Buscador
Atrás

El Big Data permitirá monitorizar la enfermedad, la violencia y la desigualdad

Alex Pentland, responsable del MIT Connection Science y Human Dynamics, y reconocido como uno de los 7 científicos de datos más importantes del mundo, ha visitado el centro de Telefónica I+D de Barcelona, situado en Torre Diagonal. Tras la visita, mantuvo una entrevista con Nuria Oliver, directora científica de TI+D, en la que explicó los retos, ventajas, uso e impactos del Big Data. Desde finales de 1995, Nuria y A. Pentland, director de la tesis de Nuria en el MIT,  han colaborado en varios proyectos. Lee la entrevista completa aquí.  

Entre otros mensajes, Pentland destacó que, a partir de la gestión del Big Data,  a diario hacemos uso de multitud de servicios que nos facilitan la vida. Apps como Waze o Google Maps, nos facilitan saber cómo va de cargada la autopista o tomar decisiones para movernos más rápidamente por la ciudad.  

El potencial de Big Data, basado en el análisis de grandes volúmenes de datos anónimos y agregados, puede cuantificar el comportamiento humano y mejorar su calidad de vida.   Por ejemplo, permite conocer  movimientos poblacionales, que son de utilidad en casos de emergencias, catástrofes naturales o en temas sanitarios. Permite deducir qué vecindades no tienen los medios de transporte adecuados o no tienen suficientes escuelas u hospitales. Si conocemos los patrones sobre cuándo y cómo van y vuelven los ciudadanos del trabajo,  podremos conocer el riesgo y patrones de propagación de una enfermedad entre la población. Y si lo sabemos, podremos planificar, entre otras acciones, cuáles son los lugares adecuados para ubicar una clínica. El Big data contribuye a tomar decisiones para mejorar el sistema sanitario público, combatiendo, por ejemplo, amenazas tan graves como el ébola, de una manera mucho más efectiva. Estas decisiones pueden comportar un gran cambio en la vida de las personas.

Respecto al mundo de la empresa, no solo permite decidir -entre otras muchas posibilidades- la conveniencia de instalar una tienda, sino que además sabremos qué tipo de producto tenemos que vender, porque conoceremos el  perfil y edad  aproximada de nuestro público.

El reto más grande –explicó también este científico condecorado con numerosos galardones internacionales- recae en la privacidad.  "Cuando hablamos de Big Data, el imaginario colectivo debería proyectar la idea de que siempre hablamos de datos agregados y anonimizados", insistió.

Alex Pentland, que ha trabajado para la ONU como consejero, considera que todas las naciones desean impulsar el bienestar de sus ciudadanos y un desarrollo sostenible.  Las capacidades del Big Data contribuirán a alcanzar este objetivo. Nos permitirán monitorizar la violencia, la desigualdad y la enfermedad.  El reto es saber cómo hacerlo, cómo convertir este objetivo en realidad.

POSTS RELACIONADOS

Lourdes Tejedor / @madrid2day

Telefónica Public Policy & Telefónica España Regulatory teams