Los parques tecnológicos, pieza clave en la recuperación económica

Los parques científicos y tecnológicos, donde el conocimiento y la innovación más punteros trabajan bajo el mismo techo, se posicionan como herramientas clave para la recuperación económica tras la pandemia, y para hacer frente a los nuevos retos a los que las empresas se enfrentan.

15/04/2021

Los parques científicos y tecnológicos, donde el conocimiento y la innovación más punteros trabajan bajo el mismo techo, se posicionan como herramientas clave para la recuperación económica tras la pandemia, y para hacer frente a los nuevos retos a los que las empresas se enfrentan.

Desde hace más de 30 años, estos espacios acogen en nuestro país tanto empresas innovadoras como centros universitarios y de investigación. Estos enclaves se han convertido en una potente plataforma que facilita la transferencia de conocimientos entre las distintas organizaciones que allí se establecen, y que ayuda a aumentar el desarrollo económico de su entorno.

Estas tecnópolis han crecido gracias al desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, -TICs-, y desde su nacimiento funcionan como semilleros de nuevas empresas, donde la innovación y la investigación son la base de su funcionamiento. También se caracterizan por ser impulsores en el intercambio de conocimiento con otros proyectos europeos innovadores, gracias a las numerosas redes de colaboración que los parques mantienen con distintos centros a nivel internacional.

Desde su creación, estos espacios han sido impulsores de la reactivación económica gracias a su papel como instrumentos de promoción de la innovación y la diversificación del tejido industrial. Tanto es así, que desde los años 90 estos parques eran los únicos lugares en los que las empresas, en especial las pymes, podían acceder a Internet de alta velocidad.

En este sentido, también se definen en muchas ocasiones como puerta de acceso real a las nuevas tecnologías, ya que ponen al alcance de todas aquellas empresas situadas en estos centros los últimos avances en desarrollo tecnológico, sin tener que arriesgar ellas mismas en la adopción de nuevas infraestructuras, suponiendo esta una gran ventaja competitiva para sus usuarios.

En la actualidad, estos parques empresariales son el enclave perfecto en el que poder disponer de esas infraestructuras tecnológicas de alto valor y aprovecharlas al máximo para hacer frente a la incertidumbre a la que están sometidas las organizaciones.

 

Acceso a la tecnología Blockchain

Siguiendo el camino marcado para facilitar el acceso a tecnologías de vanguardia, en 2020, Telefónica creó una red privada e independiente basada en blockchain y puso en marcha un programa piloto, en colaboración con la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE). Así daba acceso a cerca de 8.000 pequeñas y medianas empresas repartidas entre los 52 parques científicos y tecnológicos operativos miembros de la asociación. De esta forma se habilitaba el acceso a los beneficios que el uso de tecnologías, basadas en big data o inteligencia artificial a través de una plataforma en la nube, según las necesidades reales de cada organización.

El objetivo de este proyecto era facilitar la creación de canales de intercambio de información privados y seguros entre las diferentes empresas y el despliegue de sus propias aplicaciones descentralizadas. Así, cada compañía podía desplegar, de una forma sencilla, sus propios casos de uso sobre la red de blockchain y utilizar tokens, elementos a los que se les confiere un valor, para medir y registrar su propia actividad o la de sus productos y servicios. Con ello se promovía la creación de mercados digitales confiables para intercambiar valor o para desarrollar mejores estrategias de gamificación que involucren a sus usuarios en el uso de los servicios.

 

Impulso de la digitalización y la conectividad

Los parques científicos y tecnológicos también son grandes aceleradores de la digitalización y la conectividad, debido a su espíritu innovador, ya que son un perfecto ecosistema en el que conviven diferentes modelos de negocio como startups, empresas tecnológicas, capital extranjero y nacional o centros de estudios.

Así, la conectividad ha hecho posible que muchas empresas siguieran adelante con su actividad gracias al teletrabajo durante los peores momentos de la crisis sanitaria. La pandemia ha acelerado la conversión de esta modalidad en una tendencia laboral que pueda combinarse con el trabajo presencial, siempre y cuando este mix sea posible. Tras la pandemia, el uso y las necesidades de los espacios por parte de las empresas será distinto, gracias precisamente a la flexibilidad que ofrece, y se espera que se creen nuevas relaciones entre las empresas y sus trabajadores.

En este sentido, antes de la pandemia, el teletrabajo ya se posicionaba como un modelo óptimo para las empresas y para la sociedad por la reducción de las emisiones de CO2 que, tal y como indican ya numerosos estudios, así como los beneficios que aportan para conseguir la conciliación de la vida familiar de los trabajadores. Ahora el reto se centra en optimizar los nuevos modelos que han surgido. Para lograrlo con éxito, las tecnópolis juegan un papel importante por el soporte que ofrecen a las empresas que se asientan en ellas.

De igual forma, la tecnología ha permitido que la investigación y la innovación no se detuvieran en ningún momento. En estos tiempos de incertidumbre derivados de la crisis sanitaria, las empresas deberán afrontar los nuevos retos que vayan surgiendo y apostar por el uso de tecnologías digitales disruptivas, así como la aplicación de desarrollos innovadores generados en estos espacios, y la puesta en marcha de mecanismos de colaboración permanente online entre el ámbito científico y empresarial de cara a la creación de nuevos proyectos innovadores que aporten valor a otras empresas y a la sociedad.

 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.