Buscador
Atrás

Futuro del trabajo y actualidad de la educación

 

La Cuarta Revolución Industrial está redefiniendo la naturaleza de procesos, sociedades y economías en todo el mundo. El mercado laboral no es una excepción, como tampoco lo es la educación.

La Inteligencia Artificial (IA), el Machine Learning y los datos, entre otros desarrollos, están marcando el ritmo, cada vez más acelerado, de la automatización de una gran variedad de tareas. La característica común a la mayoría de ellas es que son repetitivas y no requieren habilidades exclusivas del ser humano, como son la creatividad, la empatía o las relaciones sociales. De hecho, se estima que prácticamente la mitad de los trabajos que realizamos en la actualidad serán automatizados para el año 2025.  

Mientras el mercado laboral se transforma, comienza a observarse una clara tendencia al desequilibrio entre la demanda de puestos de trabajo y la oferta educativa, que parecen avanzar por caminos distintos. Esta dicotomía se traduce en una falta de formación ajustada a las nuevas necesidades laborales. Perfiles como científico de datos, arquitecto de soluciones IoT o growth hacker son cada vez más buscados en un entorno en el que la tecnología se ha convertido en la palanca del crecimiento económico y en el motivo de los principales debates geopolíticos del momento.

 

Informe sobre el futuro del trabajo de la OCDE

OECD Employment Outlook 2019: Future of work

 

La OCDE estima que el 15% de los puestos de trabajo existentes podrían desaparecer y un 32% cambiará radicalmente como resultado de la automatización en los próximos 15-20 años. Estos datos no deben inducirnos a pensar únicamente en el impacto negativo derivado de la destrucción de empleo, sino también en la aparición de una enorme oportunidad para reinventarnos y progresar. Tal y como explicaba en el último Foro de Davos el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres:

 

“El impacto de la Cuarta Revolución Industrial, con el papel principal de la Inteligencia Artificial, en las economías y sociedades será enorme. Habrá una destrucción masiva de puestos de trabajo, pero también habrá una creación masiva de empleo. El problema es que no son los mismos trabajos y no requieren las mismas habilidades”.

 

En este momento de transformación tan vertiginosa, necesitamos volver a poner el foco en las personas. Necesitamos acompañarlas y apoyarlas durante este proceso de transición hacia la sociedad y economía digitales. Este paso hacia un mercado laboral 4.0. requerirá medidas de prevención tempranas, así como un compromiso sólido y eficaz por parte del sector público, el sector privado y de la propia ciudadanía. El objetivo es avanzar hacia lo digital de manera progresiva, inclusiva y sostenible.

 

  • El sector público

El sector público ha de guiar activamente la digitalización, adoptando y adaptando las políticas necesarias que permitan preparar y orientar a las personas desde la transición hasta la consolidación definitiva de la sociedad digital. Este planteamiento implica tanto la reforma de los sistemas educativos actuales, como la incorporación de nuevos métodos y opciones de enseñanza para formar a las personas en las habilidades necesarias para participar en el mundo digital. A este respecto, Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, advierte que:

 

“El futuro del trabajo está en nuestras manos y dependerá en gran medida de las decisiones políticas que tomen los países. Será la naturaleza de estas políticas, nuestra capacidad para aprovechar el potencial del cambio digital y tecnológico sin precedentes y hacer frente a los retos que plantea, lo que determinará si tenemos éxito o fracasamos”.

 

  • El sector privado

En compañías como Telefónica, sabemos que los sistemas educativos necesitan adaptarse y creemos que la tecnología puede ser una gran aliada al ofrecer mejores soluciones de formación, más flexibles, accesibles y ubicuas para todos. En este sentido, las empresas deberán facilitar el reciclaje profesional y el apoyo a la formación de los trabajadores (online y offline), a través de herramientas y alianzas con instituciones educativas que favorezcan estas medidas. Tal y como exponía José María Álvarez Pallete en el último encuentro de Enlighted, la conferencia mundial que reúne a destacados expertos mundiales en educación:

 

 “La aspiración de Telefónica es que la educación, a través de la tecnología, sea un pilar fundamental en la construcción de una sociedad mejor y más justa”.

 

En Telefónica, somos conscientes de esta realidad y nos hemos propuesto no dejar a nadie atrás en esta revolución tecnológica sin precedentes. Por eso, estamos desarrollando iniciativas que ayuden a formarnos para las habilidades digitales y tecnológicas que serán necesarias. Entre ellas, destacan MiriadaX, el Instituto Tecnológico de Telefónica, o la recién llegada 42 Madrid, un método pedagógico revolucionario, sin libros, sin límite de edad, gratuita y abierta todos los días del año.

 

  • Ciudadanía

Las personas deben estar preparadas para adaptarse a estos cambios y dispuestas a reciclarse para garantizar sus posibilidades de empleo en el futuro. Sin duda, será fundamental desarrollar una curiosidad prácticamente infinita, que nos lleve a aplicar la filosofía del aprendizaje continuo a lo largo de toda nuestra vida.

 

POSTS RELACIONADOS