Las conexiones humanas como principal fuente de bienestar y felicidad de las personas, fortaleza de nuestro propósito

El propósito de las compañías se define como su razón de ser, aquello que las guía más allá del lógico beneficio económico y cuyo objetivo final busca el impacto positivo a largo plazo en las sociedades en las que opera. Un concepto que en los últimos 25 años ha incrementado su presencia en el discurso público y se ha convertido en la piedra angular de cualquier organización principalmente por dos razones: cada vez más stakeholders reclaman un propósito claro antes de comprar, invertir o trabajar y la segunda, porque el propósito ayuda a la empresa a enfrentarse a los nuevos retos y transformar sus organizaciones conectando con la sociedad.

Presentación del estudio ‘La importancia de las conexiones humanas’

13/10/2021

Víctor Aguado Martín

Gerente de Investigación y Posicionamiento de Marca

El propósito de Telefónica: ‘Hacer nuestro mundo más humano conectando la vida de las personas’ nació de la reflexión de que lo importante son las personas porque son quienes realmente dan sentido a la tecnología. Poner en el centro al individuo y a la tecnología como contexto implica el reconocimiento de nuestra larga historia en el negocio de la conectividad, desde el convencimiento de que lo verdaderamente relevante es impulsar las conexiones humanas como fuente principal de bienestar y felicidad. Promover algo tan humano como nuestras necesidades de conectar con otros individuos dota a nuestro propósito de una relevancia que pocas compañías tienen.

Existe poca evidencia científica que demuestre los importantes beneficios que las relaciones interpersonales tienen en el ser humano. Sin duda, uno de los mejores trabajos y más conocidos está dirigido por el prestigioso psiquiatra estadounidense Robert Waldinger. Gracias al Harvard Study of Adult Development, basado en el análisis durante más de 80 años de la salud física y psíquica de más 720 hombres, y que ahora continúa realizándose con sus esposas e hijos, se ha podido probar el efecto positivo que las buenas relaciones personales tienen sobre nuestra felicidad y nuestra salud física. El estudio derriba los mitos relacionados con la fama y riqueza como fuente de felicidad y nos regala dos principales lecciones: la soledad reduce la esperanza de vida y la calidad de nuestras relaciones es importante porque determinará nuestra salud.

Precisamente la convicción de la importancia de nuestro propósito nos animó a realizar el estudio ‘La importancia de las conexiones humanas’. Una investigación cualitativa y cuantitativa realizada en España personas de 18 a 72 años de múltiples regiones donde exploramos su actitud frente a las conexiones humanas: la importancia y tipos de relaciones personales, características de los vínculos de calidad y el papel de la tecnología como facilitador. La investigación corrobora algunos de los hallazgos realizados por el profesor Waldinger y nos ayuda a avanzar en el conocimiento de nuestro propósito:

  • Las relaciones humanas son para los españoles el oxígeno del día a día, entendiéndose la soledad como sinónimo de tortura. Un 81% de los encuestados afirman que las relaciones personales son fundamentales en su vida, reconociendo que gracias a ellas cubren un amplio rango de necesidades vinculadas con la dimensión fisiológica, psicológica y social.
  • La vida es como una ‘road movie’ donde van apareciendo personajes que conforman distintos grupos de relación que podemos clasificar teniendo en cuenta la intimidad y la duración de ese vínculo. Para el 87% de los encuestados la familia de origen y la propia formada por pareja e hijos son, con diferencia, las relaciones más importantes. Pero esta importancia varía dependiendo del momento vital en el que se encuentra el individuo: la familia de origen e incluso los amigos íntimos se consideran más relevantes en los primeros años de vida cediendo terreno a la familia propia a medida que envejecemos.
  • Los españoles tienen muy claro que en lo que a relaciones personales se refiere, la cantidad no es igual a la calidad. Un 86% de ellos manifiestan ser bastante o muy selectivos a la hora de construir círculos de relaciones y un 60% dice tener entre una y cuatro relaciones de calidad. Entre los menores de 35 años los amigos íntimos destacarían como relación de calidad y para los españoles de entre 36 y 65 años lo son la pareja e hijos.
  • La confianza es la condición indispensable para establecer relaciones personales, un 76% de los encuestados así lo afirma. Y, transversalmente para todas las edades, sería de nuevo la confianza junto al respeto dos de las tres características principales que debe tener una relación de calidad.
  • La tecnología actúa como multiplicador de las posibilidades para sentirse conectado con otras personas. Un 69% de los españoles entrevistados opinan que las tecnologías ayudan a mantener relaciones de calidad y un 59% que las redes sociales juegan un papel bastante o muy importante en sus relaciones. Estos porcentajes decrecen a medida que aumenta la edad del entrevistado, pero incluso más de la mitad de los entrevistados de 51 a 65 años así lo creen.
  • Aunque el estudio se realizó entre febrero y marzo de 2020, las experiencias vividas durante la pandemia tienen aún un fuerte reflejo en las respuestas de los participantes del estudio. Un gran número de ellos son ahora más conscientes de lo necesarias que son las relaciones y de lo importante que es la conexión. Muchos participantes de más edad consideran muy positivamente haber adoptado hábitos tecnológicos, como las videollamadas o la mensajería instantánea, para poder comunicarse con sus seres queridos durante los peores meses de la pandemia.

En la presentación del estudio ‘La importancia de las conexiones humanas’, celebrada en el Espacio Fundación Telefónica, participó, conectado desde Boston, Robert Waldinger, con el que pudimos hablar de las notables similitudes entre los resultados de ambos estudios y profundizar en el valioso papel de la tecnología como posibilitador de las relaciones y su mantenimiento, donde destacó que “el uso de las tecnologías influye en nuestro bienestar”.

Gracias a la reflexión e investigación en torno a las conexiones personales podemos constatar la relevancia que nuestro propósito tiene en la sociedad y que refirma la posición humanista de grandísima transcendencia social de Telefónica. Desde marzo de 2020, con el inicio de la pandemia, se ha hecho aún más evidente la trascendencia que hoy en día tiene la conectividad para el mantenimiento de las relaciones y por ende de la salud mental y física de las personas. Algo que también constata la afirmación de nuestro presidente, José María Álvarez-Pallete “nunca nuestro propósito tuvo tanto sentido”.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.