la calidad de los servicios y las inversiones a largo plazo.

Mejorar la competitividad de la economía europea requeriría una modernización de su normativa y adaptación a las realidades de la economía digital. En este sentido, el Parlamento ha dado un paso importante.

POSTS RELACIONADOS