Atrás

Innovación y colaboración: las claves para conectar a los no conectados en zonas rurales

 

En América Latina hay más de 100 millones de personas que viven en zonas rurales y remotas sin acceso a internet. Este problema está limitando sus posibilidades de acceder a las oportunidades que ofrece internet y todas las capacidades asociadas a esta tecnología, como la educación a distancia o el trabajo en remoto. En el seminario organizado por la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (CITEL) sobre “Conectar a los no conectados en áreas rurales y remotas” se analizó está cuestión con la participación de numerosas autoridades de países de América Latina, así como de empresas y organizaciones regionales e internacionales. En el curso de los debates, destacaron dos ideas principales para cerrar la brecha digital en la región: la innovación y la cooperación.

 

Innovación en los marcos regulatorios y de políticas públicas

Digitalización

Para referirnos a la innovación, debemos mirar al pasado y reflexionar sobre qué medidas han lastrado el desarrollo digital de la región, entre las que destacan los marcos regulatorios y de políticas públicas no adaptados a la realidad socioeconómica de América Latina. Por ello, la discusión se centró en la necesidad de conectar a las zonas rurales y alejadas, a través de la innovación en regulación. Soluciones como “sandboxes” regulatorios, incentivos a la compartición de infraestructuras, el fomento del acceso y el uso del espectro en zonas rurales, la liberación de recursos para inversiones mediante el acceso a fondos de servicio universal o la reducción de impuestos y del coste del espectro fueron algunas de las ideas aportadas por los participantes.

Sabemos que la regulación en la mayoría de los países se ha diseñado sin considerar las diferencias entre las regiones, siguiendo un modelo único para todos, para todas las zonas del país, independientemente de si son urbanas o rurales. Hoy queda cada vez más clara la necesidad de una regulación adaptada a la realidad de las áreas rurales para incentivar el despliegue de las redes, incluso flexibilizando las obligaciones regulatorias en esas zonas, es aspectos clave como los temas de calidad y penalizaciones.

 

Colaboración para cerrar la brecha digital

El segundo punto que se destacó en el seminario fue el reconocimiento entre los participantes de la necesidad de mayor colaboración entre los distintos actores (gobiernos, operadores, proveedores de equipos, ONGs, asociaciones, academia, empresas de internet y agentes de otros sectores) para acelerar el desarrollo de la conectividad en las zonas rurales y apartadas de América Latina.

La colaboración se basa en la premisa de que todos los agentes pueden contribuir con ideas y proyectos para superar las dificultades que implica conectar estas zonas, especialmente considerando la compleja geografía de la región (ej. selva amazónica, cordillera, etc.), atrayendo e incentivando nuevas inversiones sostenibles a largo plazo.

Cómo ejemplo exitoso de modelo de colaboración para atraer nuevas inversiones podemos citar el caso de Internet para Todos en Perú (IpT). Esta empresa une la experiencia de una compañía de telecomunicaciones, como Telefónica, con otros socios de distintos sectores, como Facebook, BID y la CAF. A cierre de 2020, cuando aún no se habían cumplido dos años desde la creación la empresa, IpT había conseguido llevar cobertura de internet con 4G a zonas donde habitan más de dos millones de personas, cerca de 12.000 centros de población en zonas rurales. Esto lo ha hecho con el despliegue de cerca de 1.500 antenas a través de tecnología satelital y terrestre, además de implementar nuevas tecnologías como el Open RAN.

OEA CITELDesde la CITEL (Comisión Interamericana de Telecomunicaciones) también se está trabajando en un modelo de colaboración entre distintos actores que puede ayudar a acelerar el desarrollo de proyectos o iniciativas para la expansión de las infraestructuras de telecomunicaciones y TIC en áreas rurales y alejadas o insuficientemente atendidas. Desde 2019, los miembros de CITEL han trabajado en un documento recopilatorio con aportes de 25 países y organizaciones de América Latina para generar elInforme recopilatorio de mejores prácticas que permitan mejorar la cobertura y universalizar los servicios e identificar el desarrollo de modelos que permitan reducir la brecha digital conectando a los no conectados en áreas rurales desatendidas o insuficientemente atendidas”.

Dicho informe ha sido el documento de soporte que permitió generar las recomendaciones y las aprobaciones por parte de los Comités Consultivos Permanentes I (Telecomunicaciones/TIC) y II (Radiocomunicaciones) de las 21 iniciativas para la expansión de las telecomunicaciones/TIC en áreas rurales y en áreas desatendidas o insuficientemente atendidas. Estas propuestas se llevarán a la próxima Asamblea General de la OEA a celebrar en junio para su consideración y aprobación

Para extender la conectividad en las zonas rurales de América Latina debemos pensar en soluciones regulatorias, financieras y tecnológicas “fuera de la caja” adaptadas a esas zonas. Estas iniciativas, que deben estar basadas en la colaboración entre los distintos actores, públicos y privados de la región, conseguirán que se avance a mayor velocidad en el cierre de la brecha digital en las zonas rurales de América Latina y que los habitantes de estas zonas puedan aprovechar los beneficios de la digitalización.

 

POSTS RELACIONADOS