Buscador
Atrás

Comenzamos el despliegue de BRUSA

Durante las últimas dos décadas, la tecnología digital ha tenido un impacto profundo en el desarrollo social y económico mundial. Ninguna otra tecnología ha llegado a tanta gente en tan poco tiempo: en la actualidad, más de 3.000 millones de personas están conectadas a Internet. Los beneficios de la digitalización son visibles en todas las esferas de la sociedad: mejores servicios y comunicaciones, acceso más fácil a la información, modelos de negocio innovadores, nuevas formas de ocio, etc. Sin embargo, tenemos ante nosotros un importante reto: actualmente, 4.000 millones de personas no están conectadas a Internet y no pueden disfrutar de los beneficios que éste ofrece. Por tanto, tenemos que conectar a los que no están conectados.

Para ello, se necesita realizar muchas acciones. Una de ellas, y requisito imprescindible, es el despliegue de infraestructuras digitales. Consciente de ello, Telefónica está invirtiendo grandes recursos en el despliegue de estas infraestructuras. La más importante y reciente es BRUSA, un cable submarino con tecnología puntera y de 11.000 km. de longitud, que unirá a Río de Janeiro y Fortaleza, en Brasil, con San Juan de Puerto Rico y Virginia Beach (EE.UU.) Su entrada en funcionamiento será para principios de 2018 y situará a Telefónica en una posición de liderazgo en infraestructuras en toda América. BRUSA se integrará en Telxius, la nueva compañía global de infraestructuras de Telefónica.

Beneficios y consecuencias de BRUSA

El cable submarino BRUSA permitirá proporcionar una capacidad de transmisión ultrarrápida, incrementar la conectividad de extremo a extremo y la disponibilidad de servicios de banda ancha ultrarrápidos.

Con esta nueva infraestructura, Telefónica refuerza su liderazgo en el sector mayorista de telecomunicaciones y aborda el crecimiento exponencial de la transmisión de datos generados por sus clientes B2B, operadores de telecomunicaciones, compañías OTT y consumidores finales. También refuerza su compromiso por ofrecer un servicio más rentable y fiable, no solo a empresas del Grupo Telefónica, sino también a otros operadores de telecomunicaciones y proveedores de contenidos, permitiéndole además  la captación de las oportunidades de crecimiento internacional del sector mayorista de telecomunicaciones.


Otros cables submarinos

Recientemente, Telefónica ha reforzado sus infraestructuras en América, con el despliegue del Pacific Caribbean Cable System (PCCS), un cable submarino construido en consorcio y con una capacidad de transmisión de hasta 80 Tbps, que enlaza Jacksonville (Florida, EE.UU.) con las Islas Vírgenes Británicas, Puerto Rico, Aruba, Curacao, Colombia, Panamá y Ecuador. Telefónica también gestiona Unisur, el cable que conecta Uruguay y Argentina, así como el SAM-1, un sistema de cable submarino desplegado en 2000, y que en forma de un anillo de 25.000 km une Estados Unidos, el Caribe y Centro y Sudamérica.

La red global internacional de Telefónica cuenta con más de 65.000 km de fibra óptica (31.000 de ellos en propiedad), conectando Estados Unidos con el resto del continente americano y Europa.

POSTS RELACIONADOS