Atrás

Las rebajas, respiro para el comercio con el reto de la transformación digital

Las rebajas de verano suponen un momentáneo respiro para el comercio tradicional tras el desastroso año y pico vivido a causa de la pandemia, aunque el verdadero reto para subsistir es la transformación digital ante la implacable irrupción de las ventas ‘online’.

Es precisamente la tecnología la que puede impulsar el negocio de las pequeñas y medianas empresas, que representan el 99% del tejido empresarial y generan el 70% del empleo, por lo que las pymes son fundamentales en la recuperación económica española.

 

Tirón del canal electrónico

El coronavirus ha acelerado la transformación del sector del "retail" hacia la omnicanalidad y ha aumentado las compras electrónicas, una tendencia que se espera mantener durante las rebajas de los grandes grupos textiles y plataformas digitales, resalta el último informe de Oliver Wyman.

Solo en julio de 2020 las ventas del sector cayeron el 22,5 % en comparación con el mismo mes de 2019 (sin covid) y el descenso no fue mayor gracias a la venta online, según la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex).

De esta forma, para no perder el tren de la competitividad las pymes necesitan llegar a más y nuevos públicos, generar mejores experiencias con los clientes y ganar en eficiencia y agilidad para ser así más sostenibles.

“Está demostrado que las pymes que se digitalizan producen más, tienen más ingresos, son más rentables, y se expanden a nuevos mercados mucho más rápido”, resalta Alexis Hostos, responsable de New Segments & Markets de Cibersecurity & Cloud.

 

Comprador tipo por internet

Según el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI): el 47,2% de los consumidores a través de internet durante el confinamiento no había comprado en las redes en 2019. O, lo que es lo mismo, casi la mitad de todos los compradores en internet entre marzo y mayo se iniciaron en el comercio electrónico. Aunque una parte de todos ellos no haya vuelto a comprar online tras la desescalada, es más que probable que una parte importante sí que lo haya hecho.

De acuerdo con la ONTSI, el comprador digital es un usuario intensivo de las redes, puesto que el 80,5% de los compradores online accede varias veces al día a internet frente al 48,2% de los que no compran a través de este canal.

El retrato robot del usuario tipo del comercio electrónico es el de una persona de alrededor de 40 años, con estudios superiores, urbano y económicamente activo. En términos de género no se aprecian diferencias: hay la misma proporción de hombres que de mujeres que llevan a cabo esta actividad.

 

Optimismo

El avance masivo de las vacunaciones que inmuniza a pasos agigantados a la población y la llegada del buen tiempo han devuelto los hábitos de disfrutar de nuevo de la vida al aire libre.

Así, crece el optimismo de los comerciantes para recuperar algo de lo mucho perdido.

Si bien, las rebajas no son en sí mismas la panacea y para realmente ser competitivos, eficientes y rentables se hace imprescindible la “Pyme digital”, tal como ha quedado de manifiesto en el reciente World Mobile Congress de Barcelona.

La Confederación Española del Comercio (CEC) prevé que el volumen de ventas para la campaña de rebajas ya en marcha se reactivará con respecto al año pasado, principalmente en el sector de la moda y el calzado, pero también extensible al resto de productos.

Es cierto que la venta por internet ha venido para quedarse también en rebajas, sin embargo, un estudio elaborado por Sensormatic revela que para las tres cuartas partes de los españoles (74 %) ha sido "liberador" poder comprar en persona en vez de online.

El directivo de esta empresa de soluciones para el "retail" Carlos Gómez señala que "a pesar de la cautela, los compradores han vuelto a dar la bienvenida abrumadoramente a las compras físicas".

El ambiente de moderado optimismo lo refleja también la mencionada CEC, que prevé que el volumen de ventas para estas rebajas se reactive con respecto al año pasado.

La patronal, no obstante, subraya que la mejoría será "ligera" respecto a 2020 y alerta de que se quedará lejos de las cifras de 2019 (con entre un 20 y un 30 % menos de facturación).

 

Comercio sostenible

Incluso desde el punto de vista de la sostenibilidad, el comercio electrónico gana enteros ya que reduce entre 4 y 9 veces el tráfico que genera la tienda física, que es responsable del 11 % del tráfico total en zonas urbanas, según el estudio de Oliver Wyman.

En concreto, en España el comercio electrónico provoca un impacto promedio de 897 gramos de CO2 por cada compra, mientras que en la tienda física asciende a 1.916 gramos, añade el informe, por lo que este canal conserva su ritmo en términos de ventas, sostenibilidad y promociones.

 

Mujer joven gestionando su tienda digitalmente