Diversidad LGBT+, ¿un asunto de interés para las empresas?

Cuando hablamos de diversidad LGBT+, es decir, de la diversidad de orientaciones e identidades sexuales que existen en la sociedad, nuestra primera lectura pasa por categorizar estos ámbitos como parte de la intimidad de las personas. Y es así, no nos equivocamos. Sin embargo, lo cierto es que numerosos estudios demuestran que, incluso pese a la aparente normalidad, la mayoría de las personas que se identifican con alguna de las siglas LGBT+ a menudo se siente incómoda o incluso amenazada ante la posibilidad de que su entorno sea conocedor de su orientación o identidad sexual.

Diversidad LGBT+ y su importancia en las empresa.
Pablo Cano - avatar

Pablo Cano

Tiempo de lectura: 5 min

Uno de esos estudios fue el proyecto ADIM, «Avanzando en la gestión de la diversidad LGBT en el sector público y privado», financiado por la Unión Europea y en él que en 2019 participaron 16 empresas de España y Portugal. A través de ese estudio, en Telefónica llevamos a cabo un diagnóstico de esta realidad entre nuestros empleados, que nos permitió saber que la mayoría de nuestros compañeros LGBT+ prefiere evitar hablar con sus jefes o equipo de su pareja o familia. Esto podría ser simplemente porque son recelosos de su intimidad, pero la realidad es que, entre otras razones, esgrimían sentir temor a cuchicheos o a que se penalizara su desarrollo profesional.

Parece mentira, ¿no? A estas alturas de la vida, personas adultas siguen temiendo ser ellas mismas frente a otras personas adultas, y se sienten ansiosas frente a un simple café con sus compañeros tras las vacaciones, prefieren no acudir a un encuentro de team-building o incluso prefieren no demandar los días libres que les corresponden ante el ingreso hospitalario de su pareja o para irse de luna de miel. Teniendo en cuenta que tan solo un 38% de las personas LGBT+ en España están fuera del armario en su trabajo, queda patente que las organizaciones tienen un importante reto por delante.

La importancia de la sensibilización

Por ello, en Telefónica, además de contar con una Política de Diversidad e Inclusión y de que ponemos a su disposición nuestro Canal de Denuncias y Consultas, que permite reportar de forma anónima o personal cualquier caso de acoso o discriminación, hemos trabajado en múltiples campañas de sensibilización, con especial foco en el mes del Orgullo, pero sin dejar de llevar a cabo acciones en otros meses del año. Nuestros cursos, talleres, eventos y vídeos corporativos han abordado temas como el papel de los aliados no LGBT+ para lograr la igualdad, la visibilidad lésbica, el bullying y acoso en redes sociales, la realidad de las personas intersexuales, la salud y el bienestar emocional de los empleados LGBT+ o la transición de género en el trabajo, entre otros.

Además, contamos con grupos de afinidad, presentes en geografías como España, Brasil, Reino Unido o Hispanoamérica, que permiten alinear las acciones con los intereses y preocupaciones de la comunidad LGBT+. La participación en eventos externos y, particularmente, en las principales marchas del orgullo de ciudades como Madrid, Londres o São Paulo, también ayudan a construir entornos donde nuestros empleados se sientan valorados e incluidos.

La apuesta por la integración laboral

En los últimos años ha sido especialmente relevante la apuesta por la integración laboral de las personas trans. En España, además de participar en el proyecto YesWeTrans, de FELGTBI+, organizamos talleres de empleabilidad para personas trans en riesgo de exclusión y hemos lanzado una guía de transición de género en el trabajo, que busca orientar tanto al empleado en transición como a su mánager durante todo el proceso.

Sin embargo, la apuesta por la inclusión LGBT+ no atañe tan solo a los empleados. Según un estudio reciente de Ipsos, en algunos países de nuestra huella, como Colombia, Reino Unido, España o Brasil, el porcentaje de personas no heterosexuales oscila entre el 10% y el 14% del total, y las cifras son muy superiores en la generación Z. Teniendo esto en cuenta, además de tratarse de una cuestión de talento y de derechos humanos, se trata de una cuestión de negocio. Las empresas deben tener en cuenta en sus procesos de innovación y en todos los canales de comunicación y puntos de contacto con el cliente que este es diverso, y que velar por ofrecer una oferta y una experiencia inclusiva y atractiva para el mismo tiene un impacto directo en los resultados.

El papel de la tecnología

Por otro lado, la tecnología es indudablemente un habilitador clave para promover el bienestar de las personas, y de hecho así queda patente en la misión de nuestra compañía. Las empresas debemos tener una perspectiva de inclusión a la hora de desarrollar nuestras tecnologías, con el objetivo de asegurar que no solo mejoramos la vida de las personas en general, sino de todas las personas, sin dejar a nadie atrás.

Cabe señalar que las personas LGBT+ pueden verse impactadas por el uso de la tecnología de una forma especial. Por ejemplo, los mayores LGBT+ deben afrontar su vejez haciendo frente a mayores tasas de soledad y aislamiento que la media, y a menudo con redes familiares más débiles. La tecnología puede ser un catalizador esencial para facilitar el acceso de estas personas a entornos seguros, donde no se sientan discriminados, reduciendo la soledad. Además, tiene la capacidad de proveer de servicios asistenciales accesibles y asequibles, especialmente a personas que viven solas. En esta línea, la capacitación en habilidades digitales, que forma parte de las prioridades de Fundación Telefónica, se presenta como la herramienta necesaria para reducir la brecha digital que afecta las personas más mayores, y que a menudo provoca un todavía mayor sentimiento de aislamiento y soledad.

Si miramos a los más jóvenes, todos los niños o adolescentes pueden ser víctimas de bullying. Sin embargo, hay ciertos criterios como la orientación o identidad sexual, que exponen a los jóvenes tasas de acoso todavía mayores a la media. Sin ir más lejos, un estudio de UNESCO señalaba en 2022 que el 54% de las personas LGBT+ de entre 13 y 24 años han sufrido acoso escolar por su orientación sexual e identidad de género.

En un contexto en el cual internet puede actuar como el vehículo para reproducir estas situaciones de acoso, las compañías debemos esforzarnos en hacer de Internet un lugar más seguro a través del impulso de iniciativas formativas y de sensibilización en el que niños y sus familiares puedan sacar el máximo potencial de las herramientas digitales. Por ello, en Telefónica llevamos a cabo numerosas iniciativas de concienciación en temáticas como grooming, sexting, ciberacoso, violencia digital, tolerancia en Internet, gaming u ocio digital, alcanzando alrededor de 10 millones de personas impactadas en 2022.

La inclusión de las personas LGBT+ supone, por un lado, una oportunidad para las empresas, tanto desde el punto de vista del talento, como desde la óptica del negocio. Además, grandes compañías como la nuestra tenemos el deber de impactar positivamente en la sociedad, en nuestro caso apalancándonos en el potencial de la tecnología. En este sentido, tenemos la obligación de desarrollar nuestra actividad con una perspectiva de inclusión y diversidad, sin dejar a nadie atrás, y promoviendo el bienestar de todas las personas a través de la tecnología.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.