La tecnología al servicio de los mayores

Mucho se habla de la relación de la tecnología y nuestros mayores, de su integración en el mundo digitalizado y del uso que hacen de todas las opciones que da internet, pero también hay que hablar de cómo ayudan las nuevas herramientas digitales en el cuidado de las personas mayores.

02/11/2021

Es evidente que los mayores, con el empujón de la pandemia, se están subiendo al tren de la digitalización. De hecho, según el Estudio Sociedad Digital en España 2020-21 de la Fundación Telefónica, el porcentaje de usuarios diarios de internet en la franja entre los 65 y los 74 años tuvo un incremento en el año 2020 de 7,4 puntos, un 50,7%, mientras que los usuarios diarios de 75 y más años suponen ya el 17,1% del total, 5,2 puntos más que en 2019.

Aprovechar los avances tecnológicos

Los avances tecnológicos nos están proporcionando un sinfín de posibilidades a todos y en todos los ámbitos de la vida, sin distinción de la franja de edad a la que se pertenezca, y que en el caso de los mayores tiene una gran incidencia en cuestiones relacionadas como la salud y su seguridad en general.

Cuando hablamos de tecnología pensada para mayores, no sólo nos referimos a los teléfonos móviles, con un amplio teclado, y unas prestaciones básicas, pensados para un uso sencillo, sino en multitud de posibilidades que ayudan en su día a día.

Hablamos del botón de emergencia, ya sea mediante una pulsera, un colgante o incluido en el mismo móvil, como una de las principales herramientas para su uso en el caso de que la personas mayor tengan algún tipo de contratiempo.

Se trata de una opción que con el paso de los años, se ha ido actualizando y que ahora incluye la posibilidad de la geolocalización gracias a que estos dispositivos pueden incluir GPS.

A la eficacia de esta herramienta, se ha unido en los últimos años los altavoces inteligentes, cada vez más presentes en los hogares, con los que se puede interactuar sin necesidad de grandes conocimientos tecnológicos, y que ayudan a conectarse con los seres queridos.

Su ventaja está en que su utilización está basada en la voz, de tal manera que a través de ella se puede hacer una llamada a un determinado contacto, poner una alarma o un recordatorio -para evitar esos inevitables olvidos- o escuchar música, incluso seguir una receta de cocina, entre otras muchas funciones. En definitiva, estos altavoces rompen con la barrera, en especial para los mayores, que supone no disponer de conocimientos o destreza con las nuevas tecnologías.

Pulseras, pastilleros, luces…

Pero también hay que hablar de pulseras inteligentes, que permiten conocer diferentes datos sobre la salud de la persona que lo porta, o que geolocalizan, con la posibilidad de aviso cuando salen de una zona de seguridad; pastilleros inteligentes, que avisan de cuándo se tiene que tomar determinadas medicinas, o las simples luces que se activan con el movimiento, por ejemplo en el cuarto de baño, para que al levantarse por las noches, se eviten tropiezos.

Un ejemplo de todas estas ventajas es el proyecto Remote Care, algo así como cuidado a distancia, promovido por la compañía Telefónica, y que utiliza la red WIFI del hogar para controlar posibles accidentes en la propia casa.

Para ello, junto al router WIFI se instala un dispositivo de la empresa canadiense Aerial, un repetidor WiFi conectado directamente a cualquier enchufe y que se conecta al router para procesar la señal emitida. Los datos que se obtienen son procesados mediante inteligencia artificial y cloud computing, con la tecnología WIFI Sensing, que procesa  las ondas radioeléctricas del WiFi al interaccionar con las personas y los objetos.

Teniendo en cuenta la velocidad de las ondas, la dirección y la proximidad con obstáculos humanos o físicos, se puede conocer si la persona que habita en el domicilio se mueve con normalidad o no, y así conocer si ha tenido una caída u otro problema.

Se trata de un proyecto piloto,que comenzó el pasado verano en el municipio de Luciana en Ciudad Real y durará 3 meses. Se lleva a cabo con un grupo de adultos de entre 75 y 93 años, especialmente seleccionados por sus patologías para la prueba.

El motor de inteligencia artificial alojado en la nube transmite además a los familiares información sobre las actividades de las personas mayores y la compara con su nivel de actividad habitual, lo que facilita de forma remota saber cómo se encuentran en cada momento.

Apps para todo

A todo ello, hay que añadir las distintas aplicaciones (apps) que tienen como misión principal hacer más fácil y seguro el día a día de nuestros mayores.

Las apps pensadas para mayores abarcan multitud de campos y suponen un enriquecimiento de la vida de los mayores, mejorando su autonomía, gracias a su accesibilidad para mantenerse informados, formar parte de foros sobre cuestiones que les interesen, mantener el contacto con familiares y amigos o muy especialmente, en el control de su salud.

Se trata de aplicaciones como Help Launcher o Ultimate Volume Booster, destinadas a personas con problemas de visión o de audición, respectivamente, o Dashlane, para gestionar las contraseñas, algo que no sólo viene bien a los mayores de 65 años.

Otras apps pensadas para los más mayores y que nos sirven de ejemplos de un campo que no deja de actualizarse es Senior Safety Phone, que ofrece la posibilidad de un acceso directo y con un tamaño mayor a las aplicaciones más usadas, incluidas las de emergencia y los contactos principales.

Por su parte, Mediasafe permite gestionar los medicamentos y olvidarse de tomar las pastillas de cada día; Life 360, que es un localizador que permite a los familiares del usuario tener información de dónde está en cada momento, o Recordatorio BZ, que facilita que las personas mayores puedan recordar todo lo que quieren hacer, y mejorar su productividad.

Entrenar el cerebro

Capítulo aparte son las aplicaciones dedicadas a mantener despierta la mente, con juegos y ejercicios para entrenar el cerebro y la memoria. Se trata de herramientas que también mejoran su concentración, nivel de atención, percepción y orientación.

Un ejemplo de todo ello es Entrena tu memoria, una app que incluye varios juegos que ayudan a desarrollar sus habilidades memorísticas mientras se divierten.

Por citar alguna otra, destacar NeuroNation, un programa de entrenamiento cerebral diseñado por neurocientíficos; Eidetic, que hace uso de la técnica “repetición espaciada” para ayudar a memorizar cualquier cosa, o Classic Words Solo, muy parecido al famoso Scrabble, y que consiste en formar palabras.

La tecnología y la digitalización siguen avanzando a grandes pasos en nuestras vidas, pero lo tiene que hacer sin dejar a nadie atrás. Por ello, es importante que entre todos, instituciones públicas y privadas, se empuje para que nuestros mayores sean parte de los grandes beneficiarios de los nuevos tiempos.


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.