Atrás

Contenido en abierto: la FCC elimina su norma de restricción de los deportes

Los contenidos son prioritarios en Internet, lo que fomenta la adopción de la banda ancha y genera importantes cambios en todo el ecosistema. Garantizar unas políticas estables, predecibles y justas beneficia a la industria de los contenidos, a las distribuidores, a los operadores de red y a los consumidores.

Hoy llegan buenas noticias desde los EE. UU, donde acaban de suprimirse las restricciones a la distribución de contenidos deportivos. La FCC acaba de eliminar la norma de restricción de los deportes, en vigor desde hace 40 años, que prohibía a los operadores de cable y de satélite emitir un evento deportivo que hubiese sido restringido en una emisora local. La política de la NFL (la liga nacional estadounidense de fútbol americano) prohíbe a las emisoras locales la emisión de cualquier acontecimiento deportivo si 72 horas antes del evento las entradas vendidas no han sobrepasado cierto umbral. Gracias a la eliminación de esta norma por parte de la FCC, los proveedores de cable y satélite podrán emitir el evento para sus clientes incluso si las emisoras locales lo restringen.

Aunque seguirán existiendo algunas restricciones para las emisoras locales, las compañías y los clientes de televisión de pago tendrán más capacidad de previsión sobre los partidos que emitan o que vean.

El sector ha experimentado cambios profundos. En la época en la que esta regla entró en vigor, la venta de entradas representaba la mayor parte de los ingresos totales de un equipo de la NFL, pero hoy en día son los derechos audiovisuales los que constituyen la mayor parte de los ingresos de un equipo.

Tom Wheeler, presidente de la FCC, ha afirmado que los equipos de la NFL se escudaban en una norma de la FCC para bloquear los acontecimientos deportivos, pero que esto se ha terminado. A partir de ahora, la gente sabrá a quién se deben las restricciones, y no será a la FCC. Además ha exhortado a la NFL a "aprovechar esta oportunidad para rechazar las restricciones" (a las emisoras locales).

Una vez que esta norma se haya derogado, unos 30 días después de que se publique la notificación sobre las medidas de la FCC, la norma de la restricción perderá su validez. De modo que, dentro de unas seis semanas, los ciudadanos estadounidenses podrán disfrutar de un ecosistema de Internet más abierto y con contenidos en abierto.