La fibra óptica y la red móvil 5G son el tándem imprescindible en la transformación digital

La transformación digital se construye sobre el tejido que forman la fibra óptica y la red móvil 5G, y ambas tecnologías forman un tándem imprescindible para impulsar este cambio. España es el tercer país del mundo con un mayor despliegue de fibra óptica, un elemento clave tanto en la conexión entre personas como para promover y provocar el crecimiento económico.

24/06/2021

La transformación digital se construye sobre el tejido que forman la fibra óptica y la red móvil 5G, y ambas tecnologías forman un tándem imprescindible para impulsar este cambio. España es el tercer país del mundo con un mayor despliegue de fibra óptica, un elemento clave tanto en la conexión entre personas como para promover y provocar el crecimiento económico.

Durante los últimos meses el despliegue de la red móvil de última generación ha creado mucha expectación gracias a los importantes beneficios que aporta, basados en su baja latencia, las velocidades que puede llegar a alcanzar, con picos de entorno a los 20 Gbps o su capacidad para multiplicar por diez el número de dispositivos que puede soportar, frente a la red 4G. Sin embargo, junto a las comunicaciones móviles, hay que tener en cuenta el importante avance que ha tenido la red de fibra óptica (FTTH – Fiber To The Home).

Según datos ofrecidos por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital en su informe “Cobertura de Banda ancha en España en el año 2019”, la plataforma de mayor crecimiento es la fibra óptica hasta el hogar, en redes de acceso fijo. Estas redes pueden llegar a ofrecer servicios de más de 100 Mbps, de forma general, y alcanzar más de 1Gbps a algunos usuarios. Este informe también señala que el despliegue masivo en España ha alcanzado un 84% para las redes de más de 100 Mbps y un 94% para las de 30 Mbps, lo que demuestra que es una buena apuesta tecnológica, especialmente en las zonas rurales.

La fibra óptica transmite datos a través de un hilo muy fino de vidrio con el diámetro de un cabello humano, que se agrupa en paquetes llamados cables ópticos. A través de estos hilos se emiten impulsos de luz que representan los datos, y se transmiten a larga distancia y gran velocidad.

La conexión de fibra ofrece otras ventajas frente a las conexiones convencionales como dar soporte a los amantes del gaming o a las empresas que deben mantener videoconferencias de alta calidad, ya que la señal no se ve perjudicada por interferencias externas, es decir, aporta una excelente capacidad de transmisión de datos y una gran seguridad, un valor muy importante si se manejan aplicaciones que requieran un alto nivel de confidencialidad.

A pesar del mayor coste que supone su instalación, lo cierto es que la fibra óptica complementa el despliegue de la red 5G. Ambas tecnologías están creando una nueva generación de redes y comunicaciones móviles que permitirán un despegue masivo de la digitalización y la automatización de actividades, lo que supondrá un beneficio a las empresas y a su transformación 4.0.

 

El alcance de la fibra

En 1996 esta tecnología se sumergía en el Océano Pacífico para la transmisión internacional de datos, y a finales de esa década, alrededor del 80 % del tráfico de datos de larga distancia del mundo se transmitía a través de estos impulsos de luz.

Según informaba a principios de 2021 la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), unos 11,3 millones de hogares en nuestro país tienen conexión a Internet a través de la fibra óptica, lo que convierte a España en uno de los países con mayor despliegue de este tipo de red fija del mundo tras Corea del Sur y Japón, y supera en Europa a Alemania, Francia, Italia y Reino Unido.

Telefónica cubre ya el 75% de los hogares españoles con su red fija, y sitúa su objetivo en alcanzar la cobertura total de fibra antes de 2022, lo que situaría a España como uno de los países punteros en banda ancha ultrarrápida.

 

¿Cuáles fueron los inicios de la fibra óptica?

En la actualidad, la fibra óptica permite dar respuesta a la creciente demanda de datos móviles. Sin embargo, esta tecnología tiene mucha historia. A mediados de 1800 los científicos John Tyndall, Alexander Graham Bell y William Wheeler comenzaron a trabajar sobre la idea de utilizar la velocidad de la luz para transmitir información. En 1953, cien años después, el físico indio Narinder Singh Kapany diseñó y fabricó un cable de vidrio capaz de transportar la luz, al que más tarde llamó fibra óptica. Pero no fue hasta mediados de la década de los años 70 del siglo XX cuando se desarrolló esta tecnología, y su precursor fue (como no podía ser de otra forma) el gobierno de los Estados Unidos, implementando el uso de estos cables entre grandes corporaciones.

Ya en España, en 2005, Telefónica comenzó a realizar pruebas de conexión de FTTH, con una velocidad de 50 Mbps en la Comunidad de Madrid, entre el barrio de La Latina, en el centro de la ciudad, y la localidad de Pozuelo de Alarcón, lo que supuso el paso previo a su comercialización, en 2008 de la mano de Movistar.

 

Cable de fibra óptica

 


Medios de comunicación

Contacta con nuestro departamento de comunicación o solicita material adicional.