Atrás

Transformación digital de las pymes: una oportunidad de ser más competitivas, eficientes y rentables

Pymes y autónomos forman el 99% del tejido productivo español y agilizar su digitalización ayudará a acelerar tanto su productividad como la recuperación económica del país. La adopción de las TIC marcará la diferencia entre aquellas empresas que no consigan adaptarse a los cambios y las que sigan afrontando con éxito retos como el teletrabajo, la ciberseguridad o la automatización de procesos, adelantándose a lo que está por llegar.

La pequeña y mediana empresa agrupa a más de 2.880.000 (frente a las 4.765 grandes empresas que operan en España), y se desarrolla en un entorno productivo que gira sobre la economía digital. Por tanto, la tecnología se ha convertido en el motor que las empuja a ser más productivas, a hacer que su negocio crezca y a adaptarse a los cambios que la propia innovación está provocando en todos los sectores.

La transformación digital es una gran oportunidad para transformar los modelos de negocio hacia otros más flexibles e innovadores, y aumentar la productividad de estas empresas, su rentabilidad y su competitividad respecto a otros países. Estar a la vanguardia asegura les ayuda a crecer en un entorno seguro, minimizando el impacto en su actividad diaria y garantizando así la continuidad de su negocio.

El uso de herramientas digitales es un factor clave que ayuda a los negocios a gestionar sus procesos de forma más sencilla, descubrir nuevos nichos de mercado, y ampliar sus mercados, llegando incluso a la internacionalización. Así, con la implementación de soluciones integrales, flexibles y personalizadas, según las necesidades de cada negocio, pueden prosperar más rápido.

 

La pyme flexible

La situación provocada por la crisis sanitaria del Covid-19 ha supuesto un antes y un después en todos los ámbitos, incluidas las pymes. Una de sus prioridades ha sido conseguir la movilidad y flexibilidad del puesto de trabajo, para acceder a la información y procesos desde cualquier sitio y a cualquier hora de forma colaborativa, productiva y segura.

En este sentido, Telefónica viene desarrollando desde hace años una estrategia para acercar a las pymes aquellas tecnologías disruptivas que ya utilizan las grandes empresas como el 5G, Big Data, IoT, blockchain o cloud, necesarias para llevar a cabo su digitalización: conectividad, seguridad y el uso de la nube.

Algunos de estos servicios en la nube permiten unos retornos de la inversión de cerca del 200% en apenas 3 años, simplificando los retos digitales más complejos. Esto es posible ya que se unifican todas las herramientas colaborativas y productivas necesarias para cada negocio: desde compartir calendario entre empleados o programar reuniones e invitaciones automáticas, vía correo electrónico, hasta realizar llamadas desde cualquier dispositivo, compartir pantalla para trabajar en equipo, editar documentos con trabajo simultáneo y guardar cambios en la nube, entre otras funciones.

Todo ello de forma segura, ya que cada empresa puede definir su configuración de seguridad con opciones como la verificación en dos pasos o el inicio de sesión único. El objetivo es conseguir que sus negocios sean competitivos sin grandes gastos, sin grandes inversiones, de una manera escalable, flexible y fiable.

 

Formación digital y empleo

La transformación digital de este entramado productivo debe ir unido a una formación y una empleabilidad acorde con los nuevos desafíos, ya que genera el 70% del empleo en el país. Son las empresas las que deben impulsar la capacitación técnica (y humanística también) de sus empleados para fomentar una actitud creativa.

A la larga, esta integración de conocimientos y habilidades será imprescindible para afrontar los empleos del futuro. Porque el desarrollo de habilidades como la creatividad, el pensamiento crítico, las habilidades sociales, el pensamiento emocional, el trabajo colaborativo y la capacidad de inspirar, será la mayor garantía para un futuro marcado por la automatización y robotización.

 

Beneficios reales

La digitalización ayuda a las pymes a ser más eficientes y productivas, ya que gracias al análisis de los datos pueden optimizar la toma de decisiones, conocer mejor a sus clientes y agilizar sus tiempos de respuesta con el objetivo de ofrecer una experiencia de cliente diferencial y omnicanal, o ampliar las alianzas con sus proveedores.

La tecnología ofrece a las empresas, sin importar su tamaño, herramientas sencillas y soluciones que se adaptan en función de las necesidades de cada momento.

Además, modernizar las infraestructuras también ayuda a automatizar procesos reduciendo costes, así como a disminuir el CO2 gracias a la adopción de entornos innovadores que favorecen y fomentan entornos de trabajo, productos y servicios más sostenibles.

 

Compañeros trabajando en la oficina