Atrás

La Comisión Europea reduce la cantidad de mercados regulados para adaptar las normativas a las dinámicas del nuevo ecosistema digital

Neelie Kroes, vicepresidenta de la Comisión Europea, ha anunciado la adopción de la recomendación revisada sobre los mercados de referencia, que reduce el número de mercados de referencia de siete a cuatro.

Se trata de un cambio relevante, pues significa que la regulación ex-ante solo se aplicará a los cuatro mercados de referencia restantes, después de que la competencia efectiva haya hecho innecesario que se sigan imponiendo obligaciones a los otros tres mercados.

Este cambio obedece a una antigua demanda de los proveedores de telecomunicaciones, pues la globalización y la convergencia de mercados ocasionada por Internet se ha traducido en una competencia cada vez mayor entre entidades y servicios que previamente operaban en mercados diferentes. Y esto se recoge también en las ocho recomendaciones del Manifiesto Digital de Telefónica: las autoridades y organismos reguladores deben revisar la regulación que se aplica actualmente a la nueva economía digital, teniendo en cuenta:

i. La convergencia de los mercados
ii. La necesidad de que rijan idénticas normas para idénticos servicios
iii. La necesidad de fomentar un entorno propicio para la inversión para asegurar la sostenibilidad económica de la infraestructura subyacente de Internet y las nuevas inversiones en banda ancha que se necesitan para que los consumidores disfruten completamente de la Internet del futuro.

Los mercados que seguirán estando sujetos todavía a la regulación ex-ante son los de terminación de llamadas de voz fijas y móviles (mercados 1 y 2) y los accesos mayoristas suministrados en una ubicación local, el mercado 4, de los productos corporativos de alta calidad, y el mercado 3, de los productos de acceso local y central de calidad estándar. Se ha eliminado la regulación ex-ante de los mercados de accesos minoristas de línea fija y de originación de llamadas de voz fijas.

Las asociaciones del sector no han tardado en dar la bienvenida a estos cambios: La ETNO, la Asociación de Operadores Públicos Europeos de Telecomunicación considera que estos cambios son positivos. De todos modos, la ETNO señala que echa en falta una mayor ambición a la hora de responder a la exigente agenda europea de inversiones, pues cree que unos mercados empresariales tan competitivos en la UE no deberían entorpecerse con más regulaciones. Según la ETNO, la recomendación envía un mensaje importante: el de que la próxima generación de redes de banda ancha no necesitará estar sujeto a regulaciones de desagregación física, sino que serán suficientes productos activos para ofrecer acceso abierto a estas redes.