Buscador
Atrás

Es la educación, ¡estúpido!

 

Una llamada a la acción para evitar una brecha generacional

Durante las elecciones presidenciales de 1992, el principal estratega de la campaña de Clinton, James Carville, garabateó en una pizarra blanca en su sede la conocida cita "Es la economía, ¡estúpido!" Casi 20 años después parece que la educación se ha convertido en la nueva división política.

Casi 1.600 millones de estudiantes en más de 90 países de todos los continentes se han visto afectados por la pandemia COVID-19, lo que ha creado el mayor trastorno de los sistemas educativos conocido en la historia. Esta crisis sanitaria ha exacerbado las disparidades preexistentes que tendrán efectos sustanciales más allá de la educación en muchos de los niños, jóvenes y adultos más vulnerables al aumentar las actuales diferencias de género, edad, raza y riqueza.

El pasado 10 de septiembre la OCDE organizó un panel virtual sobre "La escolarización en tiempos de COVID-19: Cómo la pandemia está cambiando la educación". Este evento contó con la participación de reconocidos expertos que debatieron, entre otros temas educativos, sobre cómo esta crisis ha estimulado innovativas soluciones para apoyar la educación a distancia. Las decisiones actuales y sus implicaciones sociales y económicas serán cruciales en el conjunto de nuestras sociedades.

Magdalena Brier, Directora General de la Fundación ProFuturo, contribuyó en este evento virtual presentando el programa de educación digital modular y flexible de ProFuturo, creado en 2016 por la Fundación Telefónica y la Fundación La Caixa, cuyo principal objetivo es reducir la brecha educativa mejorando, a través de la tecnología, la calidad de la educación de los niños y niñas que viven en entornos vulnerables.

 

Oecd forum event

 

Los cinco pilares en los que se basa el programa son:

  • Formación de profesores y gestión de las clases: En ProFuturo el maestro se concibe como la pieza clave para lograr un cambio significativo en la calidad de la educación. Gracias a una metodología mixta, con formación presencial y digital, los profesores adquieren capacidades tanto pedagógicas como digitales.
  • Plataforma digital y suministro de equipos: La solución digital incluye 1.800 horas de formación en 138 unidades didácticas para cada idioma (español, inglés, francés y portugués), así como un sistema para que los profesores incorporen sus propios contenidos y hagan un seguimiento de los alumnos.  En cuanto a los equipos, tras evaluar los recursos de la escuela que participa en el programa, ProFuturo ofrece tres tipos de equipos:
    • Para las escuelas que no tienen hardware o conectividad.
    • Para escuelas con hardware y conectividad.
    • Para escuelas que no tienen todo el equipamiento.
  • Acompañamiento y apoyo técnico/pedagógico: ProFuturo proporcionó apoyo técnico y de capacitación en el área de implementación, tanto durante el despliegue como en la fase de adaptación del programa.
  • Sensibilización de la comunidad: El programa fomenta la interacción entre la escuela y la comunidad. Busca capacitar a la comunidad para asegurar la máxima continuidad del programa, promoviendo su apropiación para que la asuman como propia.
  • Monitoreo y evaluación: ProFuturo cuenta con una herramienta que mide los resultados del aprendizaje y el impacto del programa en cada comunidad, lo que permite tomar decisiones basadas en datos sobre los pasos a seguir en el futuro.

La situación actual nos obliga a innovar y a hacer esta transformación de forma más rápida y coordinada. Debemos aprovechar esta oportunidad para encontrar nuevas formas de abordar la crisis de aprendizaje y alumbrar un conjunto de soluciones que antes se consideraban difíciles o imposibles de aplicar.

Las Naciones Unidas han señalado en una nota política reciente que las perturbaciones causadas por COVID-19 en la vida cotidiana han hecho que hasta 40 millones de niños de todo el mundo se hayan quedado sin educación infantil en el año preescolar.

Ebook and booksEvitar que esta crisis de aprendizaje se convierta en una brecha generacional debe ser una prioridad máxima para los dirigentes mundiales y para toda la comunidad educativa, ya que todos los interesados tienen un papel que desempeñar para que esto suceda.

Recientemente Telefónica ha presentado su Pacto Digital, una propuesta sobre cómo afrontar la crisis actual, destacando la importancia de revisar la educación desde una perspectiva que fomente el aprendizaje a lo largo de la vida.

Si queremos evitar la escasez de habilidades, el desempleo masivo y el continuo crecimiento de la desigualdad, se debe capacitar a más individuos para participar de esta transformación. El primer paso para lograr ese objetivo pasa por modernizar nuestros sistemas educativos y los planes de estudio nacionales para satisfacer las necesidades de un mercado laboral en rápida evolución.

Además, garantizar la continuidad del aprendizaje durante el período de cierre de las escuelas también se ha convertido en una prioridad para los gobiernos de todo el mundo porque, tal y como recogía la cita de los escolares durante la reunión virtual de la OCDE, "hay algo peor que ir a la escuela todos los días, no poder ir en absoluto".

El Pacto Digital de Telefónica es una llamada a la acción para renovar nuestras políticas sociales y económicas que puedan ayudar a abordar las desigualdades existentes y potenciales que ponen en riesgo la sociedad sostenible e inclusiva por la que debemos trabajar. Las democracias deben adaptarse a su era digital y la educación debe ser uno de los compromisos a largo plazo. El tiempo se agota.

 

POSTS RELACIONADOS