Buscador
Atrás

Me quiere, no me quiere…deshojando la margarita de la transformación digital



Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere… Tus sentimientos son confusos. Dudas si dar un paso adelante, si lanzarte. Y mientras dudas, deshojas la margarita… Sin duda es atractiva… La tecnología digital es atractiva.

Has oído que la tecnología digital está transformando la economía, las empresas, los hogares, que se pueden alcanzar niveles de eficiencia como nunca antes vistos y conseguir crecimientos exponenciales en tus ingresos. Cuentan que la tecnología digital te permite conocer todo sobre tu cliente y hacer ofertas completamente personalizadas. Te dicen que puedes llevar tus aplicaciones a la nube y pagar por el servicio y sólo en la medida en que lo que necesitas. Te sorprenden con un Internet en que las máquinas hablan entre sí y con las personas. Afirman que las máquinas son capaces de entender tu voz y hablarte en tu propio idioma. Te asombran diciendo que incluso las máquinas aprenden de forma autónoma, que los coches conducen solos, que las máquinas interpretan imágenes y vídeos. Y tantas y tantas otras cosas fascinantes… Sí. Es muy atractiva…

 

 

La tecnología digital es muy atractiva. Te apetecer dar el paso y abordar la transformación digital.  Pero estás confuso. ¿En qué consiste realmente la transformación digital? ¿Qué puede hacer por tu negocio?

Verás. Transformación digital es un concepto amplio y por eso puede resultarte confuso. Y además no hay una receta única, sino una por cada organización, por cada compañía. En primer lugar has de saber que hay multiplicidad de tecnologías y soluciones digitales y en constante ebullición.  Por eso te resulta difícil abarcarlo todo.

Hay ciertas tecnologías básicas como son las comunicaciones digitales y los sistemas de información. Sobre esta base se construyen nuevas tecnologías y nuevas soluciones cada vez más avanzadas:

 

  • Nuevos modelos de TI que permiten alojar las aplicaciones no en tu propio datacenter sino en el de un proveedor (cloud computing) y pagarle en la medida que uses sus servicios, por ejemplo, infraestructura (Infrastructure as a Service, IaaS) o aplicaciones (Software as a Service, SaaS).
  • Soluciones que mediante el uso de comunicaciones en movilidad y sensores de todo tipo permiten interconectar máquinas entre sí (Internet de las Cosas) e incluso con las personas (wearables) y que cuando se combinan en el entorno urbano hacen a las ciudades más sostenibles e inteligentes (Smart Cities).
  • Tecnologías que permiten el análisis en tiempo real de ingentes cantidades de información, incluyendo datos desestructurados como mensajes en redes sociales, imágenes o vídeos (Big Data).
  • Hardware y software que permite crear ilusiones tan inmersivas que parecen constituir una realidad digital paralela o complementaria de lo físico tangible (realidad virtual y aumentada).
  • Algoritmos que permiten que las máquinas aprendan y adapten su comportamiento a partir de datos de entrada y salida (Machine Learning / Deep Learning). 
  • Software que permite realizar labores que denotan inteligencia y que hasta ahora parecían reservadas a los humanos (inteligencia artificial) incluyendo la capacidad de hablar y ver (reconocimiento del habla, reconocimiento de imágenes, tratamiento del lenguaje natural).
  • Y más, mucho más…

 

Y la transformación digital no es más que el uso de las tecnologías para cambiar radicalmente tu empresa, su modo de funcionamiento, su forma de encarar el mercado. Si las tecnologías digitales son variadas, lo que puedes cambiar en una transformación digital no lo es menos:

 

  • Puedes revisar tu porfolio de productos y servicios ofreciendo soluciones digitales o rodeando los activos físicos de características digitales.
  • Puedes cambiar la forma en que te relacionas con tus clientes, ofreciéndoles una experiencia omnicanal, personalizada, e innovadora utilizando, por ejemplo, Apps, asistentes de voz inteligentes o experiencias de realidad aumentada.
  • Puedes redefinir tus procesos de negocio, la forma que en que operas y trabajas internamente, automatizando tareas hoy en día manuales o  realizando unos procesos adaptativos y autosintonizados
  • Puedes optar por recrear todo tu modelo de negocio y muy especialmente el modo en que obtienes ingresos aprovechándote del coste marginal nulo de los bienes digitales y de su escalabilidad. Puedes adoptar modelos freemium, trilaterales o de plataforma.
  • Puedes abordar cambios culturales y la forma en que tus empleados interactúan entre sí, o cómo se forman y aprenden

 

Esto y más, mucho más… todo lo que tu imaginación sea capaz de concebir para tu negocio…

 

Es normal que te encuentres confuso porque muchas son las tecnologías y muchas las opciones de transformación. Pero ten claro que hay una transformación digital para ti y tu empresa y que no tiene sentido que te quedes esperando, dudando… ¡Ah! ¡La tecnología digital! ¡Qué atractiva es! ¿verdad?

 

¿Sigues deshojando la margarita? ¿Sigues preguntándote si te quiere o no te quiere? ¡No lo dudes! ¡Te quiere! ¡Y tú a ella! ¡Lánzate!

 

POSTS RELACIONADOS

 

 
Ignacio G.R. Gavilán /
@igrgavilan 
Ingeniero Industrial, Executive MBA por el Instituto de Empresa y PMP (Project Management Professional)