Buscador
Atrás

Democracia y derechos digitales

 

¿Cómo está impactando la tecnología en la democracia y en la protección efectiva de los derechos individuales? ¿Es necesario revisar los marcos legislativos y de derechos para adecuarlos a la era digital? ¿Deben protegerse de la misma forma los derechos en el entorno online que en el offline? Retos como el uso ético de los datos y de la Inteligencia Artificial, las fake news o la dimensión geopolítica de la tecnología están poniendo a prueba sistemas democráticos de todo el mundo y están afectando a la forma en la que las personas entienden y confían en las instituciones. Estos desafíos y sus posibles soluciones se abordaron en el tercer debate del ciclo “Hacia una digitalización centrada en las personas”, bajo el título “Democracia y derechos digitales”. 

Casa de América se convirtió en el punto de encuentro en el que José María Lasalle (profesor y exsecretario de Estado de Agenda Digital), Susana Malcorra (excanciller argentina y exjefa de gabinete del secretario general de la ONU) y Christoph Steck (director de Políticas Públicas e Internet de Telefónica), moderados por Natalia Chientaroli (redactora jefe de edición en eldiario.es), debatieron sobre el impacto de la digitalización en la democracia.

 

 

Con una mirada geopolítica, Susana Malcorra señalaba que la realidad digital aporta tres elementos fundamentales que nos afectan:

  • Sistemas que nos ofrecen capacidades antes insospechadas para comunicarnos y facilitar nuestra vida.
  • Una tecnología cada vez más integrada e interconectada, gracias a avances como Internet de las Cosas.
  • Una sociedad cuantificable, a través de la ingente cantidad de datos que producimos a diario.

En este sentido, José María Lasalle apuntaba que la tecnología nos está brindando una de las épocas de la Historia más fructíferas en cuanto a progreso y desarrollo, a pesar de ciertas “externalidades negativas” que están acompañando los cambios. Entre estas externalidades, preocupa especialmente la falta de capacidad de los Estados para ejercer su soberanía y la existencia de grandes oligopolios tecnológicos que están concentrando gran poder. Irremediablemente, la incertidumbre y la desconfianza hacia las instituciones brotan en un entorno tan distópico como el que se describe.

Esta es la razón por la que distintas voces están proponiendo lo que en Telefónica denominamos un “Nuevo Pacto Digital” para situar a las personas en el centro y en el origen de los cambios y devolver el control democrático a la transición digital.

 

 

Para ahondar en este aspecto, Christoph Steck explicaba que nos encontramos en un momento de transición digital tan relevante en escala e impacto como la transición energética. Por ello, los esfuerzos dedicados a reducir los riesgos asociados a esta revolución tecnológica deberían equipararse a los que estamos realizando para mitigar el cambio climático. De hecho, estos son los dos ejes que vertebran el discurso de la recién elegida Comisión Europea y los que marcarán el devenir de la sociedad de los próximos años.

 

“No necesitamos valores nuevos, sino una aplicación nueva de los valores para el mundo digital”, Christoph Steck

 

Este Nuevo Pacto Digital también implica una revisión urgente de los marcos legislativos y de derechos para adecuarlos a la era digital. “Tenemos que ser capaces de imaginar jurídicamente de qué derechos digitales necesitamos para proteger al ser humano de la evolución de la tecnología y esto requiere imaginación jurídica”, sentenciaba Lasalle.

Esta revisión de los marcos legislativos y de derechos necesita de colaboración y consenso entre los distintos actores que impactan y que son impactados en la revolución digital. Es fundamental el debate para definir entre todos cuáles son reglas, principios y normas que queremos para este nuevo mundo digital.

¡No te pierdas esta entrevista a Christoph Steck en Radio Nacional de España para seguir profundizando en este debate!

 

POSTS RELACIONADOS

Raquel Carretero Juárez
Políticas Públicas, Telefónica