Buscador
Atrás

Alcanzando los beneficios de la Economía de Datos

 

El Gobierno de Finlandia organiza una conferencia de alto nivel sobre Economía de Datos (High-Level Conference on Data Economy) para encontrar soluciones y definir principios para una economía sostenible, competitiva y centrada en el ser humano. Telefónica fue invitada a presentar sus ideas y conocimientos en el panel "Alcanzando los beneficios de la Economía de Datos” (Reaching the benefits of the Data Economy), en el que Enrique Medina, Director de Políticas de Telefónica S.A., participó el lunes 25 de noviembre.

Esta Conferencia es el evento más importante celebrado bajo la presidencia finlandesa del Consejo de la Unión Europea y ha reunido a un influyente grupo de 400 asistentes de alto nivel que representan a los Estados miembros de la UE y a las instituciones de la UE, a las empresas y a la economía, así como a la sociedad civil, para debatir y dar forma a los principios para el futuro desarrollo de la economía de datos europea.

 

Enrique Medina durante su participación en el panel "Reaching the benefits of the Data Economy"

Enrique Medina durante su intervención en el panel "Reaching the benefits of the Data Economy"

 

Las conclusiones de Telefónica sobre un uso de los datos justo y transparente

Los datos están revolucionando el mundo que conocemos. No podemos negar que estamos viviendo una revolución silenciosa que lo está transformando todo. La economía de datos ofrece una amplia gama de oportunidades importantes para el progreso europeo, pero también una serie de riesgos, especialmente para la esfera individual, que debemos mitigar.

La Comisión Europea ha declarado que para 2025 es probable que la economía de datos de la UE-27 aporte el 5,4% de su PIB (equivalente a 544 millones de euros). Sin embargo, más del 50% de este tráfico de datos que fluye a través de la red ya no es humano. Y entre el 27% de esa mitad están los bots maliciosos, el phishing o los ciberataques, pero no lo vemos. Episodios recientes sobre la forma en que se han recopilado, almacenado y utilizado los datos en algunas empresas han puesto de manifiesto la necesidad urgente de afrontar los debates éticos debido al importante impacto que han tenido sobre los derechos humanos.

En este sentido, Europa está liderando el camino que deberíamos seguir para tratar todos los datos personales que se comparten a través de las redes. El RGPD ha sido un paso muy importante en la creación de confianza, pero por sí solo no es suficiente. Las organizaciones deben asegurarse de informar a las personas sobre el procesamiento de datos de una manera que sea fácilmente accesible y fácil de entender.

 

"La tecnología ya está aquí y es hora de incorporar principios y valores en la forma en que la usamos".

 

Tenemos una enorme oportunidad que no podemos perder y la industria de las telecomunicaciones desempeñará un papel relevante para alcanzar una Economía de Datos basada en valores. Sin embargo, la realidad en Europa es que la industria de las telecomunicaciones está muy fragmentada. Hay 450 operadores de telefonía móvil en Europa, por lo que hay casi un operador de telefonía móvil por millón de clientes.  En cambio, hay tres operadores en China y cuatro en Estados Unidos. Existe una competencia excesiva y, en la mayoría de los casos, una competencia artificial, un poder de mercado asimétrico. A pesar de estas barreras, el sector de las telecomunicaciones representa el 5% del PIB, empleamos a más de un millón de personas y pagamos una tasa impositiva media del 23%.

Estamos aquí, estamos en el terreno de juego, pero tenemos que permitir que las empresas europeas compitan dentro de la Unión Europea y también a escala mundial. Europa necesita actores más fuertes en el sector de las telecomunicaciones.

 

Una oportunidad única para europa

 

Estamos viviendo un momento de transición digital y tenemos la oportunidad de decidir cómo queremos que sea. Europa tiene una oportunidad única para llevar a cabo con éxito la transición digital y debemos hacerlo sobre la base de valores comunes compartidos y defendidos históricamente, valores que ahora son más importantes que nunca.

Por este motivo, el año pasado lanzamos el Manifiesto por un Nuevo Pacto Digital de Telefónica, en el que destacamos algunos principios para situar a las personas en el centro de la digitalización y la economía digital. Estos principios son: justicia y no discriminación, inclusión, responsabilidad, rendición de cuentas, transparencia y capacidad de elección.

En esta línea, Telefónica ha sido una de las primeras empresas del mundo en lanzar (el pasado mes de octubre de 2018) sus Principios de Inteligencia Artificial para garantizar un impacto positivo en la sociedad. Estamos comprometidos a diseñar, desarrollar y utilizar la IA con integridad y transparencia para asegurarnos de que asumimos los beneficios y desafíos de la tecnología de una manera ética y responsable dentro de toda nuestra organización.

También hemos firmado una serie de acuerdos y alianzas con terceras partes para poner en práctica algunas de las ideas contenidas tanto en nuestro Manifiesto Digital como en nuestros principios de IA. Por ejemplo, tenemos una alianza con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para trabajar juntos a fin de aprovechar el uso de tecnologías digitales de vanguardia para el desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria y la nutrición. Además, estamos trabajando con GSMA para que los datos de la red móvil nos ayuden a combatir el impacto de la contaminación de las ciudades.

Otra iniciativa enfocada en América Latina en la que estamos participando es fAIrLAC, un proyecto regional liderado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el sector privado y la sociedad civil para asegurar la adopción responsable y generalizada de la Inteligencia Artificial en América Latina y el Caribe. De vuelta en Europa, Telefónica ha contribuido en la elaboración de las Directrices éticas para una IA de confianza.  

"Europa siempre ha defendido los valores. No es la era de la tecnología, sino la era de la humanidad".

En Telefónica queremos empoderar a los clientes. Creemos que la digitalización debe ir acompañada de una nueva ética de los datos, en la que la elección y la transparencia deben ayudar a las personas a tener el control sobre sus datos. Necesitamos asegurar una transición digital centrada en el ser humano y esta es nuestra propuesta:

  • Conectar a todos. Sin conectividad de banda ancha, no hay digitalización. Los sectores público y privado deberían cooperar para conectar a los no conectados, centrándose en la creación de modelos de negocio sostenibles y en la innovación para las zonas rurales.
  • Apoyar a las personas a través de la transformación digital. La inteligencia artificial y la automatización perturbarán profundamente el mercado laboral. La tecnología debería ayudar a disminuir las desigualdades, no a ampliarlas, y por lo tanto nuestro objetivo común debe ser no dejar a nadie atrás.
  • Confianza en los datos. Un modelo centrado en las personas permitiría a ak usuario decidir cómo y cuándo se utilizan sus datos, mejorando la transparencia y ofreciendo opciones reales. Esta nueva ética de los datos va más allá del mero cumplimiento de la normativa de protección de datos y se esfuerza por capacitar a las personas y ponerlas en control.
  • Fomentar el uso ético y responsable de la IA y los algoritmos. Las empresas deben asegurarse de que los algoritmos no tomen decisiones que no sean éticas, discriminen indebidamente o creen resultados competitivos anticompetitivos. Las empresas serán responsables de los impactos negativos de la Inteligencia Artificial en las sociedades y en las personas de la misma manera que de los daños al medio ambiente.
  • Modernizar nuestras políticas e instituciones para adaptarlas a la era digital. Las políticas, la regulación y las autoridades no han seguido el ritmo acelerado del cambio tecnológico y necesitan una revisión profunda. Una "Carta de Derechos Digitales" podría proteger los derechos fundamentales de las personas en línea basados en valores ampliamente aceptados, como la justicia y la no discriminación, la responsabilidad, la inclusión, la rendición de cuentas y la transparencia. Las políticas deben garantizar que las empresas puedan competir en igualdad de condiciones y que los consumidores estén protegidos.

 

No estamos en la era de las máquinas. Estamos en el momento de poner a los humanos primero. Es hora de redefinir las reglas, es hora de reescribir los propósitos. Es la hora de Europa y no llegamos tarde. Si no es en Europa, ¿dónde será? Si no es ahora, ¿cuándo será? Y si no somos nosotros, ¿entonces quién lo hará?

 

POSTS RELACIONADOS

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Equipo de Políticas Públicas, Telefónica.