Atrás

Sebastián Nieto (OCDE): “Crear y consolidar alianzas con el sector privado es más importante que nunca”

 

Sebastián Nieto Parra es doctor en Economía y jefe para América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). Previamente, trabajó como economista sénior en el Grupo Santander para América Latina y fue funcionario del Banco Central y del Ministerio de Hacienda de Colombia. Su amplia experiencia profesional y su especialización formativa han despertado en él un gran interés por las finanzas internacionales y la economía política en los países emergentes.

Entre sus ocupaciones dentro de la OCDE, Sebastián es el responsable del Informe LEO (Latin American Economic Outlook), cuya edición del año 2020 se presentó hace algunas unas semanas con foco en la Transformación Digital para una mejor reconstrucción de América Latina y Caribe. En esta entrevista en exclusiva para Telefónica analiza las oportunidades y retos que ofrece la digitalización, la importancia de la colaboración con el sector privado y las políticas públicas necesarias para fortalecer la región.

 

Las perspectivas económicas de Latinoamérica están claramente marcadas por la pandemia que estamos viviendo. Uno de los factores clave que nos ha enseñado es la urgencia en terminar con las trampas o brechas digitales y, más concretamente, con la falta de conectividad. ¿Cómo pueden los países aprovechar al máximo la transformación digital y qué papel tienen las empresas como Telefónica en este ámbito?

Hay algunos elementos clave de la agenda de política pública para aprovechar al máximo la transformación digital en las empresas, los trabajadores y los hogares. Quisiera insistir en cuatro aspectos fundamentales.

Primero, con el fin de impulsar la productividad, las políticas deben tener por objeto apoyar la adopción de herramientas tecnológicas con ecosistemas digitales integrales, infraestructuras adecuadas y conocimientos digitales apropiados. Segundo, es necesario abordar las brechas digitales para que los beneficios de la transformación digital lleguen a todos, teniendo en cuenta las dimensiones geográfica, socio-económica, de género y edad. Tercero, dado que las tecnologías digitales ofrecerán oportunidades y desafíos al mercado laboral, se debe asegurar así una transición fluida al adoptar los nuevos empleos y dejar atrás los puestos de trabajo obsoletos. Finalmente, es necesario impulsar las competencias digitales adecuadas en las diferentes etapas de la vida.

Existe una condición para que se emprendan las acciones anteriormente mencionadas: estas medidas deben coordinarse en el marco de las estrategias nacionales de desarrollo, vinculándolas directamente a las agendas digitales.

 

Gráfico digitalización en planes nacionales

Fuente: Informe LEO (2020)

 

El sector privado juega un papel primordial en dichas acciones de política mediante su participación en el diseño, gracias a mesas de diálogo de planeación, y la implementación de la agenda digital. De hecho, la crisis del Covid19 hace que la necesidad de crear y consolidar alianzas con el sector privado sea más importante que nunca para responder eficientemente a las necesidades del sector productivo y de los hogares en el campo digital.

La decimotercera edición de nuestro informe Perspectivas económicas de América Latina (LEO 2020), producido conjuntamente por el Centro de Desarrollo de la OCDE, la CEPAL, la CAFBanco de Desarrollo de América Latina y la Comisión Europea, fue precisamente sobre la Transformación digital para una mejor reconstrucción y desarrolla en detalle estos puntos y en particular cómo la cooperación con diferentes actores, incluido el sector privado, es fundamental.

 

La adopción de medidas y reformas fiscales es una de las iniciativas más relevantes para la recuperación de las economías durante y después de la pandemia. A este respecto, ¿qué medidas sería necesario adoptar en América Latina para poder salir reforzados de esta crisis?

Esta crisis ha afectado la región en un momento en el que los niveles de confianza y satisfacción ciudadana son particularmente bajos. Más que nunca, como lo mencionamos en nuestro análisis COVID-19 en América Latina y el Caribe: consecuencias socioeconómicas y prioridades de política, esta crisis subraya la necesidad de coordinación y coherencia de todas las partes involucradas, la necesidad de poner en marcha respuestas más eficaces, y de crear un consenso entre los ciudadanos en torno a un pacto sostenible.

Movilizar recursos para crear resiliencia y financiar un desarrollo inclusivo debe ser un elemento clave de dicho pacto. La crisis destaca la necesidad de contar con más financiamiento para los servicios públicos, la protección social y la competitividad. Es necesario reformar los sistemas tributarios y de gastos, y mejorar la administración tributaria. En particular, la política fiscal resulta una herramienta fundamental para mejorar la inclusión gracias a sistemas fiscales más progresivos, para apoyar el empleo formal mediante medidas en pro del emprendimiento, y para responder a la imprescindible transición hacia una economía baja en carbono.  

 

La Covid-19 también nos ha mostrado que la digitalización de las Administraciones públicas y las PYMES es otra prioridad que la región debe abordar sin dilación. ¿Cómo podemos afrontar este reto en Latinoamérica con éxito?

Las nuevas tecnologías digitales pueden transformar las administraciones públicas y conseguir que sean más creíbles, eficientes, inclusivas e innovadoras. De este modo, se puede contribuir a restablecer la confianza en los gobiernos simplificando los complejos sistemas burocráticos, prestando servicios públicos más inclusivos –como los servicios de salud a través de Internet o el aprendizaje por medios electrónicos– que lleguen a los sectores más desfavorecidos de la sociedad, dotándolos de una mayor apertura y transparencia, y permitiendo la participación de los ciudadanos en los procesos de toma de decisiones.

 

Gráfico índice desarrollo digital en América Latina y Caribe

Fuente: Informe LEO (2020)

Respecto a las PYMES, la región se caracteriza por el predominio de microempresas y pequeñas empresas que tienen una escasa productividad, que a menudo están desconectadas de sus mercados y que no tienen capacidad para absorber el shock generado por la pandemia. Las herramientas digitales pueden contribuir a impulsar la productividad e incrementar su competitividad, sobre todo en el caso de las empresas que se están quedando atrás. Por ejemplo, en algunos países de la región la brecha entre las pequeñas y grandes empresas que poseen su propio sitio web es superior a 30 puntos porcentuales. Por tanto, las políticas deben tener por objeto apoyar la adopción de herramientas tecnológicas para promover al máximo la inserción de las PYMES en el tejido de producción para generar mayor competitividad en las cadenas locales y regionales de valor.

 

POSTS RELACIONADOS