Telefónica vista por Sergio de la Calle, Director de Programas & Faculty en Universitas Telefónica

Conoce a Sergio de la Calle, Director de Programas & Faculty en Universitas Telefónica. Descubre su visión personal y profesional de la compañía.

Conoce a Sergio de la Calle, chief People Officer.
Sergio de la Calle

Sergio de la Calle

Tiempo de lectura: 4 min

¿Cuánto tiempo llevas en Telefónica y qué valoración haces de este tiempo aquí? 

Más del que creía cuando entré, 25 años en total. Hay gente que le cuesta entender por qué, siendo culo inquieto, he estado tanto tiempo. ¿Por qué no explorar la opción de un cambio a mejor? 

No es tan difícil de entender. El Grupo es muy grande y diverso…He estado en cuatro empresas del grupo y me gustaría experienciar una 5ª e incluso una 6ª. Después de tanto tiempo, por supuesto he valorado el mercado en alguna ocasión, la última vez que lo hice seriamente fue en 2014, tras un proyecto que no salió como esperaba. 

Me di cuenta de que había tres cosas de Telefónica difíciles de superar: las competitivas condiciones, los muy innovadores proyectos y el muy muy competente equipo, repleto de talento y diversidad. 

Ese año decidí seguir creciendo DENTRO de la compañía. La semana pasada recibí en mi correo el certificado del Centenario y me alegré de esa decisión del 2014. 

¿Hay algún proyecto en Telefónica del que te sientas especialmente satisfecho u orgulloso? 

Diría que casi la totalidad. Tengo un recuerdo especialmente cariñoso de mis primeros años pues a finales de los 90 el negocio móvil estaba creciendo a lo loco y contratábamos gente todos los meses. Me encargué del programa de bienvenida a nuevos empleados y era un momento muy dulce 

También disfruté mis primeros años liderando un equipo, de 2007 a 2012 en España y mantengo contacto con algunos de ellos, incluso los que salieron de Telefónica. Ahí aprendí que no hay mayor privilegio en una organización que el que pongan en tus manos el desarrollo de un grupo de personas. Eso, para mí, es el liderazgo.  

Ahora, en Universitas, estoy mejor que en brazos. Y es curioso…Por qué yo no quería ir allí en 2020. Me interesaba otro proyecto y para mi fue una sorpresa inesperada. Nunca imaginé que pudiera sacar tanto jugo a determinadas capacidades como está ocurriendo en esta posición. Mi complementariedad con mis compañeras Lucía y Juls es también muy alta. Nos entendemos y aprendemos. Es el ejemplo perfecto de eso que llaman idoneidad persona/puesto.  

¿Qué crees que ha aportado Telefónica a la sociedad desde su nacimiento? 

Es obvio que formamos parte de la historia de los países en los que operamos, muy especialmente en España, pero también en otros, incluso en países de los que salimos, se ha dejado una huella (cómo Republica Checa donde permanece la marca O2 y a la que tengo especial buen recuerdo porque participé en la due dilligence). 

Lo obvio es decir que hablar de nuestro propósito, conectar personas pero diría que también hemos dejado una impronta en la forma de hacer negocios. Telefónica siempre ha estado por delante de Compliance. Recuerdo un reporte que encontré hace diez años y que hablaba sobre el posible impacto de las infraestructuras en la salud…Era de principios de los 70, décadas antes de que hubiera un alarmismo sobre el tema. Telefónica se había preocupado por investigar si podía hacer efectos nocivos sin que nadie se lo pidiera. Por eso me gusta mucho el título del programa de estrategia de Universitas: “Adelantándose a lo inesperado”, como también ocurrió cuando llegó la pandemia y nos encontró más preparados de lo que podríamos haber previsto.  

¿Dónde ves Telefónica en el futuro? 

Como ahora, en el mismo corazón de la revolución tecnológica. Bombeando al resto del organismo. Y quiera pensar que estaremos mejor posicionados en la cadena de valor. Creo que mucha gente no ve que, sin nosotros, la usabilidad de su tecnología favorita sería mucho peor. 

Y espero verlo, carajo. No soy tan viejo como aparento.  

¿Podrías vivir sin teléfono móvil? 

Diría que sí. De alguna forma, echo de menos los tiempos…antes del correo móvil. Diría que eso ha multiplicado el número de emails. La multicanalidad tampoco la disfruto. Eso de que te entre al mismo tiempo una petición por chat de Teams, otra por un grupo de WhatsApp y una tercera, por Outlook conlleva pérdida de tiempo. Diría que no lo estamos utilizando bien.  

Pero con seguridad no podría vivir sin internet. Lo que ocurre es que conectarse desde un pc un par de veces al día te quita estar mirando el dispositivo cada dos por tres. 

Pero, bueno, al final del día, el dispositivo trae más cosas buenas que malas. 

Ayúdanos a resolver uno de los grandes enigmas de la humanidad: la tortilla de patata… ¿Con cebolla o sin cebolla? 

Esto ¿existe la tortilla sin cebolla? En ese caso ¿estamos seguro de que se le pueda llamar “tortilla”? Yo diría que no. Creo que habría que tipificarlo como delito grave. En otros tiempos, sería motivo de destierro seguro.  

En cualquiera de los casos, a la tortilla de patata con o sin lo que no le puede faltar son dos chorizos fritos haciéndole compañía, un pegote de mahonesa y media barra de pan. 

Vaya, ahora tengo hambre. 

Nomina a otro compañero para aparecer en esta sección 

Me pones en un aprieto. Hay mucha gente interesante en esta casa. Me inclino por mi compañera Susana Diago, también de la People Office. Es poseedora de una habilidad que Telefónica necesita para maximizar todo el potencial del equipo; la colaboración sin límites. Además, tiene dos cosas que envidio mucho: paciencia y serenidad.  

  

En #Lodelatortilla entrevistamos a empleados de Telefónica sobre temas diversos, a la vez que tratamos de resolver uno de los grandes dilemas de la humanidad.

Ranking de la tortilla

63%

Concebollistas

19%

Sincebollistas

18%

Otroscebollistas

¡No te quedes fuera del ranking! Queremos saber sobre ti. ¡Cuéntanos tu historia!
* Encuesta para empleados de Telefónica


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.

close-link
Logo Centenario Telefónica Celebra con nosotros el Centenario de Telefónica
EMPIEZA LA AVENTURA