Buscador
Atrás

B20: hacia una economía digital orientada al futuro

 

Bajo el tema "Resiliencia, responsabilidad y receptividad: Hacia una economía mundial sostenible orientada al futuro", esta semana Berlín ha acogido la Cumbre B20 después de meses de trabajo duro en que toda la comunidad empresarial del G20 ha elaborado recomendaciones conjuntas y ha defendido acciones políticas específicas en el plan de acción del G20.

La novedad en esta edición alemana del B20 ha sido el foco en el tema clave de la digitalización. Por primera vez, un grupo de trabajo del B20 ha desarrollado soluciones a los desafíos de una economía mundial digital en la que consumidores y empresas tienen acceso a productos y servicios innovadores de mayor calidad.

 

El B20 en Alemania ha organizado varios eventos en los que ha promovido el diálogo entre los responsables políticos, la sociedad civil y las empresas a nivel internacional, con el objetivo de dar un fuerte impulso a las reformas completas que deben llevarse a cabo para fomentar la innovación, el crecimiento económico y la creación de empleo en un mundo cada vez más incierto.

 


Un año más, Telefónica ha participado en diferentes conversaciones, colaborando en dos de los cinco temas de los equipos de trabajo específicos (Crecimiento financiero e Infraestructuras y digitalización) y en uno de los grupos temáticos de Cross en un foro que, como el G20, es un proceso perenne con actividades activas durante todo el año.

Telefónica cree que los proyectos de infraestructuras tienen un impacto positivo considerable en el crecimiento económico futuro, así como en el desarrollo de la resiliencia, pero muchos países todavía tienen que hacer frente a deficiencias considerables que reducen su potencial.

Mejorar las condiciones y dar soporte a ambientes legales y regulatorios estables (incluyendo una mayor seguridad a efectos fiscales) es fundamental para las empresas privadas que invierten a largo plazo para construir caminos sólidos para un crecimiento sostenible y una estabilidad financiera.

 

En cuanto a la digitalización, se estima que la economía de Internet tiene una tasa de crecimiento anual del 10 % del producto interior bruto del G20, pero el impacto total sobre la digitalización se extiende mucho más allá de un efecto positivo en el PIB.

 

Nuestras economías, nuestras empresas y nuestras máquinas están cada vez más interconectadas y también están facilitando que nuevos modelos de negocio sean más eficientes y necesitamos superar la brecha digital de esta economía mundial para aprovechar todos los beneficios que nos proporciona la tecnología.

Es importante establecer una comprensión holística de este proceso con una visión antropocéntrica para lograr una digitalización beneficiosa real e inclusiva.
 

Las áreas centrales de este equipo de trabajo han girado en torno a tres cuestiones básicas:
 

1. Conectividad mundial: Mientras que Internet forma parte de la vida diaria de muchas personas, todavía hay casi 4000 millones de personas que no lo utilizan. La conectividad electrónica es la brecha más grande que existe entre las pequeñas y las grandes empresas para internacionalizar y la ciberseguridad también se ha convertido en una de las principales preocupaciones de las industrias (de acuerdo con un informe reciente del WEF, los ciberataques cuestan a la economía mundial 445 mil millones de dólares anualmente). Dar un acceso asequible a los que no están conectados y crear un entorno digital más seguro es fundamental para asegurar que las oportunidades de digitalización se alcanzan por completo.
 

2. La Industria 4.0 y el Internet industrial. Muchas de estas soluciones digitales y tecnologías relacionadas ya están desarrolladas, pero su uso no está lo suficientemente difundido. Los miembros del G20 deberían fomentar el desarrollo y la utilización de normas y especificaciones interoperables mundialmente mediante el fomento de la cooperación público-privada.
 

3. Inteligencia artificial: Un campo de gran alcance de innovación que podría llevar la digitalización al siguiente nivel de transformación económica permitiendo que las máquinas comprendan, aprendan, razonen e incluso tomen decisiones o las apoyen. El posible impacto de la IA y sus implicaciones completas todavía no se entienden completamente y existe una necesidad social de contribuir al diálogo público en relación a estas tecnologías.
 

Sin embargo, para que todas estas oportunidades de riqueza creadas por la digitalización sean sostenibles, necesitamos cambiar y mejorar las habilidades y aptitudes de nuestra fuerza de trabajo. Es necesario que todo el mundo tenga acceso a programas de educación y capacitación de calidad para entrar y navegar de forma eficaz en el mercado de trabajo actual.
 

Con este esfuerzo necesario organizado a nivel internacional, el B20 de Alemania ha demostrado enarecidamente su compromiso de que el próximo año el B20 de Argentina continuará recibiendo ayuda de todos los negocios implicados en este foro mundial.

 

POSTS RELACIONADOS