La tecnología favorece la independencia de las personas mayores

Hablar con los nietos a través de una videollamada, relacionarse con los amigos, hacer la compra online o acceder a al entretenimiento digital para mantener la mente ágil y el corazón activo. Las nuevas tecnologías tienen mucho que ofrecer a los más mayores, porque la digitalización no tiene edad.

12/07/2021

Superar la brecha digital es uno de los grandes retos de aquellas sociedades altamente envejecidas. Y la adopción de las nuevas tecnologías en el día a día de las sociedades es una realidad, por lo tanto, es imperativo que los mayores puedan disfrutar también de los beneficios que aportan.

La importancia de la digitalización ya quedó ampliamente demostrada (en todos los aspectos) desde los primeros días de la pandemia. ¿El motivo? Su gran poder para conectar a las personas. Cuando las restricciones de movilidad aparecieron, las nuevas tecnologías llevaron besos y abrazos virtuales allí donde físicamente no se podía estar.

Y aunque pueda parecer todo lo contrario, según los datos recogidos por Fundación Telefónica en la última edición del Informe Sociedad Digital en España 2020-2021, el incremento del uso de internet entre las personas de mayor edad subió de forma considerable debido a la crisis sanitaria, ya que supuso para ellos seguir en contacto con sus familiares y amigos durante las etapas de aislamiento y les tendió un puente con el que acceder a contenidos tanto informativos como de ocio y entretenimiento.

En este sentido, el informe indica que el crecimiento de usuarios diarios en la franja de los 65 y los 74 años ha sido de 7,4 puntos, y ha llegado al 50,7%. Por encima de los 75 años también se han producido incrementos reseñables, ya que los usuarios diarios de 75 años y más alcanzan el 17,1% del total, 5,2 puntos más que en 2019.

Como consecuencia de este aumento del uso de internet, las habilidades digitales de los españoles se vieron reforzadas en 2020, puesto que los confinamientos obligaron a todos los ciudadanos, en mayor o menor medida, a utilizar herramientas digitales en múltiples actividades. De esta forma, el 41,1% de los españoles cuentan ya con habilidades digitales avanzadas, 5 puntos más que en 2019.

Un grupo cada vez mayor

Conocer cómo se utilizan las aplicaciones de mensajería instantánea, cuáles son las funciones básicas de un smartphone o una tableta o familiarizarse con las tiendas online, permite acortar la brecha digital y mejorar la calidad de vida de los mayores, ya que consiguen alcanzar su autonomía en un mundo conectado.

Bajo el título Un perfil de las personas mayores en España 2020, el Instituto Nacional de Estadística, INE, señala que la pirámide de población sigue cumpliendo años (y esta situación no es nueva). Según los datos estadísticos del Padrón Continuo, a 1 de enero de 2019, el número de personas mayores ascendía a 9.057.193, es decir, un 19,3% sobre el total de la población de 47.026.208. De todos ellos, hay un gran número que viven solos en sus hogares y que no pueden quedar aislados de la sociedad digital.

De ahí la necesidad (y la oportunidad) de desarrollar un amplio número de servicios y herramientas innovadoras enfocadas a mejorar la calidad de vida de los más mayores, especialmente en el campo de la salud. Por ejemplo, los servicios de teleasistencia son una gran ayuda en muchos hogares españoles. El acceso fácil y rápido a servicios profesionales para personas con algún tipo de dependencia o discapacidad a través de plataformas tecnológicas globales basadas en la tecnología móvil.

La robótica también tiene mucho que aportar. Como el proyecto LARES desarrollado por el Grupo de Sistemas Inteligentes (GSI) de la Universidad de Alcalá (GSI-UAH). Este robot ayuda a mejorar a autonomía de personas dependientes y mayores a través de una aplicación de tele-asistencia y tele-medicina. Este sistema une sensores e inteligencia artificial para la detección inteligente de emergencias en el hogar, ayudando también a los cuidadores a llevar a cabo sus tareas diarias. No hay que olvidar que siempre hay que cuidar al cuidador.

A diferencia de otros, LARES es un sistema pasivo, lo que implica que no es necesario que la persona, de forma activa, pida ayuda, sino que es capaz de detectar posibles situaciones “anómalas” y contactar automáticamente con los servicios de emergencia para comprobar si se trata de falsa alarma o es preciso intervenir. Una característica muy beneficiosa para aquellas personas que puedan sufrir algún tipo de deterioro cognitivo, como la enfermedad de Alzheimer.

Tecnología para la salud

El uso de nuevas tecnologías además de mantener una vida social activa, ayuda a conservar la salud en buen estado. Está demostrado que el aprendizaje de cualquier nueva habilidad aporta grandes beneficios al sector senior de la población, en especial a la salud mental.

Para ello existen cada vez más aplicaciones dirigidas a ejercitar la mente a estas edades. Desde los juegos más clásicos como el apalabrados, hasta juegos para pintar, puzzles de todo tipo o el solitario chino Mahjong. Solo los más atrevidos se adentrarán en los misterios de una Escape Room, o juegos de escape, que retan al más jugador más agudo con divertidos enigmas que resolver.

Acercar la tecnología

Y aunque cada vez son más los mayores que quieren lanzarse al océano tecnológico y disfrutar de sus bondades, salvar la brecha digital provocada por las diferencias generacionales no siempre es fácil. Hay que tener en cuenta que no toda la tecnología está adaptada a las personas mayores, y esto puede provocar cierto rechazo.

Para que el acceso a las nuevas tecnologías por parte de la población senior sea un éxito, es mejor iniciar un acercamiento con aspectos sencillos, sin darle mayor importancia a su utilidad real. Así, puede ser de gran utilidad elegir temáticas de interés para el “alumno”.

Con paciencia y motivación, la mejor manera para aprender es la práctica. Adecuar las herramientas a las necesidades de cada persona facilitará este trabajo. En la actualidad, es posible personalizar algunos aspectos de los dispositivos, smartphones y tablets, como el tamaño de las letras e iconos, el brillo de las pantallas o las aplicaciones por voz.

Por último, no hay que olvidar advertir a estos usuarios sobre algunos peligros que pueden encontrar en la red. La ciberseguridad también es algo que les interesa para mantener su privacidad a salvo y reconocer las estafas más típicas para no caer en ninguna de ellas.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.