Buscador
Atrás

Un marco ético para una digitalización centrada en las personas

 

Fundación Telefónica lleva más de dos décadas analizando el desarrollo tecnológico y su impacto en nuestras vidas. Una de las herramientas más importantes en este trabajo es el Informe Sociedad Digital en España que se publica anualmente y que este año se complementa con un foro de diálogos abiertos con expertos de renombre del país.

En el marco de este foro, se ha celebrado el debate “Marco ético: una transición digital centrada en las personas”, que ha contado con la participación de Ofelia Tejerina (presidenta de la Asociación de Internautas y miembro del Grupo de Expertos de Derechos Digitales del MINECO), José María Lasalle (profesor de teoría del derecho y filosofía del Derecho en la Universidad Pontificia de Comillas y exsecretario de Estado de la Sociedad de la Información y Agenda Digital) y Christoph Steck (director de Políticas Públicas e Internet en Telefónica), moderados por Pablo Gonzalo (responsable global del Área de Cultura y del Espacio Fundación Telefónica).

 

Foro sociedad digital

De izquierda a derecha: Pablo Gonzalo, Ofelia Tejerina, Christoph Steck y José María Lasalle.

 

José María Lasalle iniciaba la conversación reflexionando sobre las consecuencias de la pandemia causada por la Covid-19 en nuestra sociedad, entre las que destacan el paso de una “transición digital” a una “consumación digital”. La razón principal radica en que nos hemos digitalizado a una velocidad y a una escala sin precedentes en la historia y lo hemos conseguido en tan solo unos meses. Sin embargo, estos profundos cambios no han venido acompañados de una adaptación de los marcos regulatorios que necesitan adaptarse al ecosistema digital, según apuntaba Christoph Steck. Ofelia Tejerina recordaba que la ley siempre va por detrás de la realidad y este es un proceso comprensible si se tiene en cuenta el principio de perdurabilidad de las normas.

 

"El derecho tiene que ser pensado, reposado y con espíritu de permanencia. Para una regulación correcta y óptima hay que tener en cuenta dos conceptos: la responsabilidad y la confianza", Ofelia Tejerina.

 

La responsabilidad y la confianza son las bases sobre las que deberían descansar tanto una regulación actualizada y acorde al panorama digital, como la conducta empresarial. “Las empresas no solo tienen la obligación de cumplir con la ley existente, sino también con su propia responsabilidad y valores para aplicarlos en la toma de decisiones”, explicaba el representante de Telefónica. A modo de ejemplo, mencionaba los Principios de Inteligencia Artificial que creó la compañía para garantizar que esta tecnología tiene un impacto positivo en la sociedad y que este compromiso ético se aplica en el diseño, en el desarrollo y en el uso de los productos y servicios de Telefónica.

 

 

 

Un nuevo pacto para la sociedad digital

La idea de suscribir un pacto como un requisito indispensable para gestionar con éxito la sociedad digital actual fue recurrente a lo largo del debate. Mientras Lasalle subrayaba la necesidad de crear un pacto “entre el hombre y la técnica”, Steck apostillaba que este debe estar “centrado en el ser humano” y orientado a reconstruir nuestras sociedades y economías tras el impacto del Covid-19.

 

“La crisis sanitaria se ha convertido en una crisis económica y tenemos que actuar ahora para que esto no se convierta en una crisis social”, Christoph Steck.

 

Telefónica identifica cinco pilares fundamentales sobre los que sustentar este Pacto Digital:

  1. Impulsar la digitalización para un sociedad y economía más sostenible, apoyando a los sectores clave, las tecnologías y la innovación, acelerando la transición verde y la digitalización de las pequeñas y medianas empresas y las Administraciones públicas.
  2. Abordar las desigualdades invirtiendo en competencias digitales y adaptando el Estado de bienestar, mejorando y volviendo a capacitar a las personas, modernizando la educación y reformado los marcos laborales y de protección social.
  3. Construir una conectividad inclusiva y sostenible, reforzando e invirtiendo en las redes de muy alta capacidad que han demostrado ser fundamentales para la competitividad futura, apostando al mismo tiempo por el despliegue de redes verdes. Construir una mejor infraestructura significa llevar la conectividad a aquellos lugares que carecen de ella. Necesitamos medidas para conectar a todas las personas que aún no están conectadas.
  4. Garantizar una competencia justa mediante la modernización de los marcos fiscales, regulatorios y de competencia en todos los elementos clave de la economía digital.
  5. Mejorar la confianza mediante un uso ético y responsable de la tecnología, respetando la privacidad, la seguridad y otros derechos digitales en una economía de datos, así como adoptando un enfoque basado en el riesgo para el uso de la Inteligencia Artificial.

 

Pacto Digital

 

Aquí y ahora

Si el momento para hacerlo es ahora, el lugar para llevarlo a cabo es Europa. Sin embargo, no podremos defender los valores europeos sin antes generar valor económico. Para ello, será fundamental apostar por tecnologías e infraestructuras clave e impulsar aún más la colaboración público-privada, aclaraba Christoph Steck.

 

“Europa tiene la responsabilidad de ser un espacio para la esperanza. Tenemos una gran oportunidad estratégica como actor global: la de articular una ciberdemocracia al servicio de la dignidad humana”, José María Lasalle.

 

Europa necesita participar en el juego geopolítico derivado de la tecnología. Es la región más avanzada del mundo para regular la cuestión digital y la más adecuada para diseñar un nuevo Estado del bienestar para el marco digital. Pero no solo debemos ser el árbitro, sino también el jugador. Se tratará entonces de buscar el equilibrio para conseguir que la tecnología sea inclusiva y recoja la diversidad para poder hacerla nuestra, tal y como concluía Ofelia Tejerina.

 

POSTS RELACIONADOS

Raquel Carretero Juárez
Políticas Públicas, Telefónica