Atrás

El futuro del turismo será más tecnológico y más sostenible

El turismo es un sector estratégico para la economía española y la economía global. Tras el parón de la crisis sanitaria del coronavirus está recuperando su ritmo, con vistas a un futuro mejor. El objetivo es seguir creciendo y hacer frente a un nuevo reto: ser más sostenible. Gracias a la digitalización, volverá a ser el motor económico que ha sido anteriormente, pero mejorado.

Según las previsiones realizadas por la CEOE, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, el turismo aportará al producto interior bruto (PIB) en 2021 entre 66.435 y 77.273 millones de euros. Es decir que, en el mejor de los escenarios, supondrá el 50% de los más de 154.400 millones del año 2019, antes del inicio de la pandemia.

El mismo estudio de la patronal de los empresarios indica que la actividad de esta industria comenzaría así una paulatina normalización, ya que en 2020 esta cifra fue inferior a los 54.000 millones, representando menos del 5% del PIB nacional, (muy inferior al 12,4% del PIB en 2019). La organización empresarial estima que el turismo aportará a la economía española en 2021 un crecimiento de entre uno y dos puntos de PIB, según evolucionen tanto la pandemia como las políticas de movilidad.

Este es el momento de retomar el futuro que el sector estaba tejiendo antes del frenazo impuesto por el Covid-19. Volver a poner el foco en la sostenibilidad no solo es necesario, también ofrece nuevas oportunidades de crecimiento. Y en este proceso el uso de las nuevas tecnologías será fundamental para que todos los actores implicados puedan crecer de forma planificada y plantear una gestión responsable que genere empleo de calidad y proteja el patrimonio cultural y natural de las sociedades a medio y largo plazo.

 

De calidad y sostenible

La sostenibilidad tiene que ser parte de la propia actividad. Para la Organización Mundial del Turismo (UNWTO por sus siglas en inglés), el turismo sostenible es aquel que tiene en cuenta las repercusiones económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas, tanto en la actualidad como en el futuro.

El organismo de las Naciones Unidas marca tres características que esta actividad debe cumplir para ser sostenible. En primer lugar, el uso de los recursos medioambientales debe garantizar los procesos ecológicos esenciales y ayudar a conservar tanto los recursos naturales como la biodiversidad; también debe respetar la autenticidad sociocultural de las comunidades anfitrionas, contribuyendo de esta forma al entendimiento y la tolerancia intercultural; y por último debe diseñar actividades económicas viables a largo plazo, que beneficien a todos los agentes implicados, y que contribuyan a la reducción de la pobreza de esas comunidades anfitrionas.

 

Acelerar el cambio

Para impulsar la industria, resulta urgente retomar el proceso de transformación digital puesto en marcha antes de la pandemia, y acelerarlo. Para ello son necesarias acciones como la digitalización de todos los canales de actividad, el impulso del trabajo en remoto y deslocalizado, la simplificación de los procesos para reducir costes y la apuesta por plataformas que ofrezcan conexiones eficientes e infraestructuras cloud.

La innovación siempre ha sido una aliada del sector turístico. Tecnologías como IoT, big data, inteligencia artificial, cloud, edge computing, 5G y la ciberseguridad contribuirán a aumentar la competitividad y resiliencia de las empresas, y ayudarán implementar soluciones e iniciativas orientadas a mitigar el impacto socioeconómico que ha causado la crisis del Covid-19.

En este sentido, Telefónica y la OMT han renovado alianza para promover el turismo a través de un desarrollo sostenible y competitivo fundamentado en la digitalización y la transformación tecnológica. Ambas organizaciones seguirán trabajando juntas, a nivel mundial para fomentar los ecosistemas globales y regionales de innovación; proporcionar apoyo técnico a las iniciativas destinadas a acelerar la recuperación; e impulsar la adopción de nuevas tecnologías, en cinco grandes ámbitos de acción: emprendimiento digital; educación y capacitación digital; aplicación de nuevas tecnologías; economía digital y, con especial énfasis en el desarrollo del turismo rural.

Y para que nadie se quede atrás en este proceso de digitalización, es necesario capacitar a las personas que forman parte de esta industria para aumentar la competitividad y resiliencia del sector. De esta forma podrán abordar con éxito los nuevos desafíos. Por ello la formación en habilidades y emprendimiento digital es tan importante.

 

Oportunidad de cambio

El desarrollo de nuevas soluciones de eficiencia energética basadas en IoT, cloud, inteligencia artificial y big data y soportadas por la robustez y rapidez de la red 5G de Telefónica, ofrecen seguridad y la posibilidad de personalizar los servicios a las empresas turísticas, impactando de forma positiva en el turismo sostenible.

Desde hace tiempo, Telefónica ha trabajado en el desarrollo de herramientas que ayudan al sector a alinearse con las actuales necesidades reales de políticas de sostenibilidad, a proponer mejoras en este sentido y a dar respuesta a las demandas de los viajeros, y en la creación de servicios que representan ahorros de energía, agua, CO2 y fomentan la economía circular.

El turismo, además de luchar contra el cambio climático, debe generar capital ecológico e impacto social positivo.

 

Chica acampando en la playa