Nuevos enfoques para la educación del futuro

En 2020, el año de la pandemia, la educación vivió uno de sus mayores retos: El cierre físico de las escuelas ponía en peligro la continuidad de la educación. La digitalización fue la solución al desafío que presentaba la crisis sanitaria. En ese momento, la formación avanzó con pasos de gigante hacia el futuro, abriendo nuevos espacios para la formación. Ahora la comunidad educativa tiene el desafío de adaptarse a nuevos escenarios: aprender y enseñar en digital.

14/06/2021

En 2020, el año de la pandemia, la educación vivió uno de sus mayores retos: El cierre físico de las escuelas ponía en peligro la continuidad de la educación. La digitalización fue la solución al desafío que presentaba la crisis sanitaria. En ese momento, la formación avanzó con pasos de gigante hacia el futuro, abriendo nuevos espacios para la formación. Ahora la comunidad educativa tiene el desafío de adaptarse a nuevos escenarios: aprender y enseñar en digital.

La mejor herramienta para impulsar el desarrollo de un país, no solo económico, sino social, es la educación. Esta permite la movilidad socioeconómica ascendente y es clave para salir de la pobreza, tal y como describe Naciones Unidas. Tiene tal impacto que es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS. Sin embargo, el coronavirus ha cambiado el paradigma educativo. La digitalización ha entrado en las aulas y en los métodos de enseñanza, creando aulas sin barreras, sin espacios físicos y sin la necesidad de la presencialidad.

El conocimiento de las nuevas tecnologías es necesario para acceder a una educación innovadora. En este sentido Telefónica, a través de su Fundación, está comprometida con la reinvención educativa, para que los estudiantes estén formados con las competencias del siglo XXI y puedan desenvolverse en el mundo del mañana. Para llevara a cabo este plan, ya existen iniciativas como Telefónica Educación Digital, una plataforma formativa que cuenta con una oferta de más de 1.500 cursos y 2,5 millones de usuarios. Solo en 2020, TED impartió 488 cursos, lo que supuso un 27% más que en 2019, y 17.500 horas de formación, un 52% más que en el año anterior, principalmente sobre idiomas y tecnología, y mantiene vigentes 100 convenios con universidades e instituciones internacionales.

 

Nuevas formas de educar

Tal y como señalaba Rebecca Henderson durante el Foro EnlightED 2020, “el cómo enseñar es más importante que el qué enseñar”. Las nuevas tecnologías ya están creando nuevas maneras de educar, que deben adaptarse a las nuevas formas de vivir, y son grandes aliadas de la formación. Por ejemplo, el despliegue de la red 5G ha permitido el desembarco en las aulas de otras herramientas disruptivas como la realidad virtual. Capaz de crear entornos inmersivos reales, como caminar por el fondo del mar, favorece el desarrollo de la curiosidad de los alumnos, mejora los procesos de comunicación y aprendizaje, y fomenta la participación a través de soluciones interactivas. También puede aportar métodos inclusivos, a través del juego (o gamificación) para eliminar las barreras de aprendizaje.

Si a la realidad virtual se le suma la realidad aumentada, capaz de aportar soluciones aplicadas a la experimentación del conocimiento impartido en el aula, la creatividad y la capacidad para resolver problemas de los alumnos crecen de manera importante. Hay que tener en cuenta que el cerebro humano retiene el 90% de lo que experimenta, frente al 10% de lo que lee y al 20% de lo que oye.

Por su parte, las experiencias con tecnologías táctiles esperan tener una amplia presencia en las aulas, en especial entre los estudiantes más jóvenes y en los talleres de habilidades prácticas, gracias al llamado internet táctil.

Todo ello va a permitir ofrecer una educación adaptada y personalizada a cada alumno, con independencia de la etapa formativa en la que se encentre, así como planes de formación continua a lo largo de la vida de las personas, permitiendo actualizar susconocimientos, gracias al llamado microaprendizaje, es decir, sesiones de contenido muy concreto. El objetivo es fomentar la empleabilidad, y adaptar el perfil laboral en función de las nuevas necesidades del mercado laboral.

Los educadores por su parte deben adoptar nuevos conocimientos para desarrollar su labor de la mejor forma posible. Para ello, ya cuentan con plataformas de formación al profesorado y de intercambio de servicios y conocimiento entre diferentes centros educativos, soluciones multimedia de apoyo a la labor docente e instrumentos de dinamización del aula virtual, incluyendo herramientas de conocimiento creativo.

 

Nuevos perfiles

De un tiempo a esta parte la demanda de perfiles digitales no para de crecer, incluidos los que se dan en la Formación Profesional. Las empresas españolas buscan especialización en ámbitos tan atractivos como estrategia digital, marketing, comunicación y social media, big data y business analitycs, creatividad, experiencia de cliente, e-commerce o recursos humanos, entre otros. Una tendencia que prueba la importancia de la educación digital. Según Jeff Magioncalda, CEO de Coursera, “uno de los grandes desafíos de la educación hoy es no perder el foco en el objetivo de la empleabilidad”

En este contexto profesional, para Fundación Telefónica, la prioridad está en la modernización de la educación, que incorpore tanto la formación digital técnica como el desarrollo de habilidades blandas, y que llegue a todos. Una educación basada en la innovación y que favorezca tanto la igualdad de oportunidades, como la construcción de una nueva sociedad global e inclusiva. Quizá uno de los mayores retos de la educación del futuro sea garantizar que nadie se quede atrás.

 

Niños y profesora, usando nuevas tecnologías en la escuela

 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.