Preguntas Frecuentes

  • La Telefonía Móvil

    movilLos terminales y dispositivos móviles funcionan enviando y recibiendo señales de radio de baja potencia. Las señales se intercambian con antenas que están conectadas a equipos de radio, comúnmente conocidos como estaciones base. A su vez, las estaciones base están conectadas al resto de las redes de comunicaciones (fijas y móviles) y transmiten la señal desde o hacia a esas redes.

    Para proporcionar un servicio de comunicaciones móviles de buena calidad, las estaciones base deben estar situadas en zonas cercanas a donde se utilicen los terminales móviles.

    Generalmente, una red móvil se diseña en base a una “cuadrícula celular” que cubre un área geográfica. La cantidad de estaciones base requeridas para un área dada dependerá de la orografía del terreno y del número de personas que utilicen teléfonos móviles. Cuantas más personas utilizan los teléfonos móviles simultáneamente, más capacidad se necesita, por lo que es necesario instalar más estaciones base y que éstas estén más cercanas entre sí.

    Los terminales y dispositivos móviles y las estaciones base están perfectamente diseñados para cumplir con las estrictas normas de seguridad nacionales e internacionales y, por supuesto, con todas las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

     

    ¿Qué son las redes 2G, 3G y 4G?

    Las redes 3G o de tercera generación, son una evolución de las redes 2G o de segunda generación. Las tecnologías 2G incluyen GSM (llamadas de voz) y GPRS que ofrecen comunicaciones de datos. Las tecnologías 3G como UMTS y HSPA permiten la banda ancha móvil además de las llamadas de voz ya que son tecnologías muy orientadas a la trasmisión de datos de alta velocidad. La evolución de 3G, nos lleva hasta las tecnologías de cuarta generación 4G como LTE, que nos permitirán comunicaciones de datos ultrarrápidas.

     

    Otras tecnologías inalámbricas

    Otras tecnologías que hacen uso de las ondas de radio para su funcionamiento, son Bluetooth, Wifi o NFC.

    Bluetooth se puede utilizar para comunicar dispositivos muy cercanos, tales como auriculares y equipos de manos libres. Wifi permite acceder con nuestro Smartphone, Tablet o PC a internet sin ser necesaria la conexión por cable. Y con NFC podremos realizar gestiones como el pago mediante nuestro móvil.

     

    El servicio LTE (4G) promete mayor velocidad de datos, ¿quiere esto decir que la exposición aumentará al aumentar el tráfico de datos?

    El servicio LTE mejora la velocidad de datos y la capacidad de la red transportando datos de forma más eficiente. La potencia de una estación base de LTE varía en respuesta del tráfico de datos. El nivel máximo de exposición es similar a otros servicios móviles usando potencias similares de transmisión.

     

    ¿Son seguros los límites de exposición ICNIRP para los equipos LTE?

    Sí, los equipos LTE tienen que cumplir con los mismos estándares de seguridad que el resto de los equipos de telefonía móvil. El nivel de SAR es testado, como para el resto de los smartphones, en laboratorios de máximo nivel de certificación.

     
     

    www.sartick.com

    ¿Necesito tener precauciones especiales cuando utilizo mi equipo de LTE?

    Todos los equipos que transmiten señales de radio deben cumplir con los requisitos de seguridad nacionales e internacionales que también aplican a los equipos de LTE.

    Algunos dispositivos están diseñados para tener una mínima separación entre en el cuerpo y el equipo, típicamente 15-25 mmm dependiendo del equipo. Esto asegura que el equipo trabaje de forma más eficiente y también para cumplir con los niveles de SAR exigidos. Normalmente estas recomendaciones vienen recogidas en la documentación que acompaña al equipo y la provee en fabricante. Ninguna otra precaución es requerida.

    En junio de 2011, la Organización Mundial de la Salud dijo: “Un gran número de estudios han sido llevados a cabo en las dos últimas décadas para establecer si el uso de los teléfonos móviles poseen un potencial riesgo para la salud. Hasta la fecha, ningún efecto adverso para la salud ha sido establecido por el uso del teléfono móvil”.

     
     

    http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs193/en/index.html

  • Los medidores inteligentes

    ¿Son dañinas las emisiones de los contadores inteligentes?

    Nos remitimos a lo que dicen los científicos: la Agencia Australiana para la Seguridad Nuclear y Protección contra la Radiación (ARPANSA) ha publicado un informe técnico a partir del control de las emisiones continuas (CEM) de radiofrecuencia (RF), medidas desde una red de contadores radioeléctricos inteligentes, y concluye: “La energía electromagnética de radiofrecuencia de un contador inteligente es similar a la del mando a distancia de la llave de un coche y muy inferior a la de la transmisión de un SMS por GSM. Nuestras mediciones no arrojan indicio alguno de que los contadores inteligentes provoquen ningún síntoma en personas a las que no afecten otras tecnologías de transmisión móvil, como las de los teléfonos. De hecho, entre su reducido nivel y su corta duración, es muy poco probable que las transmisiones provoquen efecto alguno”.

    “Los niveles de exposición medidos y calculados están muy por debajo de los límites establecidos para el público. La radiofrecuencia utilizada es similar a la que utilizan los teléfonos móviles GSM y la potencia máxima de transmisión es algo menor. Muchas otras tecnologías móviles transmiten con una estructura pulsada y un buen número de ellas lo hacen durante todo el día (…) Nuestras mediciones no indican que los contadores inteligentes provoquen síntoma alguno en personas a las que no afecten otras tecnologías de transmisión móvil, como las de los teléfonos GSM”.

    INFORMACIÓN BIBLIOGRÁFICA: Wijayasinghe D, Karipidis K. ARPANSA: “Preliminary Measurements of Radiofrequency Transmissions from a Mesh Radio Smart Meter”. Technical Report Series No. 163. 2013 Dec 9.

    http://www.arpansa.gov.au/pubs/technicalreports/tr163.pdf

  • Los Campos Electromagnéticos

    Los campos electromagnéticos son fenómenos naturales que han estado siempre presentes en nuestro entorno y que los pájaros y los peces utilizan, por ejemplo, para orientarse. Aunque algunos son visibles, como el arco iris, la mayoría son invisibles para el ojo humano, como el campo magnético que provoca la orientación de las brújulas o la luz solar.

     

    Las ondas que forman estos campos (electromagnéticas) son las que se usan en telefonía móvil.

     

    ¿Qué tipos de ondas existen?

    Cuando escuchas la radio o ves la televisión, tu receptor está recibiendo ondas. Si alguna vez has lanzado una piedra a una piscina, habrás notado que el impacto con el agua produce una onda.

    Todos estos tipos de ondas, aparentemente tan diferentes, pueden clasificarse en:
    • Ondas mecánicas: Son las que necesitan un medio físico para propagarse (como el agua o el aire).
    • Ondas electromagnéticas: Son las no necesitan un medio para propagarse. Al contrario, las ondas electromagnéticas se propagan rápidamente por el aire. Además, su potencia disminuye conforme se aleja de la fuente de emisión con una relación inversamente proporcional, como mínimo, al cuadrado de la distancia, de tal manera que al doble de distancia se tiene cuatro veces menos potencia.

     

    ¿Qué tipos de ondas electromagnéticas existen?

    La principal característica de las ondas electromagnéticas es la frecuencia, que indica el número de veces que se repite la onda por segundo, diferenciando a unas ondas de otras. La frecuencia se mide en hercios (Hz).

    En función de su frecuencia, las emisiones electromagnéticas pueden ser de dos tipos:
    • Ionizantes: son ondas electromagnéticas de frecuencia extremadamente elevada (rayos X y gamma), que contienen energía fotónica suficiente para producir la ionización (conversión de átomos o partes de moléculas en iones con carga eléctrica positiva o negativa) mediante la ruptura de los enlaces atómicos que mantienen unidas las moléculas en la célula.
    • No ionizantes: Son las producidas por la telefonía móvil. Poseen tan poca energía que no pueden  causar ionización en un sistema biológico.

     

    ¿Es lo mismo radioactividad que radiación (o emisión)?

    No, radioactividad hace referencia a emisiones de muy alta energía que pueden ser de carácter puramente electromagnético, como los rayos gamma, o bien, ir asociadas a la emisión de partículas subatómicas, como los rayos alfa y beta, que son producidas por materiales radioactivos. Estas emisiones de muy alta energía pueden romper los enlaces moleculares, dañando las células vivas.

     

    El término radiación se refiere, sin embargo, a la propiedad que tiene la energía electromagnética que alimenta una antena de radiarse al espacio libre, es decir, de propagarse y llegar a otro punto, donde una antena receptora puede recuperar el mensaje y decodificarlo. Las ondas electromagnéticas utilizadas para las telecomunicaciones tienen carácter no ionizante, es decir, no pueden modificar la estructura de la materia, ya que la energía asociada a estas ondas es muy baja.

     

    ¿Cómo se miden los campos electromagnéticos (CEM)?

    La energía transmitida por las ondas electromagnéticas de alta frecuencia se suele expresar de forma equivalente en densidad de potencia, medida en W/m2 (vatios por metro cuadrado) u otras medidas similares.

     

    Los efectos biológicos de las emisiones dependen del tiempo de exposición y de la tasa de absorción de la potencia radioeléctrica, que se cuantifica en el denominado SAR (Specific Absortion Rate) y se expresa en W/Kg (Vatios/kilogramos).

  • Ratio de Absorción Específica (SAR)

    Las ondas de radio son energía electromagnética. Dado que no tienen energía suficiente para dañar las estructuras celulares, se conocen como “no ionizantes”.

    La unidad de medida de la cantidad de energía de ondas de radio absorbida por el cuerpo al utilizar un teléfono móvil es el que se conoce por el parámetro SAR, la tasa de absorción específica. SAR se expresa en unidades de vatios por kilogramo (W / kg).

    Para encontrar más información de SAR, siga los enlaces para el fabricante de su teléfono o visite la asociación de fabricantes móviles Mobile Manufacturers Forum (MMF).

    También se puede encontrar información en la web de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos de América (FCC):

    http://www.fcc.gov/cgb/consumerfacts/sar.html

     

    ¿Cómo se determina el valor del SAR?

    El SAR de los teléfonos móviles se determina en el nivel más alto registrado en condiciones de laboratorio. Sin embargo, el nivel SAR real del teléfono en funcionamiento suele estar bastante por debajo de este valor. Esto es porque el teléfono está diseñado para utilizar la potencia mínima necesaria para alcanzar la red. Ver vídeo:http://www.emfexplained.info/eng/?id=25593

  • Las Estaciones Base

    Las estaciones base tienen varios elementos:
    • Antenas: Permiten establecer la comunicación con los usuarios que se encuentran dentro de la zona de cobertura de la estación base. Se encargan de emitir o recibir las ondas de radio que se intercambian con el teléfono móvil. Cuanto más cerca estén los teléfonos móviles de las antenas, mejor será la cobertura y menores son las potencias que tienen que emitir tanto el teléfono como la base.
    • Mástil: Es la estructura en la que se instalan las antenas. Tienen diferentes alturas, formas o tamaños dependiendo de dónde estén situados. Las antenas normalmente deben elevarse para que las emisiones y recepción de las ondas sea correcta.
    • Caseta de equipos: Para que las antenas puedan intercambiar las ondas de radio con el teléfono móvil necesitan una serie de equipos que se instalan en una caseta especialmente diseñada.

    ¿Cómo funcionan?

    La red de telefonía móvil está constituida por una red de estaciones base que permite localizar el terminal que realiza una llamada y transportar su comunicación. La zona de cobertura está dividida en pequeñas células, de ahí que la red también reciba el nombre de celular, que pueden abarcar un área con un radio aproximado de 100-200 metros en zona urbana y de 5 a 8 kilómetros en zona rural o abierta .

    Las potencias emitidas por el móvil y la estación se regulan automáticamente al nivel mínimo para garantizar una buena calidad de conexión. Cuando la señal no es suficiente la comunicación se transfiere a una célula vecina, es lo que se denomina hand over.

    ¿Cuál es la potencia máxima emitida por la antena de una estación base?

    Las antenas de telefonía móvil suelen emitir con potencias radiadas máximas de algunos centenares de vatios (W), y en la gran mayoría de los casos con niveles máximos absolutos por debajo de los 1.500-2.000 W de PIRE (Potencia Isotrópica Radiada Equivalente). Además, la potencia real radiada es típicamente muy inferior a esos valores máximos, que serían alcanzables de forma teórica sólo en condiciones extremas de funcionamiento, pues el nivel real de potencia de emisión se regula de forma automática al mínimo necesario para mantener las comunicaciones y sólo se emiten los canales ocupados y activos en cada momento, de modo que los valores teóricos antes descritos son realmente inalcanzables en la práctica. Esta característica, que es esencial en el funcionamiento de sistemas como los de telefonía móvil, no se presenta en los emisores de radiodifusión de radio y televisión.

    De esta forma, los niveles de potencia emitidos por las estaciones base de telefonía móvil son mucho menores que los empleados por los emisores de radiodifusión de radio y TV, que pueden llegar a emitir con varias decenas de kilovatios (miles de varios, 1 kW= 1000 W) e incluso Megavatios (millones de vatios, 1 MW=1.000.000 W).

    ¿Se utiliza siempre el nivel máximo de emisión?

    No. En realidad se utiliza muy raramente. La potencia utilizada depende del número de comunicaciones simultáneas y de lo lejos que se encuentren los distintos teléfonos móviles y las estaciones base que se comunican, o los obstáculos presentes entre ellos.

    Para disminuir los niveles de emisión y evitar interferencias, los niveles se autorregulan a los valores mínimos posibles.

    ¿Cuál es la distancia de seguridad a una antena de estación base?

    Las antenas de las estaciones base son directivas, lo que significa que dirigen la potencia en unas direcciones determinadas. Las antenas utilizadas para la telefonía móvil emiten en la dirección perpendicular a la antena, principalmente hacia delante, en forma de abanico y prácticamente no emiten hacia atrás, ni hacia el suelo.

    La distancia de seguridad varía en función de la potencia transmitida en cada dirección que, a su vez, se determina mediante el diagrama de radiación. En la figura se puede observar las características de emisión típicas de las antenas de telefonía móvil.

    Por tanto, no se puede determinar una distancia estándar, sino que hay que calcularla para cada caso concreto. Por otra parte, cualquier obstáculo en el camino de la onda (como paredes o techos) atenúa enormemente el nivel de campo electromagnético, por lo que la distancia se reduce proporcionalmente. Es importante recordar que la densidad de potencia disminuye con el cuadrado de la distancia.

    Distancia de seguridad

    El cálculo del volumen de seguridad queda definido por un paralelepípedo como el que se representa en la figura y cuyas longitudes se definen a partir de la los datos correspondientes a esa antena.

    ¿Dónde ubicar las estaciones base?

    Desde un punto de vista técnico, las estaciones base deben distribuirse de forma regular para que puedan proporcionar una adecuada cobertura. Por ello, resulta necesario disponerlas de manera ordenada en las ciudades y no tiene sentido ubicarlas lejos de los usuarios.

    Cuantas más estaciones se instalen en las ciudades, mejor cobertura y calidad del servicio existirá. El motivo es que el número de usuarios que puede comunicarse a la vez por estación base está limitado, en el mejor de los casos, a unas pocas decenas. Por lo tanto, en áreas donde se concentra una alta densidad de usuarios las celdas deben de ser pequeñas y numerosas para que en su zona de cobertura el número de usuarios no sea excesivo. Es lo que se denomina capacidad de la estación base que, junto con la cobertura, determina si el servicio se puede prestar con buena calidad.

    ¿Por qué es necesario situarlas en los centros de los núcleos urbanos?

    Tanto por motivos de servicio (si no se construyeran estaciones base en zonas habitadas, estas zonas no tendrían cobertura) como por motivos de capacidad (sin las suficiente estaciones base no se podría dar servicio a todas las demandas de comunicación de todos los usuarios).

    Además, para minimizar los niveles de potencia emitidos y así la exposición a los campos electromagnéticos es necesario que las antenas estén lo más cerca posible de los teléfonos.

    La mejor posición es que las antenas no sean retiradas de los cascos urbanos, ya que así los operadores emiten con menos potencia y sitúan los niveles de radiación bastante por debajo de los límites de seguridad, mientras que alejar las antenas de los centros urbanos obligaría, tanto a la estación base como al móvil, a emitir con mayor potencia, elevando considerablemente los niveles radioeléctricos y perjudicando la calidad del servicio.

    ¿Por qué ha sido necesario aumentar el número de estaciones base en las ciudades?

    Para poder prestar un servicio con la mejor calidad posible a los usuarios de telefonía móvil que cada vez son más, utilizan más servicios de la telefonía móvil (acceso a internet, correo, alta velocidad, TV móvil, MMS, etc.), durante más tiempo y desde más localizaciones (interior de edificios, vehículos, túneles, trenes, metros, etc.) Todo esto hace necesario que se deba incrementar paulatinamente el número de estaciones base.

    Veamos con más detalle el porqué es necesario este aumento:

    • Para ofrecer cobertura cada vez en más localizaciones. Aumentar el número de estaciones del que se parte para la cobertura básica necesaria en exteriores hace posible extender paulatinamente la cobertura a mayor número de interiores de edificios, vehículos, parkings, túneles, líneas de ferrocarril, etc.
      • Aunque haya cobertura, para disponer de capacidad suficiente para atender las peticiones de los usuarios. Dado que una estación base puede atender sólo un número limitado de comunicaciones simultáneas, conforme se van incrementando el número de usuarios y el número de minutos en que éstos emplean en los servicios, es necesario instalar más estaciones base para que no se produzcan saturaciones.
    • Por emplear cada vez mayores frecuencias. De forma progresiva, los sistemas de telefonía móvil han debido utilizar frecuencias más altas (de los 900 MHz del sistema GSM inicial, pasando por la extensión del GSM a la banda de 1.800 MHz o DCS, hasta el actual UMTS, que opera en frecuencias de 2.000 MHz) lo que implica la necesidad de una mayor densidad de antenas, de manera que se reduzcan las atenuaciones que sufren las ondas al propagarse por el aire e interaccionar con los obstáculos que encuentran a su paso.
    • Para poder disponer de nuevas aplicaciones y nuevos servicios. En el caso particular del UMTS, una tecnología de tercera generación que hace posible servicios de Banda Ancha en movilidad, hay que extender los servicios básicos de voz, SMS y datos hacia nuevos servicios de transmisión de datos a alta velocidad. Para que esto sea posible, es necesario contar con una red más densa de estaciones base.

    Estos nuevos servicios de datos requieren que las antenas y los teléfonos estén más cercanos entre sí que en las comunicaciones básicas de voz. Es decir, para lograr una cobertura adecuada, la separación entre antenas contiguas debe reducirse. En algunos casos, podría ser necesario hasta duplicar las estaciones base existentes GMS o de segunda generación para poder disponer de una red UMTS que proporcione servicio en condiciones satisfactorias.

    Por otro lado, hay que destacar también que cuanto más densa es la red de antenas, menores niveles de potencia deben emplear las bases y los móviles para comunicarse entre ellos y, de esta forma, se consigue también que el nivel de exposición a Campos Electromagnéticos sea inferior.

    ¿Influye el tamaño del mástil que soporta las antenas en sus emisiones?

    No. Una antena y una torre (o mástil) son dos cosas distintas. La torre o mástil es una estructura necesaria para soportar a las antenas de una estación base, estas estructuras no emiten ningún tipo de radiación. Son las antenas las que emiten y reciben las señales de telefonía móvil.

    ¿Dentro de una vivienda a qué campos electromagnéticos estamos expuestos?

    El hecho de que se pueda hablar por un móvil, escuchar la radio y ver la televisión dentro de una casa nos indica la presencia de ondas electromagnéticas. Por otra parte, la corriente eléctrica y los electrodomésticos de casa generan campos electromagnéticos en la frecuencia de 50 Hz. También generan campos adicionales las pantallas de televisión y monitores de ordenador, o los teléfonos inalámbricos y móviles.

    Procedentes del exterior nos llegan todas las emisiones de radio, televisión y telefonía móvil. También las antenas de urgencias médicas, bomberos, policía y protección civil; los sistemas de radar y los de comunicación vía satélite.

    Distancia de seguridad

    ¿Cuánto suponen las emisiones de las infraestructuras de telefonía móvil con respecto del nivel total de exposición de las emisiones electromagnéticas?

    Según un estudio de la Agencia de Radiocomunicaciones de Reino Unido y del Instituto de Magnetismo de la Universidad Complutense de Madrid, sólo entre el 2% y el 5% del total de las emisiones electromagnéticas que recibe el ser humano proviene de las antenas de teléfonos móviles.

    ¿Son importantes las diferencias entre antenas de estaciones base de telefonía móvil y otros tipos de antenas emisoras de radio y televisión para evaluar sus posibles impactos en la salud humana?

    Sí. La radiación en radiofrecuencias generada por algunas antenas (particularmente las de emisiones de radio, televisión y radar) son más potentes que las de telefonía móvil.

  • Los Teléfonos Móviles

    Los teléfonos móviles se comunican con las estaciones base del sistema de telefonía móvil por medio de ondas electromagnéticas. Un teléfono móvil está en cobertura cuando recibe las ondas electromagnéticas con nivel suficiente de, al menos, una estación base.

     

    ¿Por qué nos quedamos sin cobertura?

    Los teléfonos móviles sólo funcionan correctamente si tienen cobertura, es decir, si reciben las ondas electromagnéticas que emiten las antenas de las estaciones base, tal y como sucede con la recepción de señales de radio o una televisión. Conforme nos alejamos de la antena, la potencia de las ondas intercambiadas entre los teléfonos móviles y las antenas de las estaciones base aumenta hasta un límite máximo de seguridad establecido por la normativa española y garantizado por el fabricante del terminal. Una vez alcanzado ese límite, se pierde la cobertura como medida de protección: por eso es importante que los teléfonos móviles estén cerca de las antenas, ya que así funcionarán a la mínima potencia y tendrán la mayor cobertura.

     

    ¿A qué frecuencias emiten las estaciones base y los teléfonos móviles?

    Los sistemas de telefonía móvil actuales utilizan las bandas de 900, 1.800 y 2.000 MHz. La banda de frecuencia de 900 MHz. es muy próxima a la utilizada por la televisión (la televisión utiliza las frecuencias hasta 850 MHz.). Frecuencias cercanas a los 1.800 MHz. son utilizadas por los teléfonos inalámbricos en los hogares.

    Distancia de seguridad

     

    ¿Cuál es la potencia máxima emitida por un teléfono móvil?

    Los teléfonos móviles deben cumplir diversos estándares técnicos para su correcto funcionamiento en la red de telefonía móvil y con las oportunas garantías para el usuario en lo relativo a la exposición a Campos Electromagnéticos. De entre todos los parámetros que deben cumplirse, los teléfonos tienen un valor de potencia máxima para el que están diseñados y comprobados.

    Para los terminales que se comercializan usualmente, los valores típicos máximos de potencia media oscilan entre 125 mW y 250 mW, según el tipo de terminal y la banda de frecuencia utilizada.

    No obstante, en condiciones normales, los teléfonos móviles emiten con niveles sensiblemente inferiores a sus potencias máximas, dado que el valor de potencia emitido en cada momento se controla desde la estación base, mediante una funcionalidad llamada control de potencia, de forma que se utiliza la mínima necesaria para mantener la comunicación. Esto permite minimizar los niveles de exposición y evitar interferencias en el sistema.

    Dicho valor de potencia depende en gran medida de la distancia a la estación base, siendo en general menor cuanto más cerca está ésta última. Si para mantener la comunicación resultase necesario un valor de potencia superior al máximo posible, ésta se interrumpiría, pues en ningún caso el teléfono puede emitir más potencia.

     

    ¿Qué es el SAR?

    Cuando se determina lo que emite una antena lo que realmente se mide es la densidad de flujo de potencia que es el valor de la potencia por unidad de superficie W/m2 de la onda. Pero para expresar la energía que puede ser absorbida por un tejido, se utiliza la tasa de absorción de la potencia radioeléctrica, denominada con las siglas inglesas SAR (Specific Absortion Rate).

    Los efectos biológicos de las emisiones dependen del tiempo de exposición y del SAR cuantificado; por lo que el SAR es utilizado por el ICNIRP (Comisión internacional de protección de radiación no-ionizante, encargada de publicar límites de exposición y recomendaciones al respecto) como unidad de dosimetría para establecerlímites de exposición.

    La Norma Europea EN 50360 establecida por el ICNIRP establece un nivel máximo de SAR de 2 W/Kg. que debe ser testado mediante protocolos internacionales de medida de obligado cumplimiento para todos los fabricantes de teléfonos móviles.

    Si quieres conocer el SAR del terminal móvil se puede consultar en: www.mmfai.org

     

    ¿Los accesorios antirradiaciones de los teléfonos móviles realmente reducen las emisiones?

    No. Los estudios que se han realizado sobre los dispositivos antirradiaciones puestos en venta actualmente han concluido que, en general, su utilización no disminuye la exposición y, en algunos casos, puede aumentarla, puesto que, al atenuar la señal del teléfono móvil, provoca que éste emita con mayor potencia para mantener la calidad de la comunicación y, por lo tanto, aumenta el nivel de exposición del usuario.

  • Aspectos Biomédicos

    ¿Tienen las autoridades sanitarias pruebas sobre los riesgos para la salud asociados con vivir o trabajar cerca de antenas de estaciones base de telefonía móvil?

    No. Según la OMS y las autoridades sanitarias, de los diferentes estudios realizados no se puede concluir que las estaciones base produzca efectos adversos para la salud.

    Todos los comités científicos de referencia en esta materia están de acuerdo en excluir cualquier riesgo para la salud a tan baja potencia de emisión. En las áreas residenciales cercanas a estaciones base, los niveles de campo están muy por debajo de los valores límites establecidos en la legislación (más de 1.000 veces).

    De acuerdo con las investigaciones científicas actuales los límites establecidos garantizan la protección de las personas frente a campos electromagnéticos.

     

    ¿Qué son los efectos térmicos?

    Los campos electromagnéticos generados por estaciones base y teléfonos móviles causan una transferencia de energía que, cuando entra en contacto con el cuerpo, se disipa en forma de calor en los tejidos biológicos. Ante una fuente de calor de cualquier naturaleza (natural o artificial) el cuerpo reacciona eliminando el calor pasivamente por la sangre y activamente con la transpiración. A estos efectos se les denomina térmicos.

     

    ¿Qué son los efectos no térmicos?

    Los científicos distinguen entre efectos térmicos (aumento de la temperatura) y efectos no térmicos, es decir, efectos no relacionados con el calor. Las críticas hacia los teléfonos móviles se dirigen hacia la posibilidad de que causen efectos no térmicos como desorden del sueño, modificaciones sensoriales, etc. Los exhaustivos programas de investigación realizados no han podido probar ninguno de estos efectos.

     

    Si no hay ningún problema de salud relacionado con las emisones de las antenas, ¿cómo se explica la alarma social creada y la constitución de Comités de Afectados?

    No debe confundirse alarma social con alarma médica. En este caso, al no existir alarma sanitaria los expertos hablan de percepción distorsionada del riesgo, es decir, creer que hay un peligro real cuando objetivamente no es así. Sin duda, la difusión de información fidedigna hará disminuir esta situación.

     

    ¿Necesitan los niños más protección frente a las emisiones electromagnéticas?

    Los límites de exposición a radiofrecuencias establecidos en la normativa española, RD 1066/2001, asume los criterios de protección sanitaria frente a los campos electromagnéticos establecidos en la Recomendación del Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea, de 12 de julio de 1999. Estos límites son los establecidos por la Comisión Internacional de Protección frente a Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP). Dichos valores establecen suficiente margen de seguridad al público en general incluido los niños.

    La opinión de la Comisión Internacional de Protección frente a Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP) es que “…no hay ninguna necesidad ni justificación para realizar una propuesta específica para la protección de los niños u otros grupos especiales de la población en general…”.

    Esta Comisión cuenta con los más distinguidos expertos en la materia a nivel internacional. Junto con la Organización Mundial de la Salud velan por la seguridad del público en general.

     

    ¿Qué es la hipersensibilidad?

    La OMS en su nota nº 206 sobre la sensibilidad a los campos electromagnéticos publicada en diciembre de 2005 dice:

    Los mismos estudios científicos que avalan la existencia de Síndrome de Hipersensibilidad Electromagnética (EHS de sus siglas en inglés) afirman que los síntomas:
    • NO tienen correlación con la exposición a campos electromagnéticos
    • SÍ pueden estar causados por factores ambientales

    “El Síndrome de Hipersensibilidad Electromagnética se caracteriza por una diversidad de síntomas no específicos, los cuales las personas afligidas los atribuyen a la exposición a los Campos Electromagnéticos (CEM). Los síntomas experimentados más comunes incluyen síntomas dermatológicos (enrojecimiento, hormigueo, y sensaciones de quemadura) además de síntomas neurasténicos y vegetativos (fatiga, cansancio, dificultades de concentración, vértigo, nauseas, palpitación del corazón, y trastornos digestivos). El conjunto de síntomas no es parte de ningún síndrome reconocido.”

    Existen también algunas indicaciones de que estos síntomas podrían ser debidos a condiciones psiquiátricas preexistentes así como a reacciones de estrés como resultado de la preocupación acerca de los efectos en la salud de los Campos Electromagnéticos más que la exposición a los Campos Electromagnéticos en sí misma.

     

    ¿Existen pruebas de algún efecto a largo plazo causado por los campos electromagnéticos?

    No. Las numerosas investigaciones realizadas no han encontrado ninguna evidencia de que la exposición a campos electromagnéticos a largo plazo se traduzca en detrimento de la salud. Y se recomienda seguir investigando.

     

    ¿Existen expertos en radiofrecuencias preocupados por posibles riesgos para la salud derivados de antenas de estaciones base de telefonía móvil?

    La misión de un científico es plantearse y responder preguntas, por lo tanto hay interés en conocer más y mejor los efectos y aplicaciones de las radiofrecuencias y, por este motivo, se sigue investigando igual que se hace en el resto de los campos científicos.

    Para un análisis más detallado de los temas de salud relacionados con teléfonos móviles, se recomienda consultar la información exhaustiva disponible en la página web de la OMS sobre campos electromagnéticos.

     

    ¿Qué es el IARC?

    La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) es parte de la Organización Mundial de la Salud. El principal objetivo es promover la colaboración internacional en la investigación delcáncer. El IARC coordina y dirige la investigación sobre lo que puede causar cáncer en seres humanos, los mecanismos de carcinogenicidad y desarrolla estrategias científicas para la prevención del cáncer y su control. Dicho en pocas palabras, el IARC es una agencia asesora de la OMS que, de forma rutinaria, establece el potencial carcinogénico de determinadas sustancias, procesos, prácticas….

    Los monográficos del IARC identifican factores medioambientales que pueden ser carcinogénicos para los humanos. El IARC puede identificar agentes carcinogénicos incluso cuando el riesgo de padecer cáncer sea muy bajo. No es el IARC, sino la OMS y las agencias de salud los que,con posterioridad a la publicación de la clasificación del IARC, determinan en caso necesario medidas a adoptar o políticas que se deben tomar.

     

    ¿Cuáles son las clasificaciones del IARC y qué significan?

    IARC clasifica los agentes en 5 categorías, según la fortaleza de la evidencia científica como carcinogénicos:

    Grupo 1: Agentes carcinogénicos para humanos: Hay suficiente evidencia para concluir que pueden causar cáncer a los seres humanos. Por ejemplo, bebidas alcohólicas, Asbestos, tabaco, etc.

    Grupo 2A: Agentes “Probables carcinogénicos” para humanos: Esta categoría es utilizada cuando hay evidencia limitada de la capacidad carcinogénica en humanos pero suficiente evidencia en animales de experimentación. Por ejemplo, emisiones de combustión de los coches, lámparas bronceadoras, PSBs, etc.

    Grupo 2B: Agentes “Posibles carcinogénicos” a humanos. Esta categoría es utilizada cuando existe evidencia limitada de carcinogenicidad en humanos y poca en animales (menos de lo necesario). Por ejemplo, café, gasolina, cloroformo, ELF, ansiolíticos (Oxacepam), pepinillos en vinagre, barbitúricos (phenobarbital), anticonceptivos con progesterona, polvos de talco de higiene corporal.

    Grupo 3: Agentes “No Clasificables”. Esta categoría se utiliza cuando la evidencia de los carcinogénicos es inadecuada en humanos y en animales de experimentación. Por ejemplo, la cafeína, mercurio, sacarina, el mate, el té, luces fluorescentes, ácido Kojic (muy usado en cosméticos para eliminar manchas), implantes de silicona para aumentar talla de mamas, tintes del pelo, implantes de cerámica dentales, etc.

    Grupo 4: Agentes que probablemente no sean carcinogénicos: Hay una fuerte evidencia de que no producen cáncer en humanos. Por ejemplo, el Caprolactan (precursor del nylon).

     

    ¿Cuánta investigación en campos electromagnéticos y salud se ha llevado a cabo hasta ahora?

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) mantiene actualizada una base de datos de investigación científica que incluye estudios sobre los posibles efectos de las radiofrecuencias y la salud pública. Las revisiones llevadas a cabo por la OMS sobre posibles efectos biológicos relacionados con la exposición a campos electromagnéticos provenientes de equipos de telecomunicaciones ponen en evidencia los más de 50 años de investigación en este campo.

    Esta base de datos disponible en la página web de la organización, muestra que hay más de 1.900 publicaciones científicas y más de 630 estudios sobre el uso de las redes de telefonía móvil.http://www.who.int/peh-emf/research/database/en/

    Distancia de seguridad

  • Límites de Exposición

    Los límites de exposición son los niveles de campo electromagnético que no deben ser excedidos en lugares habitados. Estos límites son distintos a los niveles emitidos por las estaciones base.

    Los límites de exposición son especificados en niveles de campo eléctrico (voltios por metro) o en niveles de densidad de potencia (vatios por metro cuadrado). Estos niveles pueden ser calculados y medidos por métodos objetivos.

     

    ¿Cómo se determinan?

    Con un método idéntico al que se utiliza para proteger de los efectos de cualquier emisión física o química: los institutos de investigación, los científicos y los comités internacionales de protección de la salud, después de revisar toda la ciencia publicada, valoran el riesgo existente y recomiendan los niveles que garantizan que no se produce ningún efecto adverso sobre la salud. Estos valores resultan absolutamente seguros, pero a mayores, las autoridades sanitarias los analizan y deciden si se tienen que aplicar factores de seguridad adicionales. En el caso de la telefonía móvil el factor de reducción es de 50, margen que la OMS considera que asegura la protección de las poblaciones.

     

    ¿Qué organismos establecen normativas sobre límites de exposición?

    Numerosos organismos de todo el mundo trabajan en la elaboración de normativas sobre los límites de exposición a los campos electromagnéticos y sobre diversos métodos de medida y evaluación de los mismos.

    Muchos de los estudios realizados no llegan a ser normativas, sino que se quedan en recomendaciones, debido a que los organismos que las han realizado no tienen capacidad para exigir su cumplimiento. Sin embargo entidades como el CENELEC a nivel europeo y la FCC en Estados Unidos desarrollan normativas de obligado cumplimiento.

    La siguiente tabla recoge los distintos valores de los niveles de referencia, referidos en términos de densidad de potencia, para frecuencias de telefonía móvil y acceso inalámbrico para la exposición del público en general.

    TABLA 1: Comparación para varias bandas de frecuencias. Exposición público en general.

    Tabla de frecuencias

     

    ¿Qué límites se cumple en Telefónica?

    En Telefónica cumplimos la normativa ICNIRP en todas las instalaciones en todos los países en los que operamos.

CANAL DE NEGOCIO RESPONSABLE

Consúltanos cualquier aspecto relacionado con la sostenibilidad de Telefónica en el Canal de Negocio Responsable.
 

Hablar por un móvil, escuchar la radio y ver la televisión dentro de una casa indica la presencia de ondas electromagnéticas.


Los niveles de potencia de las estaciones base de telefonía móvil son mucho menores que los de los emisores de radio o TV.


La energía electromagnética de radiofrecuencia de un contador inteligente es similar a la del mando a distancia de un coche.