Campos electromagnéticos: Qué dicen los expertos

  • Electromagnetic Fields Committee of the Health Council of the Netherlands (SSM) / Septiembre 2014

     

    El Comité concluye tras la revisión bibliográfica realizada que es “altamente improbable que los campos electromagnéticos de radiofrecuencias causen cáncer en animales”.

    No recomiendan llevar a cabo más estudios de investigación en esta línea hasta que se publiquen los resultados del proyecto nacional americano de toxicología en este asunto.

    Más información:
    > Fuente

  • GSMA / Julio 2014

     

    En su informe “LTE: Tecnología y salud”, la asociación que representa a los operadores móviles a nivel mundial describe las características principales de la tecnología LTE y aborda algunos de las interrogantes sobre la exposición a las señales radioeléctricas emitidas por antenas y dispositivos LTE.

    Según indica GSMA, “los organismos expertos concluyen sistemáticamente que los estándares internacionales ofrecen protección para la salud de todas las personas y que son pertinentes a todas las tecnologías móviles, incluyendo LTE”. Y añade que no son necesarios nuevos límites de exposición segura.

    Más información:

  • Consejo Científico de Salud sobre CEM de Suecia / Junio 2014

     

    En su informe anual sobre posibles efectos de los CEM en la salud, el Consejo Científico de Salud sobre CEM de Suecia (Swedish Radiation Safety Authority o SSM), concluye lo siguiente: “La nueva investigación no sugiere ningún riesgo para la salud por el uso de teléfonos móviles o las redes inalámbricas de ordenadores”.

    Con respecto a la posible relación entre el uso del teléfono móvil y el desarrollo de tumores cerebrales, señala que por un periodo de tiempo superior a 15 años para niños y adolescentes, “la literatura disponible hasta la fecha no indica un aumento del riesgo”.

    Más información:
    > Fuente

    > Nota de prensa

  • Coureau et al., Medicina Ocupacional & Ambiental (Francia) / Mayo 2014

     

    El estudio CERENAT “Uso de los teléfonos móviles y tumores cerebrales” indica que “no se observó ninguna asociación con los tumores cerebrales cuando comparamos a los usuarios habituales de móviles con las demás personas (…). Sin embargo, la asociación positiva fue estadísticamente significativa en los usuarios más frecuentes cuando se considera un periodo largo de vida (…) y el número de gliomas…”.

    Respecto a esto último, según GSMA, el análisis incluye un número muy pequeño de casos de tumores cerebrales y los investigadores señalan que los resultados pudieron verse influidos por sesgos de memoria.

    Más información:
    Fuente

     

  • Swedish Radiation Safety Authority (SSM) Abril. / Abril 2014

     

     

  • Sociedad Real de Canadá / Marzo 2014

     

    Tras la revisión de sus estándares (Código 6A), los expertos de la Sociedad Real de Canadá concluyen en su informe que “las evidencias en este momento no muestran efectos negativos para la salud por la exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencias por debajo de los límites recomendados en el Código de Seguridad”.

    Más información:
    Fuente

  • La Agencia Australiana para la Protección de la Radiación y la Seguridad Nuclear (ARPANSA) / Marzo 2014

     

    La agencia australiana ARPANSA (The Australian Radiation Protection and Nuclear Safety Agency) acaba de publicar una revisión bibliográfica sobre los efectos de los campos electromagnéticos de radiofrecuencias. La literatura científica revisada ha sido desde el año 2002 al 2012.

    La conclusión a la que llegan es que “los niveles de exposición vigentes en Australia, establecidos por la ARPANSA en 2002 y en línea con la ICNIRP, siguen siendo seguros para los efectos sobre la salud conocidos“. Sin embargo, ARPANSA hace referencia a que han sido numerosos los avances en ciencia desde 2002 y no se ven reflejados en los límites de la ICNIRP, por lo que la Agencia considera deberían actualizarse (que no quiere decir cambiarse) con todas las reseñas científicas actuales. Estos progresos en ciencia, por ejemplo, no invalidan las Restricciones Básicas1 pero sí ponen en entredicho los Niveles de Referencia2 de los límites de exposición. Añaden en la justificación de esto último que los estudios de dosimetría han evolucionado muchísimo y no se ve reflejado en los límites del 2002. Y por último, introduce un mensaje de precaución en aquellos casos en los que exista incertidumbre sobre la seguridad total relacionada con la exposición ocupacional.

    1Restricciones básicas: son los niveles de exposición a los campos electromagnéticos para los que se pueden observar efectos térmicos en las personas. Se expresan en términos de la densidad de corriente en la cabeza y el tronco, y del SAR en todo el cuerpo y SAR localizado (extremidades);
    2Niveles de referencia: son los niveles, en términos de la intensidad de campo eléctrico, la intensidad de campo magnético y la densidad de potencia, utilizados para realizar las medidas experimentales y verificar que se cumplen las restricciones básicas. El cumplimiento de los niveles de referencia asegura el cumplimiento de las restricciones básicas, pero lo contrario no es cierto: la superación de dichos niveles no implica que no se cumplan las restricciones básicas.

    Más información:
    Fuente

  • Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias de España (CCARS) / Marzo 2014

     

    El CCARS en su informe bianual publica que los estudios epidemiológicos y clínicos siguen aportando las mayores cotas de información gracias a los informes y análisis suministrados por los diferentes Comités y Agencias internacionales. Los datos siguen apoyando el argumento de que no hay evidencia de relación causal entre la exposición a los CEM de radiofrecuencia (RF) y la aparición de tumores. Existe un consenso generalizado, posición a la que el CCARS se une, de que debe incentivarse la investigación sobre los mecanismos básicos.

    Recomiendan ante situaciones de alarma, las autoridades competentes deben reaccionar rápidamente proporcionando una información objetiva, comprensible, transparente e independiente.También recomiendan definir planes de I+D+i, centrados en los efectos de los campos electromagnéticos de radiofrecuencias que permita establecer los mecanismos de interacción entre dichos campos electromagnéticos y los sistemas biológicos así como ampliar el conocimiento sobre las causas y síntomas del síndrome de hipersensibilidad electromagnética.

    Más información:


    Fuente

  • UK’s Mobile Telecommunications Health Research Programme (MTHR) / Febrero 2014

    Tras 11 años de investigación, sobre posibles efectos de la exposición de CEM de RF de teléfonos móviles sobre la salud se publica el informe final del Programa de Investigación Mobile Telecommunications Health del Reino Unido (MTHR). La principal conclusión es que no encuentran evidencia de efectos biológicos o riesgos para la salud.

    Este informe responde a una de las recomendaciones del Grupo de Expertos Independientes del Reino Unido en 2001 (Informe Steward). Ha sido un proyecto cofinanciado por gobierno e industria, con un fondo de 13,6 millones de Libras. Durante estos años ha habido más de 50 publicaciones científicas que vienen recogidas en el informe.

    Más información:
    Informe

  • The Australian Radiation Protection and Nuclear Safety Agency (ARPANSA) / Enero 2014

     

    The Australian Radiation Protection and Nuclear Safety Agency (ARPANSA) publica su primer informe técnico sobre las medidas de RF de Campos Electromagnéticos emitidas por equipos Smart Meter. La principal conclusión a la que llegan: “La energía electromagnética de RF transmitida en un solo pulso desde un Smart Meter es similar a la señal de un mando de coche para desbloquear la puerta de un coche a distancia y mucho menor que la energía que se transmite para enviar un sólo SMS de GSM. Las mediciones no proporcionan ninguna indicación de que las emisiones de los Smart Meters pudieran producir síntomas en personas que no se han visto afectadas por otras tecnologías inalámbricas, tales como terminales de telefonía móvil. De hecho, los niveles son tan bajos y los tiempos de transmisión tan cortos que hacen bastante improbable la aparición de efectos.”

    Más información:
    Informe

  • Agencias Nórdicas de Seguridad sobre la Radiación / Enero 2014

     

    Las autoridades nórdicas Sundhedsstyrelsen (Danish Health and Medicines Authority), STUK (Finland), Strålsäkerhetsmyndigheten (Swedish Radiation Safety Authority), Statens strålevern (Norwegian Radiation Protection Authority) y Geislavarnir Ríkisins (Icelandic Radiation Safety Authority. BAFU), de manera conjunta, publican una Declaración sobre seguridad a la exposición a radiofrecuencia de teléfonos móviles, estaciones base y redes inalámbricas. Las principales conclusiones son: “La revisión de la totalidad de los estudios científicos publicados hasta ahora no muestran efectos adversos de la exposición a campos electromagnéticos de RF por debajo de los límites adoptados en los países nórdicos (ICNIRP). Sin embargo los estudios epidemiológicos a largo plazo sobre telefonía móvil son aún muy limitados, sobre todo en niños y adolescentes”. Recomiendan reducir la exposición con el uso de manos libres, SMS y hablar en lugares de buena cobertura.

    Más información:
    Informe


 

Los científicos no establecen riesgos para la salud debido a los campos electromagnéticos.